Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Proyecto adictos: 4 (Llamamiento a los inmortales)

Hoy es la publicación del proyecto de noviembre de adictos a la escritura. Como siempre, me ocupa un poquito menos que las dos páginas (una página y un par de lineas, de hecho). No lo puedo evitar. El relato es un poco extraño. El propio hecho de que la carta siga existiendo te dice el final. Ya lo entenderéis.


Llamamiento a los inmortales
Nunca, en mis trescientos años de no-vida, he sentido semejante odio por una simple mortal.
Cuando fui transformada en vampiresa, me di cuenta de cuan insignificante había sido mi vida y me entregué por entero al placer. La sangre fresca es tan dulce, y me hace sentir tan completa y llena de calor cuando la cato… Pero pronto, ese placer no era suficiente e inicié la búsqueda de un consorte. Ninguno de los míos era lo bastante bueno para mí, así que decidí crear uno. Veinte años pasé buscando entre los humanos a uno digno de mí, hasta que encontré a Iain. Hermoso como un ángel, la vida había sido dura con él, y el dolor y la enfermedad le hicieron recibir la no-muerte con los brazos abiertos.
Fueron unos años de placer en todos los aspectos, pero él no tenía el mismo modo de pensar que yo. La sangre para Iain no era dulce, sino una necesidad que debía tomar con amargura para sobrevivir. No soportaba las muertes innecesarias, y yo debía esconder mis actos ante él, hasta que un día mi deseo de matar me llevó a masacrar a una abadía entera y él se enteró. ¡Me abandonó por las vidas de unos humanos insignificantes!
No volví a saber de él hasta hace unos días. Le vi a lo lejos, riendo con una humana sin atractivos. Él me sintió cerca, y acompañó a la humana hasta la misma puerta de su casa. Ella le invitó a entrar y él se negó. Luego vino a mí y tuvimos una gran discusión.
-No te atrevas a acercarte a ella – me dijo – es lo único que le da sentido a este mundo.
Yo no comprendía. ¿Cómo podía amar a otra, a una mortal? Y si era cierto ¿por qué entonces no la había transformado? A estas preguntas, se limitó a responder que no deseaba condenarla como yo había hecho con él. ¡Condenarle a él! ¿Cómo puede pensar eso, si al convertirle en vampiro le entregué la vida eterna? Me fui furiosa.
Ahora estoy aquí, escribiendo este llamamiento y retorciéndome de odio. Vosotros, compañeros inmortales, sois mis destinatarios. Una humana, que no debería ser para nosotros mejor que ganado, ha hechizado a mi Iain. No lo pienso permitir. Sé que él la protegerá, pero aprovecharé cualquier descuido suyo para ir por ella. El muy estúpido, al no convertirla, sólo ha conseguido que sea más vulnerable. Su sangre, por ser la de ella, será la más dulce de todas, y al estar en mi él volverá a amarme.
Sé que ella estará hoy en los festejos de Halloween, fingiendo ser una de los nuestros junto con muchos otros estúpidos humanos. También sé que Iain no estará cerca gran parte de la noche, porque tiene que alimentarse. Cuando llegue la medianoche, participaré en la función... tomando su sangre. Su muerte parecerá parte del juego, y cuando se percaten de que era real será demasiado tarde...
Pero si él interviene antes de que pueda acabar con la humana, no me quedará más remedio que matar o morir. Si lo último ocurre, compañeros inmortales, esta carta sobrevivirá a esta noche. Y espero que vosotros, que sois como yo y debéis comprender mi postura, matéis tanto a la humana como a mi antiguo consorte, el vampiro traidor.
Ahora parto a cumplir mi misión. Si sobrevivo, esta carta será pasto de las llamas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Dentro de dos días, relato

Bueno, hago esta entrada de notas porque el lunes toca publicar el relato de adictos a la escritura del mes de noviembre y tampoco es que tenga mucho tiempo para hacer nada: en diciembre empiezan los exámenes (sí, como los niños pequeños) y ando bastante agobiada por falta de tiempo. En cualquier caso, ahi van unas cuantas novedades:
  • Soy un desartre para las fechas, pero el día 8 escribolee cumplió dos años en activo. No es un blog de visitantes masivos (3000 y pico en dos años, aunque no se cuentan las mías, no es mucho, lo reconozco), más que nada porque publico una vez por semana, se me olvida comentar los blogs que sigo y responder a los pocos comentarios que me enviáis, y lo de los seguidores no lo activé hasta hace un par de meses, pero bueno, ¡yo lo adoro! (si no lo hiciera, sería para matarme a mí misma). ¿Que por qué se me olvidó el aniversario cuando lo adoro tanto? Bueno, teniendo en cuenta que me olvido de mi propio cumpleaños (que ya es para matarme) y que generalmente no sé en qué día vivo, podéis haceros una idea.
  • Ya van 45 seguidores. A pesar de mis mínimos ingresos, estoy pensando en hacer un concurso cuando llegue a 50, pero como la cosa va despacio todavía hay tiempo.
  • En poco más de un mes ya se han descargado viajera interdimensional gratuitamente desde bubok ¡70 personas!. Las antologías de relatos de fantasy y de relatos más normales no tienen tanto éxito, con 43 y 44 descargas respectivamente en 4 meses.
  • Dentro de poco tendré que hacer una pausa por exámenes. Demasiados trabajos, demasiado que estudiar (total, para acabar en el paro como todos los universitarios) y demasiado poco tiempo para compaginar estudios, trabajo y carrera literaria (que por otro lado no es nada del otro mundo por el momento). Últimamente no tengo tiempo ni para salir de casa (cuando estoy en ella). No tengo vida ;(

sábado, 13 de noviembre de 2010

evolución de la publicidad de escribolee

bueno, hace mucho que no cuelgo mi publicidad de spam (que por cierto hace siglos que no mando, aunque tengo unos cuantos preparados). Estos ya empezaban a ser diseños medio buenos, ya le había cogido el truco al gimp y seguían los experimentos.

publi 1

Este salió de casualidad, uno de mis experimentos había salido fatal y arrastré el color negro. No sé cómo pero, voilá! alli estaba.

publi 2

Este lo hice en uno de esos extraños días en que me levanté de buen humor. ¿A que se nota? Sólo decir que no me van los colorines, aunque cualquiera que vea esto pensaría lo contrario.

publi 3

Este era un experimento con los filtros. El fondo parecía una pared y estaba a huevo.

publi 4

El fuego. Es mi preferido. Encontré un tutorial de photoshop y me dije que si con photoshop se podía con gimp también. No me equivoqué. Por increíble que parezca, es fácil de hacer y todo.

NOTA/COMENTARIO hecho en 2017, tras unos años ejerciendo como diseñadora profesional: buf, estos están algo mejor que los anteriores. Aunque el número 2 es un espando y me da vergüenza ajena. Menos mal que seguí aprendiendo (y que dejé de compartir por aquí mis experimentos).

sábado, 6 de noviembre de 2010

La verdad


(este es el relato para los ejercicios periódicos de Adictos a la escritura. La idea es hacer el relato en base a una consigna, este mes la consigna es Fotografía)

La verdad
Destrozaba en su enfado todos los objetos que le recordaban la relación que acababa de romper. ¿Cómo se atrevía a decirle algo así? Estaba claro que no estaban hechos el uno para el otro. Habiendo acabado con los peluches, comenzó a romper sistemáticamente todas las fotos en las que salían juntos. Pero una fotografía en especial, sacada en un fotomatón le llamó la atención y no pudo evitar recordar el día en que la tomaron.
***
La pareja se acababa de conocer y era su segunda cita. La conversación comenzó siendo trivial pero finalmente, a la altura del paseo marítimo, acabó versando sobre los defectos.
-Y tu mayor defecto, ¿cuál es? –preguntó ella interesada por saber cuáles eran los defectos de un chico que por entonces le parecía perfecto.
- ¿Mi mayor defecto? Decir la verdad –respondió él con una media sonrisa. Ella le dio un golpecito cariñoso en el hombro y dijo:
- Venga, que yo te he confesado los míos.
La sonrisa de él se volvió más amarga, y dijo:
- No es broma. Decir la verdad es un defecto… cuando la gente no quiere oírla.
- Pero hombre, todo el mundo quiere oír la verdad –respondió ella, nada convencida de su razonamiento. Él la miró intensamente y se explicó:
- Es curiosa la naturaleza humana. Todos decimos querer oír la verdad pero, como nos engañamos a nosotros mismos, cuando nos la dicen nos sienta mal y nos enfadamos. Mi defecto no es sólo que digo la verdad, sino que ni siquiera la suavizo. Así que nadie me aguanta.
Ella estuvo un rato reflexionando y finalmente dijo:
- Yo nunca me enfadaré contigo por decirme la verdad. Así que ese defecto no cuenta.
Él se echó a reír y, cogiendo su mano, la llevó hasta el fotomatón. Una vez se imprimieron las fotos, sacó un bolígrafo de su bolsillo y escribió en el reverso:
Nunca olvides tu promesa.
***
Lloró con la fotografía contra el pecho. Sus palabras le habían dolido porque en el fondo, muy en el fondo, sabía que eran ciertas. Y ella no sólo había olvidado su promesa, sino que la había roto de la peor forma posible. Rápidamente cogió el teléfono, esperando que no fuera demasiado tarde para que él la perdonara.