Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

martes, 19 de junio de 2012

Ablación

 Aquí va mi proyecto de consigna de este mes del foro de Adictos a la escritura: la consigna era ablación y me ha salido un relato muy raro.
Ablación
La tribu estaba convencida de que lo que les separaba de la espiritualidad era su cuerpo, y cada vez que los adultos pecaban los sacerdotes les realizaban la ablación de uno de sus miembros. El miedo a perder sus extremidades les llevaba a pecar poco y a ser una comunidad tranquila, pero a todos les faltaba algún que otro dedo, porque a veces era inevitable mirar con lujuria a otro, o sentir gula o envidia, y los clérigos siempre detectaban esas faltas.
Eran una comunidad aislada, por el miedo que sentían los demás a sus extrañas costumbres, y por eso se sorprendieron cuando llegó el extranjero, de casi cincuenta años, y vieron que estaba completo. Inmediatamente dedujeron que era un santo y, sin más preguntas, le pusieron al frente de sus sacerdotes, que también habían pecado en mayor o menor medida, y que a partir de entonces comenzaron a morir en extrañas circunstancias.
El extranjero, que era un prófugo condenado a muerte por asesinato múltiple en su tierra, pensó que su suerte no podía ser mejor. En su condición de santo, había sido capaz de deshacerse de los sacerdotes que descubrían sus deslices sin parecer sospechoso y ahora se limitaba a disfrutar de sus privilegios. No obstante, lo que no sabía era que en el pueblo estaban preparando su ascenso a la espiritualidad pura, y que para ello tendrían que arrancarle, miembro por miembro, todas las partes de su cuerpo.
---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

1 comentario:

  1. Joer, Deborah, lo que es el destino, ¿no? Me ha gustado, sorprendido cautivado, y ¿por qué no?, hasta un pelo de yuyu.

    ResponderEliminar