Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

jueves, 19 de octubre de 2017

Relato breve: El novio fantoche

Nuevo relato corto con el reto de escritura creativa Palabras olvidadas. En este caso he usado las palabras Hecatombe (Desgracia, catástrofe), Guirigay (Gritería y confusión que resulta cuando varios hablan a la vez o cantan desordenadamente), Gentileza (Urbanidad, cortesía), Fetén (Bueno, estupendo, excelente) y Fantoche (Persona grotesca y desdeñable).

El novio fantoche

palabras olvidadas
Palabras diseñadas por @brunospagnuolo, @ferranlafu, @brunospagnuolo, @Dbrtlms, @dbartolomes
El nuevo novio de su hija era un auténtico fantoche, pero Manuela se esforzaba por tratarle con gentileza y no se atrevía a decirle nada, pues sabía que su reacción a la desaprobación sería aferrarse a él con más fuerza. No obstante, estaba claro que el resto de la familia saltaría en cuanto le conocieran, por lo que Manuela predijo una auténtica hecatombe cuando la niña le dijo que le traería a la comida de Navidad. No obstante, no quería ser ella quien se lo dijera, así que se limitó a responder, con una sonrisa forzada:
-Fetén.
Por supuesto, sus predicciones se cumplieron: el fantoche no llevaba diez minutos en la casa y ya había ofendido a media familia. No obstante, gracias a sus advertencias, todos se contuvieron hasta que él comenzó a quejarse por la poca variedad de platos que había en la mesa. Entonces estallaron al unísono y se montó un auténtico guirigay, en el que el fantoche mostró lo peor de sí mismo hasta que su novia le arrastró hasta la puerta y se marchó con él.
-Dios mío, ahora se casará con ese imbécil, solo por llevar la contraria -dijo Manuela, y todos los miembros de la familia la miraron con cara de pánico e intentaron justificarse: podían aguantar cualquier tontería, pero que se metieran con ella, después de todo el esfuerzo que había hecho para que la comida fuera perfecta, no lo habían podido tolerar.
Entonces, la puerta se abrió y apareció su hija... sin el fantoche.
-Lo siento mucho -dijo ella-. Menudo cretino, y vosotros aguantando por no molestarme...
Manuela abrazó a su hija, por fin estaba madurando. Luego, mandó a todos volver a la mesa: lo que quedaba estaba un poco frío, pero podían ir acabándolo mientras sacaba del horno los deliciosos postres que, por un momento, había temido que se quedaran sin disfrutar.

Sigue escriboleeo en Bloglovin
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.