PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

martes, 28 de septiembre de 2021

Viaje a Galicia: Valença do Minho • Santa Tecla • Baiona

El viaje a Galicia los días anteriores: 

Visita a Valença do Minho en Portugal

El segundo día era opcional, pero decidí contratar todas las excursiones. Empezamos yendo hacia el norte de Portugal, a la fortaleza de Valença do Minho, un lugar donde tradicionalmente los españoles iban a comprar porque resultaba más barato (ahora ya los precios son más o menos iguales que en España, aunque la gente sigue yendo a por toallas y sábanas).
La fortaleza tiene 5 kilómetros de largo, no pudimos recorrerla entera porque no había tiempo, pero es muy bonita y tiene unas vistas espectaculares. El pueblecito en sí también es muy agradable y tiene edificios preciosos (según entras encuentras unos cuantos con cerámicas en las fachadas que son maravillosos).
Además, me tomé un pastel de nata, receta tradicional que no se hace con nata, curiosamente. Otra cosa curiosa es que abundan los Cristos de las iglesias que no tienen el pelo esculpido, sino que tienen pelo natural.
Vistas desde la fortaleza de Valença do Minho, edificios del interior de la fortaleza y Vistas desde el mirador de Santa Tecla

Mirador de Santa Tecla

Después de esa visita volvimos a España, hasta el mirador de Santa Tecla. Este era a la desembocadura del río Miño en el Atlántico y nuevamente encontramos unas vistas espectaculares; tuvimos mucha suerte de que fuera un día despejado.
También hay una ermita y un pequeño museo que no pudimos visitar por falta de tiempo, además de las inevitables tiendas de souvenirs. También hay antiguos castros, un par de ellos reconstruidos, pero eso está muy abajo y no daba tiempo a llegar con el rato que nos dieron... solo pudimos verlos durante la subida y la bajada en autobús. 

Visita a Baiona

Nuestro último destino fue Baiona. Creo que es uno de esos sitios perfectos para veranear. Tiene playa, tiene monumentos históricos y tiene bonitas zonas donde pasear. También está una réplica de la Pinta a la que no pudimos entrar por falta de tiempo y porque era demasiado cara, además de tener una gran cola para entrar.
Cuando llegamos, nuestra guía nos dijo que nos iba a llevar a la Capilla de Santa Liberata y a la Colexiata de Santa María de Baiona a los que quisiéramos. Aunque ambas están prácticamente enfrente, se perdió en el camino de una a la otra. Empezamos a subir una cuesta de esas imposibles y se iba quedando cada vez más gente por el camino hasta que una paisana nos indicó que teníamos que volver a bajar la cuesta e ir a la derecha, que era por donde ya habíamos dicho todos que podía ser más probable que estuviera a la Iglesia.
Incluso con esa pérdida de tiempo, me dio tiempo suficiente para ir con algunos del grupo a la fortaleza de Monterreal, dentro de la cual está el Parador. Te cobran 1€ por la entrada, pero merece la pena porque no solo es bonita la fortaleza en sí, sino también las espectaculares vistas, además, echas un buen rato en recorrerlo por completo. 
Viaje a Galicia: Fortaleza de Baiona, vistas del puerto, entrada y vistas desde otro ángulo
Fortaleza de Baiona, vistas del puerto, entrada y vistas desde otro ángulo
Y con esto acabo la jornada y volvimos al hotel.

 

Web oficial de Déborah F. Muñoz Apúntate a la newsletter de Déborah F. Muñozinstagram de Déborah F. MuñozLinkedin de Déborah F. Muñoz Canal de youtube de Déborah F. Muñoz 

martes, 21 de septiembre de 2021

Una vida un poco más analógica, relato distópico

El relato de esta semana debe empezar con la frase "El robot había empezado a espiarlos". La idea inicial era un poco gamberra, pero al final ha derivado en una distopía ^^.

 Una vida un poco más analógica

El robot había empezado a espiarlos, solo había que ver la cantidad de datos que enviaba a lo largo del día para darse cuenta. Poco importaba a cuál de las innumerables empresas que pirateaban aleatoriamente cientos de robots para hacer sus estudios de mercado los mandaba, les indignaba que intentaran aprovecharse de sus datos sin pagarles una compensación por ellos. Así pues, como no podían permitirse formatear al dichoso robot, empezaron a pasar en casa el mínimo tiempo posible con tal de no sentirse vigilados.
Se sorprendieron al descubrir que había todo un mundo fuera de su hogar. Visitaron museos olvidados, pasearon por las calles casi desiertas o comieron en los casi extintos restaurantes Las pantallas pronto dejaron de tener interés, se redescubrieron el uno al otro, se amaron como nunca y, poco a poco, conocieron a otras personas interesantes que también habían decidido tener una vida un poco más analógica. 
Por eso, cuando el robot dejó de espiarles, no le dieron mayor importancia; había estado vigilando una casa vacía y, como mucho, lo que dijeran en voz alta en sueños. Tampoco les importaría demasiado si volvía a reactivarse el software espía, como acabó ocurriendo varios días sueltos a lo largo de los meses siguientes, ya que no tenían intención de volver a los antiguos hábitos.
No obstante, sí que tendrían que haberse preocupado. Los buenos ciudadanos permanecían en sus casas, pegados a sus pantallas y gastando todo su dinero en necesidades artificiales creadas específicamente para ellos. De vez en cuando se les incentivaba a salir, claro, pero siempre en entornos controlados. Los analógicos reincidentes, sin embargo, eran peligrosos porque resultaban demasiado impredecibles. Así pues, localizada la amenaza, era mejor eliminarla cuanto antes. Y todo el mundo sabía que el que pasaba mucho tiempo fuera de casa tenía más probabilidades de sufrir un accidente...  

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 
-------------------------------------------------------------------------------- 

martes, 14 de septiembre de 2021

Viaje a Galicia: Vigo • Cambados • Comarca del Salnés

El viaje a Galicia el día anterior: 

Visita a Vigo

El primer día del Tour contratado fuimos a Vigo primero. Como tiene muchas cuestas, primero nos hicieron una panorámica por Vigo dentro del autobús, lo cual no nos permitió disfrutar de la parte decimonónica y bonita de Vigo ni ver nada en realidad. Subimos al mirador del Castro, que me pareció muy bonito, y después nos llevaron a la zona histórica para tomar ostras si queríamos. Eran las 11, a esas horas como que no te sale hartarte de marisco gourmet, así que pasé de ese plan y di una vueltecita. La verdad es que no había mucho más que hacer, porque estaba todo cerrado y esa zona no tiene nada especialmente reseñable salvo la Concatedral de Santa María.

Vistas del mirador del Castro y Concatedral de Santa María de Vigo
Vistas del mirador del Castro y Concatedral de Santa María de Vigo

Comarca del Salnés

Luego, vuelta al hotel a comer y después tocaba una ruta por la comarca del Salnés. El autobús llegó más de media hora tarde y empezamos haciendo una panorámica por la isla de Arousa y por el resto de la zona (que vimos mucho esos días en el autobús, porque nuestro hotel estaba por allí).

Visita a una bodega de albariño

Seguimos hasta una bodega familiar donde nos enseñaron el proceso de la uva albariña bajo las mismas viñas. En el lugar donde se elabora el vino solo pudimos entrar, por el tema del Covid, muy de pasada. Había cata de vinos incluida, aunque yo no participe porque no me gusta el alcohol, si bien las explicaciones sobre las diferencias entre vinos, las denominaciones de origen Rías Baixas y la conservación me parecieron interesantes.

Cambados

Finalizamos la visita con el pueblo de Cambados, que me pareció genial. Casi todo era tiempo libre y nuestra guía nos recomendó coger un trenecito que recorre todos los puntos de interés, pero yo preferí ir por mi cuenta acompañada de otra viajera. Creo que vimos más o menos lo que se veía en el tren, incluyendo las Ruinas de Santa Mariña de Dozo, muy integradas en el cementerio local. Aun así, me pareció un pueblo para visitar con tiempo y me hubiera gustado tener más para visitar sitios como la Casa de la Cultura.

Viaje a Galicia: Viña de Albariño, Cambados: Igrexa de San Bieito, Torre San Sadurniño y Ruinas de Santa Mariña
Viaje a Galicia: Viña de Albariño, Cambados: Igrexa de San Bieito, Torre San Sadurniño y Ruinas de Santa Mariña

Valoración general sobre el circuito Galicia Terra Meiga

Hubo algunos temas de organización que no me gustaron demasiado. Al margen de la paliza en autobús para llegar, que me ahorré contratando ida y regresa por mi cuenta, me parece que tener que ir a buscar a la mitad del grupo a un hotel que está a 20 minutos de distancia es absurdo y excesivo. Eso nos obligaba a tener que madrugar más de lo necesario, o a comer con prisas, y por supuesto a disfrutar de menos tiempo libre, porque había que perder mucho tiempo en el rodeo.

La guía acompañante y los tours locales

Durante el día uno ya me encontré con que nuestra guía no era muy buena y soltaba perlas como preocupación porque estaba todo muy seco cuando había marea baja en las rías o decirnos que podíamos visitar Las Salinas en un pueblo que no tenía salinas. También nos perdió durante una de las excursiones y se confundía constantemente al dar los datos. Muy maja, sí, pero no me puedo fiar de nada de lo que nos contó, que era lo justo y estaba claro que no se lo sabía bien. Normalmente se ocupa de otros circuitos distintos, y a lo mejor en los que controla lo hace mejor, pero en este fue un desastre.
Los guías locales sí que lo hicieron bien, aunque se recurrió en exceso a las panorámicas y las visitas a pie en general eran demasiado cortas, en favor del tiempo libre. Hubiera preferido tours más extensos y menos tiempo libre, porque el tiempo libre tampoco dejaba mucho margen para ver nada con calma, de todos modos, era lo justo para entrar a las tiendas a comprar y poco más.

El hotel O Cruceiro

Fue nuestra base tanto para dormir como para las comidas y me hicieron sentir muy bien acogida. Todo el personal era encantador y se notaba que querían que estuviéramos cómodos y satisfechos. La comida era abundante y, salvo alguna excepción un poco más insípida, estaba rica, sin que pusieran pegas si no te gustaba algún plato, ya que te ofrecían otro sin problemas. La única pega era que la carretera estaba justo delante y se oía cada coche como si estuviera en la calle, lo que no facilitaba el descanso. ¡El primer día llegué a levantarme de la cama pensando que a lo mejor me había dejado la puerta de la terracita abierta!

 

martes, 7 de septiembre de 2021

Relato: Empieza el show

Portada del relato corto Empieza el show
Era un hombre con un porte envidiable e impecablemente vestido, con su sombrero de copa y sus guantes y zapatos recien estrenados. Nada más ver su media sonrisa y enfrentarse a su mirada penetrante, supo que era un mal tipo. Y más cuando, al entrar en la casa, el caballero, si es que era tal cosa, le dijo a su hermana, si es que era su hermana de verdad:
—Empieza el show.
Cristina intentó advertir a la familia, por supuesto, pero ¿quién iba a hacer caso a la criada? Más bien amenazaron con echarla, por meterse donde no la llamaban y calumniar a su futuro yerno. Eso le molestó mucho, tanto, que hizo unas cuantas gestiones y abandonó su empleo.
Todos pensaron que estaba loca por dejar un buen trabajo sin otro en perspectiva, pero poco después tuvieron que darle la razón. El día de la boda, el caballero y su hermana desaparecieron con el dinero de la dote y buena parte de las joyas de la familia. Fue un golpe duro, pero lo fue todavía más cuando se enteraron de que los negocios en los que había hecho invertir a su futuro suegro eran una estafa que le convertían en el único propietario de una empresa con una deuda abismal.
A Cristina no le dieron ninguna pena. Su madre siempre le había dicho que, si no puedes luchar contra la corriente, te dejaras llevar por ella. Así pues, en cuanto se dio cuenta de que nadie haría caso a sus advertencias sobre el timador, había acudido al propio timador. Le había facilitado todos los datos que necesitaba para sacar el máximo partido a sus planes, incluyendo la localización de las joyas de la familia y los puntos débiles de cada miembro del clan, a cambio de una generosa suma por adelantado. Así pues, mientras sus antiguos amos subastaban su hogar para hacer frente a las deudas, ella empezaba una nueva vida, en una nueva ciudad, gracias a su pequeña participación en el show. 

https://deborahfmunoz.com/mis-obras/ 
-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia