Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

jueves, 22 de febrero de 2018

Relato breve: Padre e hija (vcmr)

Último relato corto con las palabras que me mandasteis en el último reto de escritura creativa Vuestras consignas, mi relato. El primero (Pequeños fósiles) y el segundo (El nido de libros) ya los podéis leer en estos enlaces. Y quedaba hacer un relato breve con las palabras comida, gracias y café.

Padre e hija

La camarera retiró el plato de comida y le sirvió el café. Él le dio las gracias de forma mecánica y siguió a lo suyo sin prestarle atención. No se sintió decepcionada por no haber sido reconocida, más bien estaba aliviada al confirmarse sus sospechas: su padre no veía a nadie a no ser que le interesara, y solo le interesaba la gente de postín, de modo que, como todos los sirvientes y trabajadores de bajo rango, era invisible para él. Así pues, nunca la encontraría, aunque la tuviera delante y apenas hubiera cambiado algunos pequeños detalles de su aspecto. Mejor: no la obligaría a regresar a esa jaula de oro de la que escapó hacía ya meses.
Su padre la miró de reojo cuando ella no se daba cuenta y se quedó pensativo, sin saber qué hacer. Había pensado que su niña reaccionaría al verle, pero se había comportado como si fuera un cliente más y no tenía ni idea de cómo abordarla para pedirle perdón, para decirle que la quería de vuelta, siendo ella misma sin restricciones ni reglas absurdas para hacerla prosperar. Estuvo a punto de levantarse y decírselo sin más, pero la veía tan segura de sí misma, tan plena y tan feliz, que tuvo miedo de estropearlo todo y que se quedó ahí paralizado, acabándose su bebida, antes de marcharse precipitadamente.
Desde ese día, veló por ella sin dar a entender que conocía su secreto, convirtiéndose en cliente habitual del restaurante e intentando que la conversación cortés de tomar el pedido y dar las gracias fuera cada vez más larga. Iba lento, pero no daría pasos en falso: le demostraría poco a poco que su marcha le había cambiado y que todo sería distinto cuando ella decidiera, por fin, desvelarle que era su hija perdida y regresar a su lado.

Sigue escriboleeo en Bloglovin
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.