Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El murciélago.

martes, 15 de noviembre de 2011

Enemistad (imbatible, gavilán y taberna)

Este es el noveno relato del reto: Vuestras consignas, mi relato. He tardado más que muchísimo, pero como ya sabéis estoy pasando una semana muy mala y ni he tenido tiempo ni me ha apetecido. En fin, la clase aburrida de ayer hizo que acabara por decidirme a hacer el relato, aunque no sé cómo habrá quedado desde vuestro punto de vista, así que si no tiene la calidad acostumbrada os pido disculpas. Estoy agotada física y anímicamente.
Gracias a Elisa, Astarielle y Selin por aportar las palabras.


Enemistad (imbatible, gavilán y taberna)
Cuando su enemigo Darius se había saldado la deuda realizando un hechizo de compulsión sobre él, que le obligaba a echar un trago de aguardiente por cada gavilán que viera volando por el cielo, Godfeld el imbatible, que no había visto ninguna de esas aves en su vida, se había reído y había aceptado encantado pagarle de ese modo y no vaciando su bolsa. No se rió tanto cuando, dos días después, se le comunicó que se iba a trasladar a su batallón a un remoto puesto fronterizo.
El pueblo era pequeño y contaba con una única taberna, que según descubrió más tarde pertenecía desde hacía poco a Darius. Aun así, no le dio importancia al asunto y siguió con su vida normal, sin beber una gota de alcohol para no lucrar a su enemigo hasta que llegó la primavera y los gavilanes, que habían migrado al sur en busca de climas más benignos, volvieron.
Desde ese momento, se vio en un auténtico apuro. No podía abandonar la taberna sin ver un gavilán, lo que le obligaba a volver y echar un trago, lo cual era un problema doble: por un lado, porque si no podía salir de la taberna no podía acudir a los entrenamientos ni a sus turnos de guardia, y por otro lado porque, aunque fuera capaz de llegar hasta los barracones comprando una botella, no podía presentarse borracho y con el aguardiente en la mano. Era incapaz de resistirse a la compulsión y no podía soportar semejante deshonra, así que hizo lo único que podía hacer.
***
Darius abrió la carta de su subordinado, el dueño de la taberna, en el que le comunicaba que Godfred había sido encontrado muerto en los barracones, con una botella de aguardiente. Al fin, después de tantos años de ataques, argucias, secuestros e intentos de asesinatos, El imbatible había sido vencido gracias a una apuesta y a un poco de astucia. Además, había recuperado lo invertido sólo con lo que el desgraciado se había gastado en alcohol gracias a la llegada de los gavilanes.
--------------------------------------------------------------------------------- Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

3 comentarios:

  1. Joder... un poco tragico no? Esta muy bien pero no me esperaba para nada el final. Un beso

    ResponderEliminar
  2. no todo van a ser rosas... además, mi estado de ánimo últimamente no es muy dado a la alegría... ;(

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, k bueno!, menuda una maldición, no?. Cualquiera se mete con ese tal Darius, jajaja.

    Muy bueno Déborah, como todo lo k haces.

    Espero k la semana vaya cambiando a mejor, que me duele saber k lo estás pasando mal...

    Un buerte beso y ánimos!, muak!!!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.