Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El cáliz.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Cupido

Aquí tenéis mi proyecto de Adictos a la escritura de este mes. Había que diseñar nuestro propio Cupido. Ya sabéis que a mí la mitología me encanta, así que, más que diseñar un Cupido de la nada... he decidido rediseñar el mito griego y actualizarlo un poco, adaptándolo a los tiempos modernos ^^
Cupido
Cupido siempre se pone de muy mal humor cuando llega San Valentín. De entrada, él es un dios griego ¿Por qué, entonces, se le representa siempre en una festividad cristiana? Y, para colmo, una festividad cristiana que en principio era el día de la amistad, pero que fue convenientemente institucionalizada por los grandes almacenes.
Aunque claro, se tiene que dar con un canto en los dientes, porque a él, aunque de esa forma indirecta y retorcida, aun se le adora y se le representa, no como a la gran mayoría de los dioses griegos, a los que sólo se hace caso cuando hacen una de esas absurdas películas que revisan los mitos antiguos. Todos ellos, al perder a sus fieles, habían ido perdiendo sus poderes poco a poco, mientras que él sigue tan fresco como siempre, porque siempre hay personas (mayoritariamente mujeres) que rezan para que él aparezca y les de el amor.
Todo eso estaría muy bien si no fuera porque le representan siempre como cuando era pequeño y se dedicaba a ir en pañales disparando flechas con su arco de juguete. Cada vez que ve una de esas figuritas se pone realmente furioso y le dan ganas liarse a flechazos, pero con flechas de verdad, en vez de esas mariconadas que usaba por esos tiempos, que no imponían ningún respeto.
¡Él es un hombre, por todos los dioses! Y un hombre increíblemente sexy, bien vestido, que atrae la mirada de todas las mujeres a su paso y de la mayoría de los hombres, aunque éstos no se atrevan a reconocerlo ni ante sí mismos. ¡Estúpidos artistas! ¿Qué pensaban, que su amada Psique se habría casado con un infante en pañales?
Hace ya tiempo que dejó de creer en el amor verdadero, más concretamente desde que su esposa se había separado de él. Él la seguía queriendo como el primer día, pero estaba seguro de que ella había dejado de amarle en cuanto puso el pie en el Olimpo y su superficial mirada constató que todos los dioses estaban igual de buenos que él. A eso conducía el amor, al dolor del desengaño.
Por eso, ahora se cuida mucho de disparar sus balas (ahora usa una pistola automática, que es más estética y fácil de usar) a los dos integrantes de la pareja y no sólo a uno. Así se asegura de que el que no ha sido alcanzado por sus flechas no se cansará de su compañero y le dejara sólo y desolado, como Psique había hecho con él.
Ya ni siquiera lleva alas de ángel. Se había hartado de ellas y había decidido cambiárselas por otras más modernas y actuales. Más concretamente, por alas de plumas metálicas. Pesan más, pero también sirven como armas y escudo para enfrentarse a los indeseables que le persiguen para robar su inmortalidad, o para vengarse por haber enamorado a quien no debía de quien no debía. Aunque claro, casi nunca las necesita. Sólo tiene que disparar una de sus balas para que los muy incautos, que generalmente no se preparan llevando el único antídoto conocido para ellas, el nenúfar, se enamoren locamente de él y se maten entre sí.
Caminando por la calle, percibe que algún otro dios está siendo atacado por uno de esos monstruos. Se siente tentado de dejarles acabar el trabajo, porque ya no se lleva bien con ninguno de los dioses de su panteón, pero pone los ojos en blanco al darse cuenta de que probablemente esos tipos fueran a por él.
-En mi territorio y en san Valentín, cuando soy más poderoso que nunca. ¡Lo que me faltaba por ver! –gruñe, ofendido de que sus enemigos hubieran decidido ir en su busca en una fecha tan señalada. Por otro lado, tiene curiosidad por ver qué dios le busca y qué quiere de él. Con ellos es con los únicos con los que usa sus balas a discreción, por diversión, y no duda en acceder a sus caprichos y enamorarles entre ellos, provocando así grandes discusiones.
Se acerca lentamente a los ladrones de poderes y observa que casi han logrado reducir a su víctima, así que salta sobre ellos y, furioso, decide tirar al suelo su pistola y darles una buena tunda para descargar su mal humor. Extiende sus alas y comienza el baile mortal, que acaba con ellos en pocos minutos. Luego, cubierto de sangre, se dirige hacia la víctima y se le para el corazón al ver que se trata de Psique, tan hermosa como siempre.
-Te echaba de menos –dice ella, con lágrimas en los ojos.
- ¿Qué? ¿Ya te cansaste de retozar con los demás dioses del panteón? ¿O es que su debilidad actual no te atrae? –pregunta irónico.
-Nunca hubo ningún otro. Estabas tan resentido… ya no eras el hombre con el que me casé, y yo no era la misma tampoco. Dos mil son muchos años de estar juntos, necesitaba tiempo para pensar y encontrarme a mí misma, pero he descubierto que no puedo vivir sin ti.
-No sé si podré perdonarte. Me hiciste daño y no puedo volver a confiar en ti.
-Por favor, Cupido. Es san Valentín, el día del amor.
-Parece que no me conoces lo suficiente. Por si no lo sabes, este día es una estupidez. Una estupidez que me hace más poderoso cada año mientras los demás languidecen, pero que no deja de ser ridícula. Yo ya no creo en el amor.
-Lánzame una de tus flechas, si no me crees. Yo ya te amo, no me afectarán lo más mínimo.
-Yo ya no uso flechas, corazón. Sólo balas –dice fingiendo indiferencia mientras registra los cadáveres de los idiotas que se habían atrevido a atacar a su amada, que llora en silencio. Entonces, siente cómo una de sus balas le alcanza y se gira indignado, arrebatándole el arma con furia-. ¿Cómo te atreves, maldita?
-Sigues amándome –afirma ella-. Si no lo hicieras, habría cambiado tu comportamiento cuando te disparé. Pero conseguiré que vuelvas a abrirme tu corazón.
-Te reto a que lo intentes –responde, extendiendo sus alas y echando a volar.

---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

22 comentarios:

  1. Jur deja con ganas d mas, espero k haya una segunda parte...

    ResponderEliminar
  2. Una pasada, Deborah; Me ha encantado.
    Besos fuertes

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho, Déborah. la verdad es que tal y como lo cuenta tu Cupido, yo también le dejaba con la palabra en la boca a Psique :P

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. había pensado, quizás, en hacer una serie de relatos versionando los mitos griegos... aunque no es seguro, porque tengo poco tiempo...
    Pobre Psique, necesitaba un respiro, aunque con ese tiarrón por marido... yo no le dejaba ni medio segundo XD

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante y atractivo tu relato! Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué interesante! Me gusta mucho....Aunque es muy triste que el que se dedica a emparejar, no tenga pareja =(

    ResponderEliminar
  7. Que chulo, Déborah, me ha gustado mucho. Esa nueva visión del mito, el carácter agridulce de Cupido y su desengaño con el amor. Es fantástico, así como el toque de humor y también tenebroso, con eso de que se cargue a sus contrincantes con unas plumas metálicas. Bien construido. Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué entretenido! Veo que también te inspiraste en el mito griego, como me comentaste en mi blog, pero le diste un toque mucho más emocionante y entretenido que el mío, jejeje. ¡Muy bueno! :D

    ResponderEliminar
  9. Para ser una historia alternada de Cupido relacionada con la mitología griega, te quedó brutalmente excelente.

    El final que mostraste en tu texto, me intriga.

    Muchas felicidades, Déborah.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  10. Esa Psique y ese Cupido como andan armando revuelo por todas partes!, muy entretenida tu historia, felicidades :)

    ResponderEliminar
  11. Que interesante Cupido!!
    Una tentación seguirlo y ablandar su corazoncito jeje. Me dejó con ganas de más.

    Un placer leerte!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. Supongo que a la larga habrá segunda parte, parece que os ha gustado ^ ^

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja muy bueno. ¡Dale caña, Psique! Tú sí que molas. Los hombres, dioses o no, son unos rencorosos y unos exagerados.

    Me ha encantado Deborah, me he reído un montón.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  14. Débora: He leído ya algunos de los escritos a cerca de Cupido y realmente me asombra, que, aunque hablamos del mismo personaje, cada uno lo concibe de diferente manera.
    En este caso, resulta curioso que el mismo Cupido sufra por amor.
    Muy entretenido y jocoso tu relato.
    Cariños: Doña Ku

    ResponderEliminar
  15. Deborah!!! dile a cupido que me mande una bala por correo, quiero flechar a mi amada más todavia jaja. Un Cupido tan desconfiado del amor y por sentirlo. Me gustó mucho, quedé con ganas de saber qué más podría pasar entre ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. la verdad es que los dioses griegos siempre me han chiflado, así que mi cupido salió sólo... me gustaba la idea de un dios del amor atormentado por el amor

    ResponderEliminar
  17. Un buen relato y el final me ha gustado mucho. Felicitaciones, gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
  18. Qué cupido!!! te quedó genial, rudo y emocionante... espero publiques la continuación, me encantaría saber si la mujer aceptó el reto y si logró algo... felicidades, me encantan tus escritos.

    ResponderEliminar
  19. muy buena historia! Aqui podemos ver todo lo que significa un amor viejo y herido! Me ha gustado mucho.

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Interesante Cupido, que con cruel realidad hace su trabajo, yo creo que que si perdonara a Psique :) ¡saludos!

    ResponderEliminar
  21. Que el propio Cupido sufra por amor, es algo que no había visto ^^

    Me ha guatado wapa!!

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  22. Pobre Cupido. Qué pasada de versión de Cupido. Es simplemente genial.
    Por cierto, yo que él, pasaba de Psique. Que le den.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.