PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

martes, 31 de julio de 2012

Escapada al castillo. Microrrelato.

 Hoy no he cumplido el reto por una sencilla razón: he estado toda la mañana fuera, en el Museo del Romanticismo, y acabo de llegar a casa. Total, que sólo he podido escribir en el metro y en el bar. En total, he hecho...
  1. Dos microrrelatos que ocupan poco más de media página (uno en la ida y otro en la vuelta del metro)
  2. Dos páginas de Diltania 2. He llegado a la batalla final, esto se acaba. Apenada en parte, pero será un alivio acabar con esta novela y con la historia después de tantísimo tiempo..
Total: 2,5 páginas. Más las 1,5 que hice de más ayer, me queda sólo 1 página por compensar (que probablemente haré mañana). Y aquí os dejo uno de los micros que hice hoy:


Escapada al castillo
Quería ser una prinesa y por eso se escapó de casa y se mudó al castillo. Lo había visto por dentro durante una visita guiada y ya sabía dónde dormir: en la suite real. Lo que no había previsto era que estuviera tan oscuro. O los ruidos extraños. Aún así, se mantuvo en sus trece hasta que vio al fantasma. De pronto, ser una princesa ya no era tan atractivo y corrió de vuelta a la seguridad de su casa.
El guardia de seguridad se quitó la sábana, divertido. Todos los años, a alguna niña del pueblo se le ocurría la brillante idea de ser princesa y vivir en el castillo. Por suerte, a las futuras princesas les daban miedo los fantasmas.
--------------------------------------------------------------------------------- 

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 
 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

lunes, 30 de julio de 2012

Hibernación. Maratón de escritura: día 2

  Hoy he hecho...
  1. Un microrrelato (más abajo): unas pocas líneas
  2. Acabé el capítulo 15 de mi novela romántica, cuatro páginas en total. 
  3. Dos páginas y unas cuantas líneas de Diltania 2. A mano, dado el tamaño de mi letra, calculando por lo bajo, son más o menos lo mismo a ordenador.
Total: 6,5 páginas (las páginas extra compensarán las pocas que haga mañana, ya que me será imposible acabar la maratón porque tengo la mañana ocupada.
Y aquí tenéis el relato de hoy. Ha salido un poco raro, pero bueno.
Hibernación 
El niño odiaba el invierno y decidió seguir el ejemplo de los osos, hibernando. Así que sacó toda la comida de la nevera y de los armarios, la acumuló en su habitación y se dispuso a dormir durante meses. No obstante, se despertó de la siesta un par de horas después, sin nada de sueño, y se aburría en la cama, así que decidió que debía comer, pero no tenía hambre. Y decidió que él era un animal más civilizado que un oso, así que no pasaba nada si jugaba con sus juguetes. Pero claro, dos horas jugando con ellos era demasiado aburrimiento, por lo que intentó dormir de nuevo, sin éxito. Al final de la tarde, estaba empezando a pensar que, si los humanos no hibernaban, era por algo. Fue entonces cuando entró su madre y se puso como una fiera por el desorden, por vaciar la nevera y la despensa y por no haber hecho los deberes. No, definitivamente los humanos no estaban hechos para hibernar.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

domingo, 29 de julio de 2012

Relato: El reloj metafórico

 Hoy he hecho...
  1. Un microrrelato (más abajo): unas pocas líneas
  2. Cuatro páginas menos unas pocas líneas de Viajera interdimensional.
  3. Una página justa de la novela romántica.
Total: cinco páginas justas.

Y aquí tenéis el relato de hoy. Curiosamente, es el primero que escribo y que se ajusta punto por punto a la realidad. No obstante, la realidad es tan surrealista que me pareció una idea fantástica para hacer un relato. El reloj del que se habla existe realmente y tiene ese fallo en la programación de verdad (mi madre pensó que estaba loca hasta que lo comprobó por sí misma, y luego la señora de la tienda nos miró como si estuviéramos chaladas hasta que lo probó). Lo único que no sale en el micro, y lo cuento como anécdota, es que todos los modelos de esa marca tienen el mismo defecto, porque ayer lo cambiamos y por la tarde, al probarlo, ocurrió exactamente lo mismo. XD.

El reloj metafórico

Compró su despertador dos meses antes de las vacaciones y funcionaba perfectamente hasta que las cogió y decidió desactivar el modo alarma. Para su sorpresa, cuando dejaba ese botón en off, cada treinta segundos el minutero subía, por lo que nunca daba la hora exacta. Sonriendo, no pudo dejar de apreciar lo cercano a la realidad que era ese extraño error en el software del reloj: el tiempo siempre pasa más rápido cuando estás de vacaciones y no tienes que poner el despertador cada mañana. No obstante, en cuanto abrieron la tienda se presentó con el reloj para que se lo cambiaran. Una cosa era que fuera verdad y otra muy distinta tener un estúpido cacharro estropeado e inútil para recordárselo.

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 
--------------------------------------------------------------------------------
 

¡Maratón de escritura! Objetivos

Hoy empieza la tercera maratón de escritura organizada por Maga de Lin. Las reglas no pueden ser más básicas: escribir cinco páginas a letra 12 de lo que sea. Dado que mi contrato de prácticas acabó el viernes y estoy más o menos de vacaciones (ahora toca ir al bar, esto es un infierno) puedo permitirme participar y puede que hasta cumpla los objetivos. Estos son mis objetivos para este maratón:
  • Avanzar (o incluso terminar) mi novela romántica. La historia está en una parte complicada, así que no está claro si la lograré acabar para esta maratón
  • Avanzar (o incluso terminar) con la segunda parte de Diltania. Para el que no lo sepa, la primera parte Diltania: El legado de Aliene, es una novela de fantasía que terminé hace cosa de un año y que sigue en el cajón porque me da pereza ir hasta Madrid para registrarlo en la propiedad intelectual y luego ir hasta el tío de las fotocopias y a correos para mandarlo a las editoriales. A ver si este verano me encuentro con ganas un día...
  • Seguir con la segunda entrada y posteriores de la segunda parte de Atrapada en otra dimensión, que se titulará Viajera interdimensional 2: Viajera interdimensional (qué original, Déborah...)
  • Como siempre, intentaré hacer todos los días un microrrelato para amenizaros la entrada de seguimiento de la maratón.
  • Hacer algún relato para algún concurso. Hace mucho que no mando nada a ningún sitio, y me temo que es por pura pereza también. Con tan poco tiempo libre, a una no le apetece andar buscando concursos literarios por la red...
Y no me enrollo más, porque si no no empiezo y esta tarde he quedado.

miércoles, 11 de julio de 2012

Bínubo, un relato sobrenatural

premio¡Hola a todos! Traigo el proyecto de este mes de la consigna del foro de Adictos a la escritura. Ésta vez, la palabra es Bínubo (casado por segunda vez) y me he ido a lo sobrenatural (cómo no). Por cierto, hablando de Adictos a la escritura, me han dado al premio a la comentarista más constante (espero mantenerlo, estoy leyendo muy poco a poco los proyectos pero no doy abasto) y me han dado una mención por veterana (no me he saltado ni un proyecto en dos años XD).

 Bínubo

Mara nunca se había sentido más atraída por un hombre, pero John era especial y, aunque por supuesto no estaba enamorada, le deseaba. No obstante, era una profesional ante todo y tenía sus reglas: no se acostaría con él si no sacaba nada de ello. Por eso, cuando se enteró de que era bínubo y de que su ex-mujer deseaba vengarse de su nueva esposa no dudó en ponerse en contacto con la despechada y acordar un precio por acostarse con él y grabarlo todo en video.
Preparó todo concienzudamente y esperó su oportunidad para quedarse a solas con John en su despacho, intentó tentarle y, al ver que no daba resultado, probó con una estrategia más directa. Sin embargo, él se desembarazó de ella al instante y la sacó de su despacho a empujones. Un brillo maligno apareció en las pupilas de Mara. No solo había perdido el dinero, sino que era la primera vez en su carrera como súcubo que fallaba un encargo. No obstante, la cosa no quedaría así. La había rechazado porque amaba a su esposa y, cuando ella ya no estuviera en medio, sería pan comido acostarse con él. No estaba segura de que la ex-mujer decidiera pagarle el asesinato, pero sin duda disfrutaría con su venganza.
No había acabado de pensar esto cuando un demonio de alto rango se plantó delante de ella y le lanzó una mirada de advertencia. No tenían permitido intervenir de esa forma. Bajó la vista, desechó sus pensamientos y puso cara de disgusto. Nunca podía divertirse. Aunque, mirando de reojo al demonio que tenía delante, pensó que quizás podría convencerle de que le hiciera el trabajo sucio.
-Ni lo sueñes -dijo él. Tenía una voz muy sensual para ser tan poderoso y ella sonrió como una niña traviesa y coqueta-. Aunque supongo que puedo hacer que te quites de la cabeza a ese humano.
Mara sonrió y le condujo con sensualidad al almacén. Estaba segura de que hablaba en serio y, si no, de todos modos siempre estaba bien tener el favor de uno de los peces gordos.

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 

jueves, 5 de julio de 2012

Relato: Sequía

  Nuevo proyecto de Comienza una historia, esta vez en base a un corto: La maison en petit cubes (Tsumiki no ie), de Kunio Katō. No he tenido mucho tiempo y ha salido una cosa un poco rara y muy corta, pero bueno... Las musas no siempre acompañan.

Sequía

Según la inundación iba remitiendo, la ciudad comenzó a aparecer entre las aguas y la gente de las balsas decidió que era hora de regresar cuando quedaba poco para que se viera el suelo. Había pocos edificios que hubieran llegado a ser lo bastante altos como para que sus habitantes pudieran vivir en ellos, e incluso esos habían estado a punto de desaparecer cuando la inundación había llegado a su punto álgido. Ahora parecían enormes monumentos, y la gente de las balsas había decidido respetarlos, en honor a aquellos que los construyeron. Pero los niños sentían una gran atracción por esos edificios y un pequeño grupo de ellos decidió subir al más alto de todos. Tardaron varias horas en llegar a la cúspide, esperando encontrar algo impresionante, pero solo encontraron una estancia llena de recuerdos y un esqueleto sentado frente a una mesa con dos copas vacías.