PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

miércoles, 5 de octubre de 2022

Relato: El unicornio

Portada para el relato corto El unicornio
Kili odiaba a todo el mundo. A sus padres, que le contaban batallitas de cuando estaban en el grupo rebelde pero que se habían alegrado cuando la rechazaron en el ejército. A Lina, a quien sí habían admitido. A Arled, que no se sentía atraído por ella. A ese mago estúpido que le había confirmado que había algo especial en ella, pero que era demasiado débil y que probablemente no merecería la pena despertarlo. Les odiaba a todos.
Necesitaba perderles de vista, así que se internó en el bosque. Los rebeldes habían vivido en él durante más de dos décadas, pero los aldeanos seguían teniendo miedo al lugar y la miraban como si fuera una bruja cuando se internaba entre los árboles.
-Malditos ignorantes idiotas -murmuró para sí-. No les soporto, ¡ojalá se murieran todos!
Entonces apareció el unicornio. Era la criatura más hermosa y sobrenatural que hubiera visto nunca, y su mera visión hizo que su cuerpo vibrara, de pronto repleto de... algo. ¿Sería verdad que los unicornios tenían la habilidad de conceder el Don de la Magia? No era de extrañar que los dioses hubieran sido desterrados de su mundo; esas criaturas eran divinas en sí mismas y solo deseaba arrodillarse y hacer lo que deseara.
Pero la criatura no deseó nada. Se limitó a marcharse, altanera. Kili intentó seguirla, pero fue inútil. Desconcertada, y con su cuerpo aún vibrando, se quedó allí un buen rato, soñando con lo que podría hacer con el poder que posiblemente le acababa de ser concedido. Les daría una lección a todos. Se convertiría en una cazadora de pegasos y dragones. Mararía al rey, a su Consejero de Magia y a esa horrible chica con tanto poder.
Kili frunció el ceño ante esos últimos pensamientos. El rey era un buen tipo, hasta a ella le caía bien. Del Consejero de Magia apenas sabía nada, y esa chica... ¿quién era esa chica? Además, ¿qué ganaba matando pegasos y dragones? ¿Y realmente había pensado en hacerle daño a su gente? 
Preocupada, corrió fuera del bosque, decidida a buscar al mago y a contarle lo que había pasado. El unicornio la observó marchar, frustrado por no poder matarla. No podían hacer daño a los humanos, habían hecho un juramento. Pero nada les impedía entregarles un gran poder y manipularles para que se hicieran daño a sí mismos o mutuamente o, lo que era mejor, dañaran a sus enemigos principales.
Estaban bien atentos para buscar a humanos repletos de odio que pudieran servir a sus fines para entregarles el don de la magia y dirigirles en la dirección correcta. No obstante, por alguna razón, los tres o cuatro que habían captado se asustaban de sus propios pensamientos y pedían ayuda, precisamente, a aquellos con los que los unicornios querían acabar. Lo cual acababa engrosando las filas enemigas con magos de primer nivel. 
No es que fueran peligrosos para los unicornios, después de todo, ellos les habían dado el Don. Pero este había sido su último fracaso, tendrían que cambiar de táctica. Tenían tiempo, y paciencia. Encontrarían la forma y, entre tanto, seguirían haciéndose más y más poderosos. Tarde o temprano, sustituirían a los dioses que habían sido desterrados y el mundo sería suyo, sin interferencias de otras razas.

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 

jueves, 29 de septiembre de 2022

Viaje a Bélgica: Gante y Brujas

El viaje a Bélgica en días anteriores... 

Viaje a Bélgica: Bruselas   

Gante

Tocaba desplazarse y el día se cubrió con dos ciudades rivales: Gante y Brujas. Las dos competían a nivel comercial hace siglos, aunque Gante ganó la carrera y eso se nota en la ciudad. 
Es un auténtica joya, con edificios repletos de decoración, castillo, catedral y todo tipo de edificios civiles muy elaborados. La vimos bastante rápido con el guía, pero luego por fin nos dieron tiempo libre de verdad para volver y disfrutar de los sitios que más nos habían gustado o explorar otros nuevos. 
Castillo de los Condes de Flandes y Vista de la ciudad
Castillo de los Condes de Flandes y Vista de la ciudad
Vimos, entre otras cosas, la plaza de la catedral; el ayuntamiento; los Muelles Graslei y Korenlei, donde hay varias casas de gremios; el Puente de San Miguel, con unas grandes vistas; el Castillo de los Condes de Flandes; la torre Belfort...
También entré, por supuesto, en la Catedral de San Bavón, con un interior impresionante. Esta vez, el púlpito era de mármol y madera, aunque igualmente muy trabajado. 

Brujas

Después tocaba irse a Brujas, un cambio completó de aires porque es una ciudad medieval y ha conservado esa esencia. Primero dejamos las cosas en el hotel y luego dimos una vuelta por la ciudad, empezando por la Plaza de Jan Van Eyck y la Grote Markt (Plaza Mayor), donde comimos, y pasando por muelles típicos como el del Rosario. Brujas tiene, entre otras cosas, la Catedral de San Salvador, a la que se podía entrar gratis y que me pareció preciosa; la Iglesia de Nuestra Señora, que tiene una escultura de Miguel Ángel pero a la que entré solo en la parte gratuita; y una infinidad de museos variados que van desde la historia hasta las patatas fritas. 
Uno de los canales y la plaza Mayor de Brujas
Uno de los canales y la plaza Mayor de Brujas
Había una excursión opcional por los canales, pero me echó para atrás ver lo petadas que estaban las barquitas, el mal olor del agua y la duración/precio, así que paseé por la ciudad a mi aire, ya que tiene mucho que ver y es muy agradable una vez que se van los turistas, a eso de las 16-17 horas. Luego, tras una visita a una tienda de chocolate, vi el Beaterio, construido por la condesa de flandes en 1245 y en el que hoy se alojan monjas benedictinas. Se respiraba paz.
Volví a la Plaza Mayor para la cena y a la salida nos sorprendió un concierto de Carillón, que duró cosa de una hora. Después, tras un último paseo por los puntos importantes iluminados, llegó la hora de descansar.
*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*
¿No quieres perderte más entradas como esta?
Entra en deborahfmunoz.com para leer más relatos, viajes y contenido cultural

miércoles, 21 de septiembre de 2022

Relato: Lunes trece

Hoy tocaba escribir algo con la consigna: Un relato con lunes, volar y talismán. Ha salido un poco raro, porque he realizado la narración solo a través de las palabras que pronuncia en voz alta el protagonista, pero me gusta el resultado ^^.

 Lunes trece

Lunes trece. El peor día para hacer cualquier cosa importante. Por ser lunes y por caer en trece. Pero tengo que coger un avión para asistir a una reunión importante y no, no había posibilidad de cambiar el vuelo al día anterior ni al posterior. ¿He dicho ya que odio volar y que odio los lunes y los días que caen en trece?
No me mire así, señora. No voy a ponerme a hiperventilar, ni nada. ¿De qué sirve hiperventilar para impedir una muerte catastrófica dentro de un avión? Oh, venga ya. Ahora la que se pone a hiperventilar es ella. ¡Azafata!
No, no puedo ayudar a tranquilizarla. Yo también creo que este avión va a estallar en mil pedazos, volar en lunes trece trae mala suerte, pero no monto un drama. Me aferro a mi talismán de la suerte y rezo para que no pase, no doy el cante. Ya es mala suerte que acaben dos personas con miedo a volar en la misma fila de asientos. O no. Quizás es lo lógico.  Es lunes trece, ¿sabe?
Pues sí, estaría bien que se tomara esas pastillas relajantes. Solo falta que encima se retrase el vuelo. Ah, ¿que se baja? Suerte la suya, que puede permitirse cambiar de vuelo, o no volar, a mí no me queda otra... Aunque, viéndolo por el lado bueno, si se queda el asiento de al lado libre, al menos estaré más cómoda hasta que esto estalle.
No, no quiero comer nada, gracias. Solo me faltaba una indigestión a tanta altitud. En lunes trece, nunca se sabe cuál puede ser el mal que vendrá.
Caray, pues hemos aterrizado sanos y salvos. 
¿Quién lo iba a decir? ¡Si ni siquiera han perdido mi maleta!
He tomado el taxi a la primera y me ha dejado en el edificio donde tengo la reunión en hora. ¿De veras es lunes trece?
¡Maldición! No, no, no se moleste en limpiarlo, solo hará que la mancha de café se extienda todavía más. No, no, no se preocupe, de verdad. Vengo preparada, ¿sabe? Es lunes trece y sabía que algo malo pasaría, así que llevo una muda limpia en el bolso, por si acaso. Si es que, ¡estos días dan mal fario!

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 
-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

jueves, 15 de septiembre de 2022

Viaje a Bélgica: Lovaina y Malinas

El viaje a Bélgica en días anteriores... 

Viaje a Bélgica: Bruselas

Lovaina

Biblioteca Universitaria de Lovaina y Ayuntamiento
Biblioteca Universitaria de Lovaina y Ayuntamiento
Volviendo al orden cronológico, por la mañana, tras visitar Bruselas, nos llevaron a Lovania, preciosa ciudad universitaria. La Biblioteca Universitaria y el Ayuntamiento son maravillosos, y hay unos edificios y unas calles muy interesantes. La Iglesia de San Pedro por dentro también es maravillosa, con un púlpito extraordinario, tallado en madera, que me dejó con la boca abierta.
Además, nos adentramos en el Beaterio, utilizado actualmente como residencia de estudiantes y profesores, pero que en su tiempo era residencia de las beguinas, mujeres solteras que no eran monjas pero vivían en comunidad.
Por desgracia, no tuvimos absolutamente nada de tiempo libre, a lo que pudo influir que el restaurante tardara dos horas y cuarto de reloj en ponernos el segundo y el postre (el primer plato estaba ya servido cuando llegamos). 

Malinas

Plaza principal de Malinas e interior de la catedral
Plaza principal de Malinas e interior de la catedral
La siguiente parada fue Malinas, otra ciudad bonita y pintoresca que fue capital en la época de los duques de Borgoña, con una plaza grande de buen ambiente y una bonita catedral, interesante por dentro y por fuera. En esta catedral de San Rumoldo también hay un púlpito extraordinario, además de ser muy bella por dentro. 
Aquí sí tuvimos tiempo libre, apenas 20 minutos, justo para bajar a una plaza que había un poco más allá y correr al autobús para volver a Bruselas. Vamos, bonito, pero agobiante. 

El viaje a Bélgica y Holanda los días siguientes

*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*:–☆–:*
¿No quieres perderte más entradas como esta?
Entra en deborahfmunoz.com para leer más relatos, viajes y contenido cultural