Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

sábado, 13 de enero de 2018

Sin arrepentimientos. Relato breve del reto palabras olvidadas

Nuevo relato breve con el reto de escritura creativa Palabras olvidadas, en este caso usé Paupérrimo (Superlativo de pobre), Picaflor (Hombre enamoradizo y galanteador) y Potosí (Riqueza extraordinaria).

Sin arrepentimientos

palabras olvidadas
palabras diseñadas por @carlosruano, @SoniaF y @somawer,
Mara estaba enamorada de Pedro, un hombre de clase baja con gran empuje e inteligencia, pero el estado de la hacienda de su familia solo podía calificarse de paupérrimo y se veía presionada para coquetear con Alejandro, un picaflor que no tenía más mérito que haber heredado un paquete de acciones que valía un potosí
Intentó hacer caso a su familia sin dejar de ver a su amor a escondidas, pero pronto se encontró con un ultimátum por parte de Pedro. A pesar de que el sentido común y su familia la inclinaban hacia Alejandro, siguió su corazón y se marchó con su amado. Por supuesto, eso tuvo consecuencias: su familia cortó todo contacto con ella y se vio obligada a dejar su vida entre algodones y a trabajar para conseguir un estilo de vida digno
Cuando, años después, se enteró de la muerte de su madre y fue al entierro, respondió a las preguntas de todos, que solo hablaron con ella para fardar de su buena posición, con un:
—No me arrepiento: soy feliz, ya que amo a mi marido, tengo un trabajo honrado que me deja suficiente tiempo para dedicarme a mis aficiones y llevamos una vida sin lujos pero cómoda. 
Pronto se enteró de que eran todo apariencias: su hermana, en la que había recaído el dudoso honor de seducir a Alejandro, se había casado con él para descubrir que era aficionado al juego, con lo que habían perdido su fortuna en poco tiempo. Desde entonces, tanto la pareja como su padre y su ya fallecida madre se habían dedicado a trapichear para seguir pareciendo lo que no eran. 
Mara se quedó poco rato después del entierro y en cuanto les perdió de vista sonrió: sabía que las preguntas se habían debido a un interés material y no a uno real, así que había mentido un poco. Sí que era feliz y sí que trabajaba, pero sin necesidad, ya que su inteligente marido se las había ingeniado para conseguir, a base de trabajo duro, toda una fortuna. No obstante, si se enteraban intentarían  acercarse a ella y robarle toda su fortuna, por eso les había dicho que no tenía mucho; así ni se molestaban en poner sus miras en ella y podía vivir tranquila.
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.