Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Últimos relatos: Karma, El adefesio.

sábado, 30 de abril de 2011

Proyecto adictos abril (La leyenda de los unicornios)

 (entradas anteriores: Caza, ¡Esta tierra es mía! y Huyendo de la muerte)

Este es el proyecto de abril de Adictos a la Escritura, que consistía en hacer un cuento infantil. ¡Espero que os guste! (nuevamente aparece mi tendencia a meter unicornios en los cuentos infantiles... no soy nada original...). En fin, la moraleja nos la podemos aplicar los adultos también (¡va por vosotros, anónimos!).
A todo esto, no os olvidéis de visitar Las Crónicas del Criper ¡Necesito opiniones! Sin más dilación, el cuento:

La leyenda de los unicornios


Contaba una leyenda que nacerían dos niñas, una de cabello blanco y otra de cabello negro, que serían la más malvada y la más bondadosa de esas tierras, aunque cuál sería cuál sólo se sabría cuando la malvada atrapara al unicornio negro y la bondadosa al unicornio blanco.

Cuando las dos niñas nacieron, todo el mundo lo tuvo claro: la niña de cabello oscuro, obviamente, sería la elegida por el unicornio negro, así que decidieron mantenerla bajo vigilancia constante para prevenir sus maldades, mientras que la niña de pelo blanco era mimada por todos y educada para ser la dirigente del país cuando creciera. El día del eclipse llegó y las dos niñas fueron conducidas al bosque, donde se les dijo que debían atrapar a un unicornio.
La niña del pelo blanco buscó el lugar apropiado en un claro del bosque y tendió una gruesa y resistente red para capturar al unicornio blanco cuando apareciera. Si aparecía el unicornio negro, simplemente le dejaría pasar de largo. Finalmente, una brillante luz inundó el claro, precediendo la entrada del blanco equino…
La niña del pelo negro, convencida de que sería la elegida del unicornio negro después de tantos años escuchando lo mismo, se limitó a sentarse a esperar y se adormiló hasta que un ruido de cascos la despertó. Con un suspiro, acarició el oscuro pelaje de la criatura y le pidió que la acompañara.

La niña del pelo blanco entró en el pueblo arrastrando la red y gritando:
- ¡He capturado al unicornio blanco!
Cuando todos se acercaron y desenredaron la red, no pudieron evitar lanzar exclamaciones de asombro cuando comprobaron que el pelaje de la criatura era negro azabache. Más asombrados quedaron aun cuando el unicornio blanco apareció, con la niña de pelo negro dormida encima de él.

Moraleja: cíñete a los hechos antes de juzgar a nadie, quizás la niña de pelo blanco a la que todos miman no sea tan bondadosa como indican sus cabellos…


------------------------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

16 comentarios:

  1. Muy cierto lo que narras. No podemos juzgar a nadie por su aspecto.
    ¡Abrazos! :)

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto lo que dice la moraleja... ademas te ha quedado una historia preciosa.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto tu cuento, habría que dejar de hacer cosas como ésas y una historia lindisima, te ha quedado muy bien. ^0^

    ResponderEliminar
  4. Jaja, en la vida real la nena de pelo blanco sería una niñita mimada insoportable!!
    Pero eso lo sabemos los adultos (¿y los anónimos? :-P), los niños es mejor que lo vayan entendiendo.

    Me encantó, Deby, y no me extraña que así sea.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias por los comentarios, aunque he hecho varios cuentos infantiles me cuesta horrores!

    Lo de los anónimos es muy gracioso: verás, algunas personas de mi clase leyeron el relato de Cambio de Visión, El primer día, y se ofendieron muchísimo porque pensaron que yo era uno de los personajes a pesar de que les traté de explicar que ficción y realidad no son lo mismo. Encima, en vez de dar la cara, se dedicaron a mandar comentarios anónimos diciendo que no son superficiales, en el típico tono de la gente superficial (llegaron a decir que, si no hubiera hecho lo que hice (¿...?) yo para ellos no existiría porque soy una rarita... ¿no te parece superficial?). Y por eso lo de que se lo dedico, para que se apliquen en cuento XD

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo, recibí todos los comentarios que dejaron por estar suscrita y la verdad es que me sorprendió lo obtusos que son y el grado de ignorancia del que presumen tan felices...

    No pensé que los conocieras, y si no me metí a comentar nunca fue porque no valía a pena hacerles caso.
    Mejor ser "rarita" que ser hueca :-P

    ResponderEliminar
  7. XD pues imagina cómo serían los comentarios que rechacé! en realidad me molestó más por el hecho de conocerles y no saber quienes son (aunque lo deduzco por su forma de expresarse) porque, lo peor de todo, en mi clase todos iban de qué maja eres conmigo... Pero en fin, así es la gente... no me voy a molestar por esas cosas... y me lo tomo a broma XD

    ResponderEliminar
  8. Vaya, admiro cómo en tan pocas líneas has dejado clara una moraleja tan profunda y que debería aplicarse tantísima gente hoy día. Enhorabuena :3 .

    ResponderEliminar
  9. Un cuento con moraleja incluida, que sirve para remarcar ese dicho tan conocido de " las apariencias engañas", cosa totalmente cierta en la realidad y en tu cuento. Me gustó, también te diré que me encanatan las historias de unicornios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. gracias! adoro los unicornios: aprovecho cualquier ocasión para meterlos en mis relatos, pero como son tan esquivos es complicado XD

    ResponderEliminar
  11. Lo del pelo blanco y negro me ha recordado mucho a uno de mis libros favoritos, Hermana luz hermana sombra. Aunque la historia sea muy distinta a la tuya.

    ResponderEliminar
  12. mmm... no lo había oído nunca, pero he leído la sinopsis y tiene buena pinta... me lo anoto XD

    ResponderEliminar
  13. Una moraleja preciosa y más que cierta, mi querida:D

    Me encantó el relato, y siento no haber podido participar este mes, pero con lindos relatos como el tuyo, ya soy feliz:D

    kisses...

    ResponderEliminar
  14. muchas gracias, Karol. Es una pena, esta vez no ha participado tanta gente, pero les entiendo. Mis propios exámenes casi me lo impiden (de hecho, el mismo sábado de la publicación tuve uno a las 9 de la mañana... y aun me quedan dos semanas...)

    ResponderEliminar
  15. Que bonito Deborah, me ha encantado el cuento. Es precioso, muy bien narrado, y en pocas líneas has conseguido una historia con peso y moraleja. Besos!!

    ResponderEliminar
  16. "El hábito no hace al monje", es un refrán que también define nuestra querida moraleja, Déborah.

    Disfruté tu texto.

    Los unicornios siempre me han llamado la atención desde que era niña; pero el pegaso, no ha dejado de ser mi equino favorito, desde entonces.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.