Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La muñeca.

miércoles, 13 de febrero de 2013

La imagen y reputación de un escritor en internet (4): algunas directrices básicas a seguir

Después de contar lo importante que es la reputación y los comportamientos perjudiciales en relación con los bloggers y con elresto del público, voy a hablar de otros casos que me parecen bastante acertados para mejorar la reputación. Por supuesto, esto no es una regla fija, cada uno tiene su sistema y cada cual debe cultivar su reputación a su manera, porque de otro modo se notará forzado y probablemente el público perciba disonancias.
1.-Ser educado.
Una respuesta educada puede ser la diferencia entre una reacción negativa y una reacción neutra. Además, aunque en principio el destinatario haya sido un maleducado no significa que nos tengamos que poner a su altura.
2.-Ser sincero.
Seamos realistas: ahora, más que nunca, todo se acaba descubriendo. Pongo un ejemplo muy sencillo pero que se repite habitualmente, sobre todo entre escritores:
-¿Vas a ir a la presentación?
-Sí, claro (por compromiso... porque no le apetece nada).
Se acerca el día y el que ha dicho que va decide que pasa del tema, y en vez de decir que no va porque no le apetece o porque tiene otro compromiso se inventa alguna como que está malo o que ha surgido algo urgente. Al día siguiente, el autor se pone a cotillear a su colega y se encuentra con mensajes tipo: me lo estoy pasando pipa en nosédonde, justo a la hora en la que se llevaba a cabo dicha presentación.
Eso, de cara a la imagen, es penoso. Igual que lo ve el autor al que han hecho la faena, lo ve la gente que conoce a ambos, porque por lo general ni siquiera son lo bastante listos como para dar la excusa en privado, sino que la hacen pública... al igual que acaban haciendo público lo que hacían realmente en vez de ir a donde se habían comprometido a ir.
3.-Ser lo más accesible y cercano posible.
Si te preguntan, responde. Si te piden algo, responde (aunque no aceptes dar lo que piden). Si alguien te comenta que ha leído tu libro y le ha encantado, razón de más para responder. Parece de cajón ¿verdad? Pues no hay manera. Algunos no son capaces ni de darle al me gusta si les mencionas de forma positiva porque te ha gustado su libro o algo similar.
4.-Ser agradecido.
Viene al hilo de lo anterior, pero es más extenso. No estoy hablando de que, por ejemplo si te hacen una reseña, cojas el enlace y lo pongas por todas partes (yo, personalmente, lo hago, porque me entusiasman esa clase de detalles, pero eso es cosa de cada uno)... pero lo mínimo es que visites dicho enlace y des las gracias, de forma pública o privada.
Otra cosa que no se puede hacer es negarte a hacer un favor tonto a alguien que te ha hecho un favor previamente. Hablo, entre otras cosas, de esos odiosos concursitos tan de moda de “quien más likes tenga gana” o “el relato al que más gente vote gana” (reniego de ellos y nunca participo: creo que para que sea justo hace falta el anonimato, y que tengas más poder de convocatoria no significa que seas el mejor). Si has importunado a tus contactos con una petición para que te voten, lo mínimo es que, cuando ellos te lo pidan a ti, no te niegues.
5.-Pensárselo dos veces antes de escribir las cosas.
Intentar ponerse en la mente de otras personas es fundamental para evitar malos entendidos.
Un ejemplo tonto: estudiando las teorías de la irracionalidad de Ariely (muy curiosas, por cierto), se me ocurrió comentar en twitter: “La gente es tonta XD”. Iba a pulsar el botón publicar cuando lo releí y me di cuenta de una cosa: aunque me estaba refiriendo a las teorías, fuera de contexto puede interpretarse de cualquier forma. Si no lo hubiera pensado antes de publicarlo, cualquiera que lo leyera podría pensar que me refería a alguien en particular.
También he encontrado casos en los que se hace esa clase de comentarios sólo para obtener respuesta y que alguien te mencione y pregunte ¿Por? Es un error. Puede que algunos se interesen y lo hagan, pero muchos otros se darán por aludidos y se ofenderán.
6.-Aceptar las críticas (razonadas) con dignidad.
También parece obvio, pero muchos no se aplican el cuento. En mi caso, nunca me he encontrado con una crítica negativa de mis novelas pero de mis relatos... alguno que otro ha recibido un varapalo. Sé lo que se siente: te cabreas. Pero si luego reflexionas y lees el razonamiento con calma, te darás cuenta de que se da uno de estos dos supuestos:
A) No le ha gustado porque no le gusta el género o el estilo de escritura que usas. No puedes cabrearte por eso... aunque sí puedes hacerle notar (con educación y buen rollo, en privado) que, si no le gusta el género, no ha elegido la lectura más apropiada.
B) Tiene razón. Estas son las mejores, porque se aprovechan para que en el futuro no vuelva a pasar.
7.-Ser coherente. Ser uno mismo.
Lo dicho: si no eres coherente, algo sonará forzardo y a la gente le rechinará.
Por ejemplo, en mi caso tengo que reconocer que soy excesivamente sarcástica y que suelo tener mal pronto. La gente que me conoce personalmente lo sabe y es inevitable que, en mis comentarios en redes o en mis blogs, salga a relucir mi carácter. De modo que no puedo, en aras de tener una buena reputación, hacer comentarios o actuar de forma contraria a mi personalidad, porque de ser así se percibirán disonancias. Lo que sí puedo hacer es contar hasta tres y suavizar ese sarcasmo en caso de considerarlo necesario, para evitar malas interpretaciones o provocar reacciones negativas a algo inocente o sin mala intención, pero nunca fingir ser quien no soy o contradecirme para ganarme a distintos públicos.
8.-No intentar abarcar más de lo que puedes: modera tus compromisos.
Me he encontrado con algunos autores que pretenden estar en todo y hacerlo todo, de modo que se comprometen a realizar cosas que no pueden cumplir. Queda mejor decir "no puedo" que decir "cuenta conmigo" y que luego te eches atrás o hagas las cosas a medias y mal.
9.-Avisar de tus ausencias.
No hace falta que des motivos, pero si vas a ausentarte unas semanas o vas a estar poco activo lo suyo será que avises, para que la gente no espere un feedback por tu parte que no se va a producir.
10.-Manejar a los detractores, a los trolls y a los individuos que tienen algo contra ti con elegancia.
Si entras al trapo, quedarás igual de mal que ellos. Si no lo haces, acabarán por aburrirse y te dejarán en paz, quedando tu reputación intacta. Me vienen a la mente varios ejemplos recientes, tanto de los que lo han hecho como de los que no. Los que os mováis mucho por la blogosfera sabréis a quiénes me refiero. Aunque si no lo sabéis no pasa nada, el concepto está bastante claro...
11.-Tratar a los que quieren aprovecharse de tu éxito, tus contactos o tu reputación con mano firme, pero sin ensañarse.
-Mira, acabo de sacar un libro y me harías un favor si lo promocionases entre tus lectores.
-Hola, pues verás, no hago ese tipo de cosas, ni siquiera te conozco y sería injusto para mis lectores que te promocionara así por las buenas. Mucha suerte.
Así de fácil. No les das lo que quieren, pero no eres grosero. Tampoco es plan de decirle: “ni de coña, majo, búscate la vida” y luego encima pasarse tres pueblos con esa persona. Es posible que, en un tiempo, esté en posición de devolverte el ensañamiento.
12.- Aporta algo. Que no todo gire a tu alrededor:
No estoy diciendo que generes contenidos nuevos, sino que, si te topas con ellos y los consideras lo bastante interesantes, los compartas. A la gente le suele aburrir ese yo-yo-yo constante de ciertos autores, pero si les muestras algo interesante (siempre que no te apropies de ello) estarán mejor predispuestos a seguir lo que dices.

Y hasta aquí el especial reputación. Como ya he dicho, es un concepto intangible y no tiene reglas fijas, pero espero que estos pequeños consejos, muchos de sentido común, os sean de ayuda.

5 comentarios:

  1. hola! una pegunta: que piensas de esto:
    había un blog de descargas de libros gratuitas con 1700 seguidores aproximadamente... y en el blog subieron un libro para descargar y la autora se enojo e hizo que cerraran el blog, y ahora tiene 1700 personas que la odian con toda su alma.
    Recibió miles de comentarios en su blog, algunos de odio y otros que explicaban algunos puntos buenos de la existencia de esos blogs de descargas gratuitas(no todos los libros llegan a todo el mundo o son costosos, e incluso es propaganda gratis para autores no conocidos), pero ella dice que la piratería simplemente es ilegal.
    Ahora los que sabemos que autora fue no estamos dispuestos a leer ninguno de sus libros... generó enojo lo que hizo.... me interesa tu opinión!
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Una genial entrada, y con razón. Me han gustado la serie de posts sobre la reputación. Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te haya gustado, Angy ^^
    @anónimo. A ver. La piratería es un tema espinoso. Hay que tener en cuenta muchos puntos de vista, e intentaré exponerlos todos:

    Yo soy partidaria de lo gratis (mis propios libros están gratis por todas partes y, si lees mis reseñas, descubrirás que como el 30% de los libros los adquirí descargándolos "ilegalmente") pero también hay que tener en cuenta el punto de vista de la autora y de la editorial, si la tiene.

    En primer lugar, escribir un libro lleva mucho tiempo (muuuucho, te lo digo por experiencia).
    En segundo lugar, publicar un libro, aunque sea en electrónico, conlleva muchos costes: tienes que pagar un corrector ortogramatical (para que te hagas una idea, vienen cobrando 4-6€ por página, y no precisamente con interlineado simple), un maquetador, un diseñador de portada (también una pasta)... por no hablar del porcentaje que se queda la editorial y la plataforma de venta.
    En definitiva: la editorial (o la autora) han hecho una inversión y quieren amortizarla. Que no se den cuenta de que es viable amortizar ese dinero dejando que algunos lo descarguen gratis es otro tema (bien es verdad que han podido hacer sus cuentas y que no les salgan como a mí).

    En cualquier caso, todo el mundo que tiene un blog de descargas gratis (y que descarga gratis) tiene que comprender ese punto de vista.

    Algunos autores escribimos y publicamos por diversión (yo incluida), siendo nuestro objetivo que nos lean... y algunos escriben para ganar dinero, siendo su objetivo que les compren.
    Lo que quiero decir con esto es que la actitud de la autora hacia las descargas "ilegales" es totalmente legítima.

    Pero ahora pasamos a otra parte: la forma en que manifestó esa actitud. Existen muchas fórmulas para que el autor reclame: puede pedir amablemente al propietario del sitio que quite el link, puede contactar con CEDRO o la SGAE para que elimine dicho link... pero si directamente cogió y denunció el blog para que lo cerraran, en mi opinión quizás fue un poco demasiado lejos.

    No obstante, no conozco la historia completa: si el propietario del blog se negó a quitar el enlace o lo resubió cuando lo eliminaron, o algo similar... la autora estaba acorralada y por tanto hizo lo único que podía hacer para defender su causa.

    Y pasamos a un último punto: lo primero, decir que uno no descarga ilegalmente, sino ilícitamente. La piratería sólo es ilegal si hay ánimo de lucro... y eso, por tanto, afecta al que facilita el enlace de descarga, siempre que tenga publicidad en su sitio. Esto es importante.
    En cualquier caso, y aquí es donde entra el párrafo anterior sobre la piratería... no se puede cerrar un sitio web si el propietario no se lucra de esas descargas. Lo cual me lleva a pensar que el blog que dices tenía publicidad, en cuyo caso es un poco injusto ¿no te parece? Vosotros lo descargabais gratis, salíais beneficiados. El propietario del blog sacaba pasta por la publicidad. Y la autora, que es la que realmente se tendría que lucrar, porque es la que había hecho la inversión (o su editorial)... se quedaba sin un euro.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me ha encantado y sorprendido este post a partes iguales.
    Pienso que más de un escritor/escritora del panorama actual podría pasarse por ese pequeño rinconcito tuyo y leerlo. No les vendría de más. A veces, y por desgracia, hay muy escritores que dejan mucho que desear en su forma de dirigirse a la gente. Cosa que a mí, particularmente, me ahuyenta, consiguiendo que no sea todo lo objetiva que debería ser al leer sus libros después.

    Muchas gracias por el post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.