Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El corazón de plástico azul.

jueves, 26 de enero de 2012

Cubo de Rubik

Este es mi proyecto de este mes en Adictos a la escritura. La idea es describir las sensaciones de un personaje poco convencional de una lista de sugerencias. Yo he elegido un cubo de Rubik ^^.
Cubo de Rubik
Mi dueño anterior era un genio, me encantaba entretenerle. Me resolvía en unos segundos y me dejaba impecable, con cada lado de un color sólo, tras lo cual me desordenaba para volver a empezar. Quizás por lo fácil que le parecía se cansó de mí tan pronto y me dejó abandonado, hasta que su hermano pequeño se coló en su habitación y le pidió que le dejara jugar conmigo.
Ese día, si hubiera sido humano, hubiera temblado de emoción. Mis partes móviles se sentían expectantes, esperando impacientes ser giradas después de tanto tiempo sin moverse. Por fin, el niño comenzó a darme vueltas, pero algo iba mal. No me resolvía y comencé a notar cómo me agarraba con más fuerza y frustración según seguía girando erróneamente mis partes sin éxito. Me tiró al suelo y no volvió a cogerme hasta unos días después, que fue cuando mi antiguo amo me encontró.
-Qué, ¿lo resolviste?
-Sí -mintió el granuja-. Luego te lo llevo.
Sé que él desconfió, así que le dijo que cuando me dejara en mi antiguo sitio quería verme con cada lado de un único color. Ojalá no lo hubiera hecho, porque fue entonces cuando el hermano de mi dueño me mancilló. Antes de dejarme allí sacó una a una mis pegatinas de colorines y las ordenó fingiendo que me había resuelto, mirando a mi dueño con altanería y diciéndole:
-¿Ves?

---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

28 comentarios:

  1. Jur es muy interesante, pero kreo k todos en algun momento d nuestra vida actuamos como el niño. Decimos pekeñas mentiras para impresionar... No kreo k el pobre sea tan malo aunke klaro dsd el punto d vista d un cubo d rubik... No se yo!! Jajaja.

    Como siempre, mu wen trabajo. Un bso^^

    ResponderEliminar
  2. Veo que tú también te has decidido por el cubo. Era una propuesta interesante... además, yo soy aficionado a estos xD

    Menudo sacrilegio comete el chaval! Arrancar las pegatinas! Dolor! Para hacer trampa lo mejor es sacar las piezas enteras y volver a montarlo... su hermano lo va a pillar seguro! :P

    En fin, al menos el tuyo no sufre tanto como el mío x)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. jajaja ese truco lo hemos hecho muchos XD

    El segundo relato basado en un cubo de R. ¡mola!

    ResponderEliminar
  4. Siempre me gustó el cubo, pero nunca lo resolví, no tuve la suficiente paciencia...

    ResponderEliminar
  5. Dos maneras de enfrentarse a un problema, dos edades, dos visiones, solo una conduce al éxito fugaz en este mundo y, para muchos, no es la correcta.
    Otra inspirada visión de las sensaciones de un cubo de Rubik.
    ibso

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, que entretenido el relato Deborah. Me encantó pues la verdad, nunca hice trampa en todo caso pero así tampoco nunca lo pude resolver jajaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Nunca lo he probado, pero sé de más de uno que lo ha hecho xD

    ResponderEliminar
  8. Nunca he resolvido el cubo de Rubik.

    Pero jamás me he atrevido a hacer trampa de una forma tan descarada, aunque reconozco que es algo gracioso cambiarle las pegatinas a ese torturoso juguete.

    Reconozco que me hace falta mucha paciencia para entender los secretos de este objeto.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  9. jaja, muy bueno. Al día de hoy yo haría lo mismo. Nunca pude resolverlo snifff!!!

    un gusto leerte!!

    ResponderEliminar
  10. Yo no quitaba las... sólo quitaba la de la central que tenía el tornillo... Lo aflojaba, le quitaba todas piezas y las ordenaba. Luego volvía a poner el tornillo y ponía la pegatina. Así quedaba mucho más disimulado

    ResponderEliminar
  11. la verdad es que no recuerdo haber tenido ninguno en las manos, pero lo de las pegatinas tengo que reconocer que me lo inspiró un capítulo de Bob esponja (aunque no tenía nada que ver con la historia).

    ResponderEliminar
  12. Jajaj, pues sí que ha tenido éxito el cubito de colores^^

    Genial, mi Debby.
    Tu estilo, una pasada:D

    Besikoosss

    ResponderEliminar
  13. Me encanto el cubo, no fui especialmente cercano a jugar con él, creo que la historia me deja una enseñanza (que es lo que las historias hacen aunque el lector le da el significado que busca) y es que cada acto tiene consecuencias en la vida de otras personas, al arrancarle las pegantinas el niño de algun modo le hizo daño al cubo

    ResponderEliminar
  14. Hola Deborah! ¿cómo estás?

    Pobre cubo de rubik!!! Yo tengo uno y me siento realizada cada que puedo completar dos caras de un solo color hahaha todo un reto. En mi casa hay como tres, me dan ganas de buscar alguno jejeje...

    Genial relato. Saludos!

    ResponderEliminar
  15. XD a mí me dieron ganas de ir al chino y comprarlo mientras lo escribía

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, pequeño pillo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. muy buena historia, resuelta en pocos renglones y sumamente fectiva. Detallada y con sensaciones a flor de piel

    abrazo

    ResponderEliminar
  18. Jejejejeej, que bueno el crio :) Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  19. jejeje, a mi se me ha ocurrido en más de una ocasión, pero siempre he pensado que así no valía, y me echado para atrás. Está genial el relato. Un beso!

    ResponderEliminar
  20. ¿Cuando hacemos lo que hizo el niño, a quién estafamos?
    Yo soy aficionada al Sudoku y de vez en cuando hacía trampa para resolver los cuadros. Hasta que un día pense: ¿A quién engaño?, pues a mi misma.
    Todos los relato que he leído hasta ahora,me han hecho reflexionar a cerca de muchas cuestiones de mi vida.
    Gracias : Doña Ku

    ResponderEliminar
  21. Confieso que nunca he podido armarlo, pero hasta ahora nunca se ha habia ocurrido hacer eso, pobre cubito :(
    ¡magnifico relato, transmite mucho sentimiento!¡saludos! :)

    ResponderEliminar
  22. Hola ^0^

    ¡Qué mala onda del niño! xD Juajaja, nunca he hehco eso, pero la idea que se le ocurrió fue brillante para resolverlo, además de que ideal para su mente. Jajajaja, fue de lo más genial *-*

    P.D. Quiero un cubo de Rubik... este... ¿dónde estará el mío? Jum...

    ResponderEliminar
  23. Nunca he podido armar un cubo excepto tal vez por una sola de las caras xD Tal vez algún día lo resuelva, de momento seguiré los pasos del hermanito haber si me funciona Jajajaja

    Besos :)

    ResponderEliminar
  24. Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado en la promoción “Tu primer libro gratis” y te regalamos la impresión gratis de tu libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es

    ResponderEliminar
  25. Otro cubo maltratado, que tragedia pero en esta ocasión es razonable que un niño no tuviese la paciencia para armarlo como debe de ser, ¡ouchi! muy bueno Deborah :)

    ResponderEliminar
  26. Que bueno!! Muy original! Nunca lo he podido resolver.
    Regrso pronto por aqui.

    ResponderEliminar
  27. Jajajaja....
    Mi hijo cuando era pequeño hizo lo mismo!!!!!!!!

    Y andaba con su cubo "mentiroso" lleno de orgullo!!!!!!

    Buenísimo Debi

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Pobre cubo!! Mancillado por un niño ignorante y herido en su orgullo... Si es que los hermanos pequeños, por regla general, no saben disfrutar con lo que a sus mayores ha entretenido tanto... Los tiempos cambian!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.