Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

domingo, 4 de mayo de 2014

Los amores de su vida

Este relato lo escribí hace muchísimo tiempo para un concurso. No gané, pero quedé "seleccionada" para participar en la antología, con la condición de que aportara 60€, que se me devolverían en forma de 12 ejemplares. Dado que me olía a chamusquina (¿5€ como coste unitario para una antología de microrrelatos que probablemente no llegara a las 100 páginas? No cuela... Además ¿para qué quería yo tantos ejemplares?) decidí declinar su oferta y el relato se perdió en una maraña de archivos... hasta hoy.
Los amores de su vida
Siempre había sido una persona que se enamoraba con facilidad, no podía evitarlo. Pero no era tan fácil dejar de amar, y mucho menos cuando su amor era correspondido. Así que nunca se planteó la posibilidad de ser monógama, y decidió mantener varias relaciones a la vez, sin que ellos lo supieran en ningún momento.
Primero estaba Martín, su marido, con el que había compartido su vida desde el instituto. Luego estaba Pierre, del que se había enamorado durante su viaje de erasmus y con el que se veía siempre que tenía que viajar a Francia por trabajo, manteniendo entre tanto una relación a distancia por e-mail. Tampoco había podido renunciar a Mario, su compañero de trabajo, también casado y atrapado en un matrimonio sin futuro, con el que mantenía un apasionado affaire. Y, por supuesto, estaba Bruno, su amigo gay, que al final había resultado ser bisexual y sentir algo profundo por ella.
Estaba realmente estresada, porque compatibilizar tantas relaciones en su día a día la dejaba el tiempo justo para dedicarlo a sí misma, y cada vez se sentía más vieja y fea, menos capaz de resultar atractiva a sus hombres. Vivía con miedo a perderles, a no ser capaz de contentarles, pero estaba atrapada en su maraña de relaciones y no veía qué podía hacer, pues era impensable que ellos comprendieran.
Ellos lo notaban y no podían evitar preocuparse, pero no conseguían que les abriera lo suficiente su corazón como para confesar. Finalmente, pasó lo que tenía que pasar: ellos supieron de los otros y no pudieron soportarlo, así que escribió cuatro cartas y las envió a sus cuatro amores, se encerró en la cocina y ató los dos extremos de una cuerda a su cuello y la lámpara del techo. Quizás aprendieran a perdonarla. Quizás, una vez en el cielo, ellos pudieran comprender y aceptar que su amor no era exclusivo.
---------------------------- 
Follow on BloglovinTodas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.