Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Temor. Maratón de escritura: día 8

Iré rápido porque estoy molida. Dos páginas de la novela romántica + alrededor de media página del reto VCMR (que os pondré a continuación) + lo que haya escrito en el bar =Maratón superada. Mañana haré una entrada contando mis impresiones finales.


Temor: Playa, temor, lluvia
El temor la había paralizado. Sentía un nudo en el estómago que no la dejaba respirar cuando le vio frente a ella, mientras que sus familiares, amigos y conocidos observaban con aprobación. Ella miraba a un lado y a otro, buscando una forma de escapar a su inevitable destino pero sin encontrar ninguna. Ni siquiera se atrevió a dirigir su vista hacia él cuando se arrodilló y dijo las palabras mágicas.
––¿Quieres casarte conmigo?
Pero ella no quería. Lo que quería era marcharse de esa casa y huir lo más lejos posible de ese idiota, con el hombre al que verdaderamente amaba. Pero el temor la había impedido marcharse cuando tuvo ocasión.
No obstante, ese mismo miedo era el que iba a salvarla, porque su parálisis la impidió decir que sí. Aun con esas, él pensó que estaba demasiado emocionada como para pronunciar esa palabra, así que intentó ponerle el anillo en el dedo. Pero el temor había hecho que ella apretara sus puños con fuerza y fue incapaz de abrir las manos para recibir el aro que sellaría su destino.
Un murmullo sorprendido se extendió entre los asistentes y él se dio cuenta por fin de lo que pasaba. Cuando se dio la vuelta, furioso y cerrando sus puños con fuerza, posiblemente con la intención de golpear al primero que hiciera un comentario para librarse de su frustración por semejante humillación pública, el miedo desapareció rápidamente y por fin pudo moverse para hacer lo que siempre había deseado: correr hacia su libertad.
La lluvia la empapó nada más salir del recinto, pero no la importó y siguió avanzando lo más rápido posible hacia la playa, donde pudo ver a lo lejos a Peter, que miraba al infinito. Le abrazó desde detrás y se giró sorprendido hacia ella. Le besó con dulzura y susurró junto a su oído:
––Al diablo con todo. Nadie volverá a separarme de ti.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

2 comentarios:

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.