Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

martes, 12 de junio de 2012

Mi parte de la historia enlazada


Aquí mi continuación de la historia enlazada que estamos haciendo en el foro de Adictos a la escritura. Espero no decepcionar, lo he tenido que hacer en tiempo récord, con mi nuevo trabajo no doy más de mí...

Convalecencia

La herida sangraba profusamente y Val hizo lo posible por taponarla, sin demasiado éxito. Los demás no tardaron en reaccionar y ponerse en movimiento, algunos para intentar ayudarle y otros para buscar al curandero, que hacía sólo unos momentos estaba con ellos pero que ahora había desaparecido sin dejar rastro..
-¡Elever! -gritó Val desesperado, con lágrimas en los ojos-. ¡Elever!
El anciano apareció momentos después con varios instrumentos, pero según la miró su cara lo dijo todo:
-Haré lo que pueda por ella, pero con una herida así...
-Ella no puede morir -dijo Val con decisión.
-Apenas hay esperanza -respondió el curandero mientras se sentaba junto a Aura, poniéndose manos a la obra e indicando por señas a los demás que le dejaran sitio y que sacaran a Val de allí.
-Es fuerte. Ella no puede morir -gritó él, fuera de sí, mientras Erik se acercaba a él decidido y le alejaba de Aura.
El joven esperó a que estuvieran a suficiente distancia para pegarle un fuerte puñetazo en la cara, haciéndole caer al suelo, donde permaneció con la mirada perdida, como un juguete roto.
-Todo esto lo has provocado tú con tu estúpida actitud -le reprochó, furioso, mientras iba y venía frente a él, mirando de tanto en tanto hacia el campamento, como tratando de averiguar el estado de Aura por los movimientos que veía a lo lejos-. ¿Qué es lo que ha pasado allí?
-Él me atacó. Ella se puso delante.
-Te ama, aunque le has hecho daño. Si sale de ésta-
-Aura no morirá -afirmó Val, como una letanía, aunque en el fondo pensaba, como todos, que la muchacha no pasaría de esa noche.
-Si sale de ésta -repitió Erik-, hablarás con ella y aclararás todo, aunque tenga que ponerte la espada en la garganta para que lo hagas.
-No son necesarias las amenazas -respondió el otro tristemente-. Esa era mi intención incluso antes de que todo esto pasara.
-Yo sólo quería dejar las cosas claras -gruñó Erik antes dirigirse al campamento, dejándole allí solo.
***
Azazel apareció de nuevo en su prisión y lo primero que se encontró fue la mirada perversa de Lucifer. No hicieron falta palabras, el terror le paralizó y supo que su jugada no sólo había sido un fracaso, sino que además había resultado ser mortal para él. Nadie jugaba con el señor del averno y salía impune.
-Flora, invócame -rogó por telepatía, pero ella cerró su mente a él y fue incapaz de acceder de nuevo.
-Aura -fue lo último que dijo antes de que su alma fuera desmembrada y entregada como alimento a las sombras.
***
Elever trabajó sin descanso, durante varias horas, hasta que finalmente dejó a un lado su instrumental y se levantó lentamente.
-He hecho cuanto he podido -afirmó, agotado, antes de retirarse a dormir y dejar a Laela al cuidado de Aura.
Val se acercó al poco rato y se arrodilló junto a ella, mirando inquisitivamente a su cuidadora, que negó con la cabeza con tristeza.
-No puede morir.
-Ahora, está en manos del Señor.
-No puede morir. Es fuerte -repitió, pero cada vez que pronunciaba su letanía menos convencido lo hacía, como si la idea de que ella muriera fuera calando poco a poco en su corazón.
Laela suspiró y le dejó solo con Aura, para que pudiera despedirse. Sabía que sería duro para Val, que necesitaba aclarar muchas cosas, y que decirlas en voz alta, aunque ella no pudiera oírlas, le ayudaría a superar mejor la pérdida de la muchacha. Pero, aun así, era muy posible que él no superara la pérdida y que Lucifer contaría con una ventaja más al perder el grupo a su líder.
Val, una vez estuvieron solos, abrió por fin su corazón y dejó salir todo lo que tenía dentro, desde su amor por Atanasia hasta su dolor por su pérdida, su miedo a volver a amar y cómo ella había ido resquebrajando la armadura que había construido en torno a su corazón. Explicó detalladamente a Aura cómo se había sentido, por qué se había apartado de ella y cómo se sentía en ese momento, experimentando al acabar un gran alivio que pronto dio paso al arrepentimiento y al dolor por no haber expresado antes sus sentimientos.
No obstante, justo cuando empezaba a hundirse en la autocompasión, en un pozo del que dudaba que pudiera salir algún día, Aura abrió los ojos y esbozó una breve sonrisa antes de dormirse otra vez.
***
Kaal, tras escuchar junto a Erik cómo Val empezaba a disculparse frente al cuerpo de Aura y le abría su corazón, acudió al lado de Elidi, dispuesto a aclarar las cosas también con ella. No obstante, ésta, con su actitud indiferente y sus continuos cambios de tema, le indicó que no estaba para nada por la labor de escuchar lo que tuviera que decirle, lo que no le desanimó en absoluto.
Estaba en plena persecución de la joven por todo el campamento, intentando hacer que ella escuchara mientras le ignoraba visiblemente desempeñando una tarea tras otra, cuando se oyó el grito de Val:
-¡Elever! ¡Ha abierto los ojos!
Kaal se dio la vuelta e hizo amago de acudir junto a la enferma cuando oyó el resoplido de Elidi.
-Oye-
-Vete. Lo estás deseando -gruñó ella, con envidia indisimulada en la voz, y siguió con lo que estaba haciendo como si nada importara.
-No, no me voy a ninguna parte -respondió él-. Aura puede esperar y aún no he terminado aquí.
Entonces, por primera vez, Elidi le miró a los ojos y pareció dispuesta a escuchar.
***
-Es un milagro-dijo el curandero tras examinar a la joven, que dormía plácidamente. La herida se curaba rápido, y en unas pocas horas parecía que llevaba una semana sanándose.
-Entonces, vivirá -dijo Val, algo incrédulo e inmensamente feliz.
-Sí, eso parece. Nunca había visto nada igual -respondió el anciano. En ese momento, Aura volvió a abrir los ojos.
-Aura... -susurró Val dulcemente-. ¿Cómo te encuentras? -Ella sonrió débilmente e hizo el intento de mover la cabeza-. Aura, yo...
-Lo he escuchado todo -se esforzó por decir, aunque tenía la garganta seca. Elever le tendió una bota de agua para que bebiera y, cuando sació su sed, añadió-. Debemos hablar de ello, pero antes debemos tratar otros asuntos. Sé cómo debemos enfrentarnos a Lucifer.

---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

2 comentarios:

  1. ¡Muy bueno Déborah! Y, para ser escrito en poco tiempo, te quedó muy denso y lleno de emociones. ^^

    A ver qué dice Charo cuando se entere que le mataron a Azazel. xD No me esperaba que lo fueras a sacar de la historia tan rápido, aunque era obvio que iba a terminar mal. XD ¡Por fin hicieron las pases Aura y Val! Ya iba siendo hora, jolines.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Me ha gustado!
    Aunque muy en el fondo reconozco que tenía la esperanza de que Aura muriera, porque últimamente me había empezado a caer mal xD
    No sé qué me pasa con mi vena romántica, que ha desaparecido completamente en esta historia, pero cada vez que alguien habla algo sobre el amor me siento rara al leerlo. Aún tengo que asumir la relación abierta de Val y Aura jaja
    Igualmente me ha gustado mucho cómo lo has continuado, parece que de momento las cosas van bien :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.