Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

miércoles, 11 de julio de 2012

Bínubo

¡Hola a todos! Traigo el proyecto de este mes de la consigna del foro de Adictos a la escritura. Ésta vez, la palabra es Bínubo (casado por segunda vez) y me he ido a lo sobrenatural (cómo no). Por cierto, hablando de Adictos a la escritura, me han dado al premio a la comentarista más constante (espero mantenerlo, estoy leyendo muy poco a poco los proyectos pero no doy abasto) y me han dado una mención por veterana (no me he saltado ni un proyecto en dos años XD).
 Bínubo
Mara nunca se había sentido más atraída por un hombre, pero John era especial y, aunque por supuesto no estaba enamorada, le deseaba. No obstante, era una profesional ante todo y tenía sus reglas: no se acostaría con él si no sacaba nada de ello. Por eso, cuando se enteró de que era bínubo y que su ex-mujer deseaba vengarse su nueva esposa no dudó en ponerse en contacto con la despechada y acordar un precio por acostarse con él y grabarlo todo en video.
Preparó todo concienzudamente y esperó su oportunidad para quedarse a solas con John en su despacho, intentando tentarle y, al ver que no daba resultado, probando con una estrategia más directa. Sin embargo, él se desembarazó de ella al instante y la sacó de su despacho a empujones. Un brillo maligno apareció en las pupilas de Mara. No sólo había perdido el dinero, sino que era la primera vez en su carrera como súcubo que fallaba un encargo. No obstante, la cosa no quedaría así. La había rechazado porque amaba a su esposa y, cuando ella ya no estuviera en medio, sería pan comido acostarse con él. No estaba segura de que la ex-mujer decidiera pagarle el asesinato, pero sin duda disfrutaría con su venganza.
No había acabado de pensar ésto cuando un demonio de alto rango se plantó delante de ella y le lanzó una mirada de advertencia. Bajando la vista, desechó sus pensamientos y puso cara de disgusto. Nunca podía divertirse. Aunque, mirando de reojo al demonio que tenía delante, pensó que quizás podría convencerle de que le hiciera el trabajo sucio.
-Ni lo sueñes -dijo él. Tenía una voz muy sensual para ser tan poderoso y ella sonrió como una niña traviesa y coqueta-. Aunque supongo que puedo hacer que te quites de la cabeza a ese humano.
Mara sonrió y le condujo con sensualidad al almacén. Estaba segura de que hablaba en serio y, si no, de todos modos siempre estaba bien tener el favor de uno de los peces gordos.
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.