Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Últimos relatos: Un embuste necesario.

jueves, 17 de agosto de 2017

Un #embuste necesario #palabrasolvidadas #baladí #encandilar #encamarse #batiburrillo #cachivache

Otro relato con varias palabras olvidadas, esta vez me he superado. Escogí baladí (De poca importancia), encandilar (Impresionar a alguien muy grata o profundamente), Encamarse (Acostarse. Mantener una relación sexual con otra persona), batiburrillo (Mezcla desordenada de cosas que no guardan relación entre sí), cachivache (Cosa rota o inservible) y embuste (Mentira disfrazada con artificio).

palabras baladí, encandilar, encamarse, batiburrillo, cachivache y embuste
Palabras diseñadas por @FedeNarbón, @brunospagnuolo, @SoniaF, @somawer-@carlosruano, @rodrigo y @lcuni.
Un embuste necesario
El aventurero se había traído de sus viajes un cofre del tesoro que tenía escondido en el desván, al que no permitía subir a nadie, o al menos eso era lo que se decía por ahí. Para alguien con deudas hasta las orejas, no era cuestión baladí: al contrario, era la solución a todos sus problemas. 
Así pues, hizo lo que pudo por encandilar a la feísima hija del aventurero y encamarse con ella en un lugar donde resultaba fácil que les descubrieran y, tal y como esperaba, en cuanto el hombre se enteró, le obligó a casarse con su chica a punta de escopeta.
Una vez convertido en hijo político del aventurero, todo era cuestión de envenenarle para que su esposa fuera la legítima propietaria de la casa, pero no hizo falta, porque el hombre, a los pocos días de la boda, sufrió un ataque al corazón. Lo primero que hizo tras el entierro fue correr al desván para ver el tesoro pero, cuando abrió el cofre, solo encontró un batiburrillo de baratijas, recuerdos y algún cachivache sin valor. Se puso como una fiera y preguntó a su esposa dónde estaba el tesoro, pero ella le aseguró que no había tal cosa y, creyendo que mentía y que no quería decírselo, comenzó a estrangularla.
Por suerte, el aventurero estaba cerca y se lo quitó de encima con un golpe terrible que le partió el cuello. Ella se quedó mirando, con los ojos muy abiertos, el cadáver de su esposo.
-¿Ves como era necesario el embuste? Ese solo quería el tesoro -dijo su padre, que había convencido a su hija para que ambos fingieran su muerte en cuanto vio la bolsita de veneno que guardaba su yerno.
Ella asintió en silencio, aunque en el fondo no le importaba demasiado. Él había fingido para tener acceso al tesoro, ella, para dejar de ser una solterona y tener a alguien a quien amar. Ahora que estaba embarazada, poco le importaba nada más. Casi mejor, de hecho. Las viudas disfrutaban de mucha libertad.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

sábado, 12 de agosto de 2017

¿Qué quieres leer este verano?


--------------------------------------------------------------------------------
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

jueves, 10 de agosto de 2017

Un sábado por la tarde (vcmr)

Tercer relato con las palabras que recibí en el último Vuestras consignas, mi relato. Para ver los que ya están hechos y los que me quedan podéis entrar aquí. Este relato debía estar compuesto de cuatro palabras: casa, viento, cactus y ornitorrinco. Y esto es lo que salió:

 Un sábado por la tarde

La casa se mecía con el viento y fantaseó con que un tornado se la llevara lejos, con ella dentro, como si fuera una Dorothy moderna. Pero no, iba a ser demasiado pedir que algo la sacara de esa vida anodina en la que lo mejor que tenía que hacer un sábado por la tarde era regar su cactus y ver un documental sobre un ornitorrinco.
De pronto, sus plegarias fueron escuchadas cuando el árbol de su jardín se derrumbó sobre el jardín del vecino y, aunque hacía un tiempo terrible, este salió de su casa y llamó a su puerta con el objetivo de reclamar que arreglara la valla y le comprara un nuevo buzón. 
Ella le observó mientras refunfuñaba: era demasiado mono para estar solo y aburrido en casa un sábado por la tarde. De pronto, se sintió mejor y se echó a reír, dejándole de lo más desconcertado.
—¿Quieres pasar a tomar algo? —le preguntó. Él apenas lo dudó un instante antes de decir que sí. 
Horas después, se reían juntos de su soledad y la ahuyentaban con un beso que sería el primero de muchos más.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

jueves, 3 de agosto de 2017

El #bravucón #palabrasolvidadas #apremio #anonadado #dantesco #deleznable

 Un nuevo relato con palabras olvidadas. Me aburro si lo hago solo con una, así que he intentado meter todas las posibles en un único relato. Al final cogí bravucón (Esforzado o valiente solo en la apariencia), Apremio (Acción y efecto de apremiar (dar prisa, compeler a alguien a que haga algo con prontitud)), Anonadado (Que manifiesta estar abrumado o muy desconcertado), Dantesco (Dicho especialmente de una escena, una imagen o una situación: Que causa espanto) y Deleznable (Despreciable, de poco valor).
palabras olvidadas bravucón, apremio, anonadado, dantesco, deleznable
Palabras diseñadas por @brunospagnuolo, @rodrigo, @arigola, @jmherrera y @JordiIglesias

 El bravucón

Tomás era un bravucón que se pegaba la gran vida como matón de una taberna. Los tirillas que la frecuentaban no se atrevían ni a toserle, así que no había problema para controlarles: bastaba con su fama y una mirada de irritación para bajarle los humos a cualquier parroquiano que se pusiera un poco gallito.
Tenía, además, un truco muy eficaz para mantener su estatus intacto: siempre madrugaba, bajaba varios kilómetros hacia una pequeña loma desde la que se veía el camino por el que todos los viajeros llegaban al pueblo y, cuando veía que se acercaba un tipo duro, corría de vuelta a la taberna para avisar al dueño de que ese día no iba a trabajar.
Por supuesto, el truco no podía ser infalible y tarde o temprano tenía que fallar. Un día, uno de los tipos duros a los que evitaba elegantemente se volvió tan violento que el dueño de la taberna mandó llamar a Tomás aun cuando fuera su día libre. La camarera que había ido a buscarle estaba tan nerviosa que simplemente le dijo con apremio "Ven conmigo, te necesito" antes de tirar de él para que la siguiera. 
Tomás, anodadado por la interrupción de su noche de borrachera, dedujo que por fin, tras años de insinuaciones, le llevaba a su casa para que tuvieran una noche loca y, cuando quiso darse cuenta de su error, ya estaban a las puertas de la taberna. Al abrirlas, se tuvo que enfrentar a un espectáculo dantesco: varios hombres yacían en el suelo con las extremidades en ángulos extraños y uno colgaba de la lámpara del techo mientras el hombre de cuyo enfrentamiento había huido permanecía en el centro de la estancia, con el ansia de sangre insatisfecha. Por supuesto, nada más ver a Tomás, la atención del matón se centró en él y los ojos del violento brillaron por el anticipo. 
Fue el momento cumbre de la carrera de Tomás: todos le miraron esperanzados y él, en un acto deleznable, empujó a la camarera contra su adversario para despistarle y salió por patas.
Nunca llegó a saber lo que pasó en la taberna después de su marcha, pues corrió hasta su casa, hizo su macuto y se marchó del pueblo. No paró su huida en varios días y, cuando ya estuvo a suficientes kilómetros de distancia, entró en la primera taberna que encontró. Al ver que no tenían matón particular, se puso a fanfarronear. Era lo que mejor se le daba, seguro que le contrataban como matón.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin