PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 27 de julio de 2019

El complicado camino hasta mi corazón, microrrelato

Hoy tenía una portada prediseñada que me quería empujar hasta un relato corto romántica. Así que he resistido el impulso y ha salido esto...

El complicado camino hasta mi corazón

portada del microrrelato El complicado camino hasta mi corazón
“No es fácil orientarse en el complicado camino hasta mi corazón”, dijo él. A ella le encantaban los retos y, como el chico no estaba mal, decidió aceptar el desafío. Fue difícil, se equivocó muchas veces y debió volver más de una vez casi hasta el punto de partida. No obstante, su tenacidad tuvo resultado y por fin consiguió que se enamorara de ella.
El problema era que, una vez superado el desafío, seguir con el juego la aburría. Así pues, rompió con él, dejando el complicado camino hasta su corazón tan chamuscado que las próximas aspirantes lo iban a tener incluso más difícil que ella para conquistarle.

---------------------------------------------------------- 

Aprovecho esta entrada para avisar de que será la última hasta septiembre. He decidido tomarme unas largas vacaciones, que aprovecharé para escribir, cosa que he tenido que ir relegando por culpa de horarios y una apretada agenda. Pero ya me apetece retomar la escritura con algo más largo que los relatos cortos, y este mes (los días que no me vaya de vacaciones, por supuesto) es perfecto para hacerlo. Así que, ¡hasta septiembre!

--------------------------------------------------------------------------------
 Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

martes, 23 de julio de 2019

Experiencia en canoa y Big Paddle Surf en el embalse de San Juan

Ya sabéis que en verano no estoy mucho al aire libre. Entre la alergia al sol y que no tolero bien el calor, prefiero las actividades de interior. Pero era el staff day de mi empresa y las actividades molaban, así que me unté de crema y me vestí en plan Pantoja (gorro con ala, fular...) para disfrutar de la actividad. No sirvió de nada echarme crema cada dos por tres y estar tan tapada: a pesar de ello, sufrí quemaduras y reacciones alérgicas graves. Pero me lo pasé genial, eso sí.
embalse de San Juan
El embalse de San Juan, por cierto, es un paraje precioso, no me extraña que lo llamen La Playa de Madrid, porque hay muchos sitios con arena donde poner las toallas y disfrutar del agua (que además tiene la ventaja de no estar salada) todo el día. No es que yo pueda permitírmelo, por culpa de la alergia al sol, pero ahí lo dejo para los que no tengáis ese problema. Además, como fuimos entre semana, no había mucha gente y era una gozada la tranquilidad que se respiraba. Pero paso a las actividades en sí.
El Big Paddle Surf consiste en que muchas personas se suben a la misma tabla y reman al unísono. Esta fue la primera actividad que me tocó y, la verdad, es complicado mantenerse de pie sobre la tabla, aunque me manejé bastante bien.
Luego me tocó usar por primera vez una canoa en solitario en una carrera de relevos... Sobra decir que no había cogido unos remos en la vida y que, entre que estaba aprendiendo a manejarme, que me senté mal y que me quedé encallada en unas rocas, hice perder a mi equipo... Hicimos otras competiciones grupales bastante divertidas alternando con chapuzones para combatir el calor. 
paseo en canoa
Sí, soy yo paseando en canoa
Por desgracia, mi suerte es la que es: el agua del lago no es precisamente transparente y, aunque hicimos las actividades en una zona que en principio no tenía rocas (son afiladas y hay riesgo de arañazos gordos, además, la arena es rasposa: llevad botiquín), para una que había, al caer de la tabla fui a parar justo encima de ella, y era una bastante afilada... Así que me hizo un corte bastante considerable en la rodilla y, como al monitor se le había olvidado el botiquín, me pasé unas cuantas horas sangrando sin parar hasta que pude hacerme una cura de emergencia*.
Finalizamos la mañana con un paseo en canoa, a la que acabé cogiendo el truco. Es una actividad chula y la verdad es que me gustó mucho navegar con ella, aunque por supuesto no podré repetir la experiencia, al menos en días soleados, por culpa de la dichosa alergia.



miércoles, 17 de julio de 2019

Microrrelato extraño (experimento literario)

Érase una vez una escritora que, en un día de mucho aburrimiento, decidió hacer un relato cuyas primeras palabras empezaran por las letras de su nombre del derecho y del revés. Este es el (extraño pero coherente) resultado de dicho experimento. Hay que tener en cuenta que me enfrentaba a una z y dos ñ. No seguí y continué normal porque la ñ no da ningún juego... Lo que hace el aburrimiento. ¿Qué os parece?

Experimento literario: Déborahfmuñozoñumfharobed...

De este bello objeto realmente ambiciono herencia —Francisca murmuró.
Ultrajante ñoña, odiosa zángana ordinaria, ñiquiñaque usurpadora —maldijo Fernando-. Hoy abdicarás, reina, o buscaré especialmente deseoso aliados en mi conspiración para hacerme con el trono que me pertenece.
Mientras, la reina, ignorante de la avaricia de su hija y del odio de su hijo, decidió que ese día tampoco cedería su puesto y volvió a ceñirse la ansiada corona. 

miércoles, 10 de julio de 2019

Relato corto: Vida pasada

Otro relato hecho con lo que ha salido de la tirada de dados. ¡Esta vez tenía dados nuevos! El resultado es más largo de lo habitual, pero estoy muy satisfecha con él

Vida pasada

dados para hacer el relato corto Vida pasada
Podía oler la muerte conforme se internaba en la tumba. Quería acabar el trabajo cuanto antes, así que aceleró el paso. Antes de entrar en la última cámara, se estremeció por la emoción; el tesoro le permitiría vivir con todo lujo durante mucho tiempo. No obstante, sus esperanzas pronto se hicieron añicos, pues otro saqueador había pasado por allí antes. Todos los objetos pequeños de valor habían desaparecido y el sarcófago estaba abierto, pero aun así registró la momia en busca de algo que hubieran pasado por alto. Tuvo suerte y encontró un amuleto con forma de escarabajo. No era demasiado valioso, pero le daría de comer unas cuantas semanas. Acabado el registro, se dio la vuelta y recorrió el camino a la inversa. Estaba a punto de salir cuando su instinto le avisó de que algo iba mal, pero ya era demasiado tarde y todo se volvió negro.
Despertó, cabreada. No había manera: nunca llegaba a saber qué le había pasado al protagonista de su sueño. A su vida pasada, si es que hacía caso a todos los libros que había leído sobre el tema. Esos libros que también decían que, si entendías lo que te había ocurrido en esas vidas, podías mejorar la tuya actual. Estaba claro que algo gordo le había pasado a su saqueador de tumbas, si no, la regresión no sería tan fuerte. Pero siempre se despertaba cuando él quedaba inconsciente. Quizás se acabó ahí, él entraba a robar una tumba y alguien le pillaba y le daba su merecido. Se negaba a aceptarlo; después tenía que haber ocurrido algo importante y estaba dispuesta a descubrirlo a toda costa.
Pensó en buscar a un especialista en regresiones para que la ayudara, pero ¿cómo podría saber si contrataba a un charlatán o a un experto de verdad? Luego, se le ocurrió una idea mejor. Cogió el teléfono y llamó a su agencia de viajes para reservar un viaje a Egipto.
Una vez allí, no encontró nada de lo que buscaba, pero conoció al amor de su vida, que también había ido a Egipto en busca de respuestas a un sueño recurrente. Tras encontrarse, ninguno volvió a soñar con esas vidas pasadas y poco a poco se olvidaron de su obsesión y aceptaron que no habían sido regresiones, después de todo.

Amor Verdadero guardó las vidas pasadas de ambos a buen recaudo y sonrió. No habían sido importantes en el ciclo de reencarnaciones de ambos enamorados, pero tenían algo que necesitaba: ambas ocurrían en Egipto y acababan de forma brusca en un momento interesante. Gracias a ellas, había podido forzar la situación para que se produjera un encuentro tan improbable entre dos personas que vivían cada una en un extremo del planeta.
Satisfecha, entregó los recuerdos a Reencarnador y abrió allí mismo el dossier con su próximo encargo. Este era fácil, no tenía excusa para inventar triquiñuelas, lo cual era una pena. Llevaba siglos intentando que Reencarnador se fijara en ella y no reaccionaba a sus coqueteos. Decepcionada, salió de la sala.
Reencarnador la vio marchar y se preguntó, una vez más, si Amor Verdadero realmente no se daba cuenta de lo que sentía por ella o si se había percatado y no quería hacerle un desaire rechazándole. Se prometió lanzarse y decírselo la próxima vez que viniera. Por desgracia, los encargos que requerían de sueños con vidas pasadas eran escasos y podían pasar décadas hasta que eso ocurriera. Así pues, se armó de valor y corrió tras ella para declararse de una vez por todas.