PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

jueves, 21 de marzo de 2019

Un cambio de perspectiva, relato corto

En esta ocasión nadie me dijo palabras para hacer el relato corto 😞, de modo que he utilizado un generador de palabras aleatorias para hacer el texto. Y esto es lo que salió:

Un cambio de perspectiva

No le gustaba nada su vida. Ese mes se le acababa el contrato de alquiler del antro de piso que tenía y había decidido no renovarlo. Estaba harta de la contaminación y odiaba la ciudad y su trabajo de oficinista, así se mudaría a un pueblo y empezaría de cero una nueva vida idílica trabajando la tierra. 
No tardó mucho en hacer la mudanza, porque no tenía muchas pertenencias, apenas algunas alhajas, algo de ropa y unos pocos aparatos electrónicos que no tardó en embalar y en meter en cajas con una pegatina indicando el contenido. Luego, partió con su coche destartalado rumbo a su nueva vida.
No obstante, nada más entró en su nueva casa, se dio cuenta de que esa vida no era para ella. Se había colado un ratón y, en cuanto se fijó un poco, vio bichos por todas partes, aunque había contratado a un servicio de limpieza que la había dejado impoluta. Y sus aparatos electrónicos de nada servían en un lugar con tan mala cobertura, mejor ni hablar de la carencia de wifi. Además, en su primer día de trabajo como jornalera se dio cuenta de que no había nada de idílico en trabajar la tierra: era sucio, agotador y mal pagado. Por no hablar de que el polvo que levantaba la tierra al removerla era mucho peor que la contaminación de su adorada ciudad. 
Ni siquiera acabó esa jornada: se fue a la casa donde aún no había desembalado sus pertenencias y puso rumbo de vuelta. Por suerte, su arrendador no había encontrado otro inquilino todavía y pudo recuperar su fantástico piso sin rastro de bichos y con conexión wifi. Tampoco le fue difícil volver a su puesto de oficinista, que ahora le parecía que no era tan horrible: estaba mal pagado, sí, pero al menos estaba sentada en un lugar con buena temperatura ambiente. 
Pocos días después de recuperar su vida, se dio cuenta de que ahora se sentía, en general, algo más satisfecha. Estaba claro que lo que necesitaba era un cambio de perspectiva.
 

--------------------------------------------------------------------------------
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 16 de marzo de 2019

Escapada a Chinchón durante su carnaval medieval

Hace un par de semanas fueron los carnavales medievales de Chinchón. A mí el tema del Carnaval, la verdad, ni me va ni me viene, pero es oír la palabra "medieval" y la cosa cambia. Así que para allá nos fuimos. Tuvimos el acierto de ir por la mañana (no demasiado temprano, pero temprano) porque así pudimos ver los puestos con tranquilidad antes de que empezaran las aglomeraciones.
No recuerdo haber estado nunca en el pueblo y, la verdad, me pareció precioso: me gustaría verlo sin los puestos y la decoración medieval que, por otra parte, tenía su encanto. Habilitaron un espacio con atracciones para niños y los puestos estaban bastante bien para lo que suelen ser esos eventos: había variedad y las artesanías eran fantásticas. Además, había todo tipo de actividades como pasacalles, exhibiciones de cetrería o (esta nos la perdimos porque era muy tarde) torneos medievales. 
El error que cometimos fue no llevar comida de casa, porque la cola para las cosas ricas (o sea, los preñados y las pizzas) era de mínimo 40 minutos. No hicieron bien las previsiones y, además de que no había bebidas frías en todo el pueblo, tenían que ir horneando las cosas en el momento... Lo bueno era que, al menos en el caso del preñado, era realmente artesano, porque se veía al muchacho prepararlos y meterlos al horno en vivo y en directo. Con eso, un sándwich vegetal y una deliciosa palmera de chocolate comí divinamente.
Escapada a Chinchón durante su carnaval medieval
Calle del pueblo y plaza de Chinchón
En cuanto al pueblo en sí, como ya he dicho, los puestos impedían verlo en todo su esplendor, en especial la Plaza de Chinchón, que aun así era espectacular. Tiene el encanto de un pueblo de origen medieval bien cuidado y con mucha vida, me ha parecido una auténtica joya. Además, como hay tantas alturas se hace un efecto espectacular. 
También nos acercamos al castillo, que por desgracia no se ha conservado tan bien y está en ruinas, por lo que ni siquiera se puede pasar. Aun así, os recomiendo acercaros, porque las vistas desde allí son espectaculares.
En definitiva, me han quedado ganas de ver el pueblo un día más tranquilo, quizás con algún tour que explique la historia del pueblo, que seguro que la tiene, y muy interesante. Además, lo tengo relativamente cerca de casa :)


miércoles, 13 de marzo de 2019

La criada, relato corto de fantasía

De nuevo lancé los dados para hacer un relato corto, podéis verme lanzarlos en youtube.


La criada

dados del reto de relatos cortos, del que sale el relato de fantasía La criada
No podía más. Todo el día fregando, barriendo, limpiando y cocinando para esa pareja de guarros avariciosos, solo para conseguir un saquillo de monedas cada mes que apenas daba para alimentarse y pagar las medicinas de su marido, al que no veía más que por las noches, justo antes de que se acostara... si no le tocaba quedarse un rato más para hacer alguna tarea de última hora. Y ahora se ponían a regañarla porque había regado demasiado un cáctus exótico que tenían en el vestíbulo y el agua había rebosado un poco del plato, haciendo por ello una mancha insignificante en la carísima alfombra. No. Podía. Más. Esos gritos eran la gota que colmaba el vaso.
Fue fácil matarlos. Un poco de veneno en la comida y eliminados. También fue fácil hacer desaparecer los cuerpos, cualquier mago de los barrios bajos lo hacía por muy poco dinero. Metamorfosearse para hacerse pasar por ellos y quedarse con sus bienes resultó algo más caro, pero fue una buena inversión: tras fingir que quebraban (después de todo, solo tenían una criada a la que sobreexplotaban, y la gente siempre había pensado que la falta de servicio se debía a que no tenían fondos, cuando en realidad simplemente eran unos avariciosos) y vender todos sus bienes, recuperó con creces lo invertido. Luego, ni siquiera hizo falta mantener el hechizo de apariencia mucho más tiempo: adoptando los nombres de sus antiguos patrones, se mudó con su marido a un barrio lejano, más humilde, donde nadie conociera a las personas cuya identidad habían usurpado
Y allí, por fin, pudo dejar de trabajar, vivieron de las rentas que su crimen le había proporcionado y hasta pudieron permitirse contratar una criada que se encargara de fregar, barrer y limpiar. Eso sí, de hacer la comida siguió encargándose ella. Por si acaso.

sábado, 9 de marzo de 2019

Cómo fue la presentación de Amantes o algo más

presentación de la novela romántica contemporánea Amantes o algo más
Como sabéis, hace un par de semanas que fue la presentación de mi última novela romántica contemporánea, Amantes o algo más. Es probable que sea la última que haga, al menos en Madrid y Alcorcón, porque lleva mucho trabajo (les pongo mucho mimo) y de todas formas el que quiere el libro y es de la zona lo tiene tan fácil como quedar conmigo algún día y que se lo firme, así que quería que fuera especial. Por ello, preparé galletas de zanahoria y magdalenas de pepitas de chocolate (próximamente recetas) y marcapáginas de alambre artesanales y exclusivos con la forma de la portada. En la foto de la izquierda podéis verlo todo, lo de abajo son bombones, que nunca están de más ^^.
Mis presentaciones son más una charla entre amigas (ayuda que sean pocos los que se aventuran hasta Alcorcón) que una autora dando la chapa sobre su nueva novela, así que estuvimos hablando en corrillo de libros en general hasta que a alguien se le ocurrió que, por lo menos, podíamos hacer el "paripé" de la presentación un rato. Así que me puse en el taburete, hablé unos minutos de Amantes o algo más y volvimos al corrillo a charlar de literatura mientras disfrutábamos de los dulces. También hubo otra interrupción cuando a alguien se le ocurrió que estaría bien que me pusiera a firmar las novelas de una vez, pero por lo general charlamos de libros y de todo un poco. Nada que no se pueda hacer en cualquier parte que venga mejor a todo el mundo y sin tener que mover mesas. Por eso digo lo de que no veo lo de seguir haciendo presentaciones... 

--------------------------------------------------
Y ahora aprovecho para pasar a otras cosas y pediros palabras para hacer un relato corto.