Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El corazón de plástico azul.

domingo, 14 de agosto de 2011

El duelo: padrino. Maratón de escritura: día 7

Hoy he acabado las cinco páginas justa de tiempo (dentro de media hora me tengo que ir a trabajar) y con grandes dificultades. He madrugado un poco, pero no me ha servido de nada porque, como ya comenté en la entrada anterior, alguien ha hecho que eliminen mi libro, Atrapada en otra dimensión, de mediafire. Así que claro, entre buscar el por qué, el cabreo y hacer los avisos, he empezado tardísimo y con un cabreo impresionante.  Hice un microrrelato para empezar, el capítulo 9 de mi novela romántica (con una escena erótica incorporada: ya sabéis que es lo que peor se me da y he tardado más de la cuenta) de 4 páginas y luego he acabado una entrada de Incursores de la noche que había dejado a medias hace tiempo. Como faltaban unas pocas líneas, hice un nuevo microrrelato y así acabé el cupo de páginas. En fin, no me extiendo más porque voy con prisas. Mañana os haré un resumen global de la maratón. Os dejo con el microrrelato:

El duelo: padrino
El padrino miró a su amigo, Damian, que estaba aterrado. En el impulso del momento, había cometido la estupidez de retar a un duelo al mejor tirador de todo el condado. Le dejó en su casa y fue a hacer los preparativos para el amanecer siguiente, preocupado.
El duelo duró poco. Damian falló y, para su estupefacción, su contrincante sólo le hizo un rasguño al pasar la bala de refilón, sin llegar a agujerear su pierna.
Suspirando de alivio, el padrino se despidió de su amigo y se encontró con el tirador profesional poco después. Por suerte, los duelistas profesionales solían tener problemas con el juego y éste no era una excepción.
Pagándole la increíble suma de dinero que le había exigido para no matar a su amigo, deseó fervientemente que éste cambiara su costumbre de retar a un duelo a la menor provocación. Le estaba costando una fortuna, que esperaba ver compensada en algún momento, si conseguía mantenerle con vida el tiempo suficiente, cuando por fin le concediera la mano de su hermana, que tenía una generosa dote.

--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

4 comentarios:

  1. Deborah mi niña, pienso k deberias dskansar un dia al menos. Cada dia k t leo noto mas tu nerviosismo y agobio en tus palabras. Un beso, cuidate y wen domingo!

    ResponderEliminar
  2. qué más quisiera que descansar. Esta semana vuelvo a empezar a trabajar en el bar, nada menos que con doble turno matador, hasta septiembre. Si a eso le sumamos el trabajo de fin de semana... Menos mal que en ikea tengo una semana de vacaciones la última de agosto. Pero es que para colmo el 1 de septiembre vuelvo a empezar las clases...
    Evidentemente, no pienso escribir una línea más hasta que no tenga algo más de tiempo libre... excepto las reseñas de los pocos libros que me leo últimamente...¿existe la baja por estrés? Me lo estoy planteando seriamente...

    ResponderEliminar
  3. Excelente micro, muy buen relato para regalar a algún amigo (alguno que no se tome a mal la ironía del final, jeje).

    No trabajes mucho, que el trabajo no es salud ;-)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.