Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

¡De buena me he librado! Un relato breve del reto dados

Nuevo relato corto hecho tras lanzar los dados:


¡De buena me he librado!

resultado del lanzamiento con el que he hecho el relato breve
Hizo una declaración por todo lo alto, con un desfile de trompetas, cánticos, artistas y saltimbanquis que convergieron en la casa de su amada. Por todo lo alto también fue su ridículo cuando ella, tan bella como fría, se limitó a decirle:
—Debiste haberte limitado a mandarme una carta con membrete en forma de corazón, al menos te habrías gastado mucho menos dinero.
Eso, no obstante, no le desanimó y, antes de que ella se diera la vuelta y regresara al interior de su hogar, le preguntó:
—¿Qué tengo que hacer entonces para que me ames?
—No sé. Lo que sí sé es que solo me casaré con alguien que haya hecho grandes proezas, y como en estos tiempos ya no hay verdaderos héroes aventureros, lo más probable es que me quede soltera —respondió ella, sin ningún miramiento, antes de darle con la puerta en las narices.
Así pues, tenía que convertirse en un aventurero y eso es lo que haría. Era atlético y tenía dinero más que suficiente para financiarse unas cuantas aventuras. Incluso tenía un supuesto mapa del tesoro de su tatarabuelo, que insistía en que con él se podía llegar a un tesoro en medio de la selva Amazónica.
Partió pues, rumbo a lo desconocido, dispuesto a volver con una montaña de oro para ponerla a los pies de su amada. El mapa no sirvió, no obstante, de gran cosa: la ciudad a la que conducía ya había sido descubierta, y saqueada, mucho tiempo atrás. No obstante, los indígenas le dieron una pista que le condujo a otro lugar donde encontro interesantes restos arqueológicos. Tampoco encontró oro esa vez, ni en el siguiente yacimiento que descubrió.
Sí que encontró un modesto tesoro en el tercero, suficiente para cumplir su sueño de volver y ponerlo a los pies de su amada, pero para entonces ya le había cogido el gusto a eso de explorar lo inexplorado y decidió continuar con la expedición unos meses más, aprovechando cada vez que volvía a la civilización para mandar a su editor los diarios de sus viajes, que se vendían como churros en su patria.
Cuando volvió por fin a su hogar, ella estaba esperándole en el puerto, ansiosa, y se lanzó a sus brazos:
—¡Ahora sí me casaré contigo!
Entonces él, aunque seguía creyendo que era la más bella criatura que existía, pensó en lo fría y egoísta que era en realidad, y en la aburrida vida que llevaría si se casaran. Por tanto, se desprendió de ella con suavidad:
—Lo siento, querida, pero la declaración caducó hace mucho tiempo. Aunque te lo agradezco. De corazón —dijo. E iba en serio porque, aunque sus motivos para empezar a viajar fueron los equivocados, ahora había encontrado la felicidad al hacerlo, y todo gracias a su rechazo. 
Por supuesto, ella, acostumbrada al sarcasmo, no supo entender que lo decía con sinceridad y le arreó un buen sopapo pensando que se estaba vengando del desplant. Luego se marchó, toda digna, por donde había venido. Él la observó divertido, frotándose la mejilla enrojecida, y finalmente soltó una carcajada:
—¡De buena me he librado! 

Sigue escriboleeo en Bloglovin

-------------------------------------------------------------------------------- Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 15 de septiembre de 2018

Mi viaje a Rusia: día 3, Peterhof y Hermitage


Excursión opcional a Peterhof

El madrugón fue criminal y la excursión costaba 50€ más de lo que me había dicho la agencia (120€ en total, y os aseguro que no valía los 50€ extra, los 70 quizás sí), pero era interesante, así que hubo que tragar. Los rusos no son nada chocolateros, esta vez no había nada más que una especie de Cola-Cao ruso (soy de Nesquik, pero cuando aprieta la necesidad...), así que estaba sin fuerzas. No obstante, fue buena idea salir tan pronto, porque fuimos prácticamente los primeros y pudimos disfrutar del interior sin aglomeraciones.
El Palacio de Peterhof es como cualquier otro por dentro, muchos tipos de salas en las que te explican para qué servían y alguna anécdota interesante. Lo más chulo, sin embargo, fueron los jardines, con un montón de fuentes, algunas de ellas trampas que ponía Pedro I para mojar a sus invitados sin previo aviso, algunas muy ingeniosas. Pedro era todo un personaje: además de conquistar la salida al mar, estaba obsesionado con lo europeo y obligó a todos sus cortesanos a europeizarse y beber café en vez de té (hacía inspecciones sorpresa para comprobarlo). Lo de las fuentes trampa era otra de sus gracias, ¡a ver quién decía nada!
Viaje a Rusia: Peterhof: palacio y fuente principal, una fuente trampa y fuente del ajedrez
Viaje a Rusia: Peterhof: palacio y fuente principal, una fuente trampa y fuente del ajedrez
Llegamos con tiempo a la cascada principal para ver el espectáculo de activación con el himno desde un lugar privilegiado. Es bonito, aunque las fuentes se activan al máximo nivel en pocos segundos y era innecesario grabar todo hasta el final del himno.
Luego seguimos paseando hasta el embarcadero y cogimos el hidrofoil hasta San Petersburgo.

El Hermitage

Tras recoger al resto del grupo y comer, tocaba la visita más deseada para mí: el Hermitage. Mi idea era, cuando la guía finalizara su explicación y todos se fueran, quedarme. Pero:
  1. No puedes entrar con agua. 
  2. Hace mucho, mucho calor dentro. 
  3. Hay tantísima gente que casi no se puede andar, tanto menos apreciar algunas obras. 
  4. No hay apenas carteles, y los que hay no están traducidos al inglés.
Total, que aunque es maravilloso y merece acampar en él, salí con el grupo mareada por el calor y desesperada por beber agua.
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Plaza del Hermitage y dos interiores del museo
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Plaza del Hermitage y dos interiores del museo
Pero sí me hubiera encantado visitarlo tranquila y con tiempo, porque es una mezcla de museo y Palacio, tiene grandes obras y piezas históricas que me gustaría ver sin tanto chino en medio y sin ir a la carrera. Creo que volveré en algún momento, con tiempo y cuando haya menos turistas y haga menos calor.
A la vuelta fui dando un rodeo para ver de cerca y sin autobús mediante los monumentos más interesantes, como el almirantazgo, el Jinete de Bronce, la catedral de san Isaac... Fue un paseo de como una hora y media, llegué al hotel superpronto pero no lo bastante como para dar una vuelta hacia otro sitio antes de la cena, así que me relajé en la habitación.

Consejos y curiosidades para viajar a Rusia: Desplazamientos


Taxis :

En Rusia los taxis no están regulados hay varias compañías, algunas con taxímetro y otras sin él. Todos los guías coincidieron en lo mismo: aunque tengan taxímetro, lo mejor es negociar el precio antes de entrar en el vehículo enseñando la tarjeta del hotel o la dirección del sitio que quieres y los billetes que crees que debes gastar hasta llegar.

Transporte público:


Es la mejor forma de moverse por las ciudades. Tienes Metro, autobús, trolebús y tranvía, y cada ciudad tiene su propia tarjeta y precios.

Puedes leer más consejos y la crónica del resto del viaje en las próximas entradas:


Sigue escriboleeo en Bloglovin

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Vivir sin ti, un #relato breve

Otro relato hecho con las portadas que prediseñé, esta vez era una cubierta tan melancólica que no había forma de salirse un poco de lo esperado. Pero como no me siento cómoda escribiendo cosas melancólicas y casi poéticas ha sido un ejercicio interesante. Aunque no sé hasta qué punto ha quedado bien. Juzgad por vosotros mismos.

Vivir sin ti

ilustración del relato breve Vivir sin ti
Vivir sin ti es vivir en un mundo sin luz. Es una sensación de atontamiento constante, de irrealidad, de que la vida ya no tiene sentido. Vivir sin ti es sentir que el tiempo es perdido, es quedarse sentada mirando al vacío sin que nada pueda afectarme.
Todos me dicen que este dolor se superará, que vendrán otros en los que podré volver a volcar todo mi amor y mi alegría pero, aunque eso fuera cierto, tu ausencia siempre dejará un hueco enorme en mi corazón que no podrá llenar nadie. Simplemente, porque no quiero vivir sin ti.
Y, sin embargo, tengo que vivir por ti. Porque recuerdo tu fuerza al enfrentarte a tu enfermedad, porque sabías que yo no querría vivir sin ti y me obligaste a prometer que haría todo lo que tú no habías podido hacer.
Así pues, cada vez que caigo en el pozo que ha llenado tu ausencia, me sobrepongo, suspiro hondo y sigo adelante. Viviendo por ti. Viviendo sin ti.

Sigue escriboleeo en Bloglovin
--------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 8 de septiembre de 2018

Mi viaje a Rusia: día 2, San Petersburgo esencial

La ruta empezaba a las 9, pero no empezó hasta pasadas las 9:30 porque a un despistado se le olvidó cambiar la hora, a pesar de que nos lo habían repetido hasta la saciedad. El plan del día consistía en una panorámica de San Petersburgo en autobús donde vimos los puntos más relevantes de la ciudad, que es preciosa, repleta de canales y edificios bonitos.
Hicimos algunas paradas para hacer fotos a los sitios más emblemáticos. La primera fue en el conocido como el Convento del alquitrán, llamado así porque en esa zona se producía ese material. Era espectacular, aunque por dentro estaban reformándolo y no era demasiado vistoso.
También vimos de lejos la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada (hablaré de ella más adelante), la Catedral de San Isaac, la estatua ecuestre de Nicolás I, que está frente a ella, y el palacio que este hizo para su hija, que no quería vivir "enfrente del culo del caballo de su padre".
Viaje a Rusia: San Petersburgo, convento del alquitrán, Catedral de san Isaac y estatua de Nicolás I
Viaje a Rusia: San Petersburgo, convento del alquitrán, Catedral de san Isaac y estatua de Nicolás I
Luego hicimos una parada frente a la Universidad, en el Muelle de las Esfinges, a las que se arrancó la barba porque solo el emperador podía tenerla. Se podía ver una preciosa panorámica desde allí. También hicimos una parada frente a las Columnas Rostrales antes de irnos a la Fortaleza de Pedro y Pablo.
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Panorámica, Muelle de las Esfinges, Universidad, Columnas Rostrales
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Panorámica, Muelle de las Esfinges, Universidad, Columnas Rostrales
Viaje a Rusia: San Petersburgo: fortaleza de Pedro y Pablo e interior de su catedral
Fortaleza de Pedro y Pablo e interior de su catedral
La fortaleza de Pedro y Pablo, que contiene una catedral y fue el origen de San Petersburgo. La creó Pedro el Grande, fundador de la ciudad, que consiguió conquistar la salida al mar de Rusia y convertirla así en un imperio. Nunca fue usada como fortaleza, en realidad, y pronto hizo funciones de prisión, siendo uno de los primeros presos el propio hijo de Pedro, Alexei.
En una casita hay un pequeño barco llamado "el abuelo" de la marina rusa, porque es una reproducción del que tenía Pedro el Grande. También había casas, capillas y palacios varios, una estatua sedente de Pedro I bastante desproporcionada (aunque el tipo medía más de dos metros) y unas pequeñas de conejos, ya que se llamaba isla de los conejos.
La Catedral de Pedro y Pablo contiene muchos ataudes con los emperadores desde Pedro I, y en una zona aparte están los últimos Romanov.
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Nuestra Señora de Kazán y Edificio Singer
Viaje a Rusia: San Petersburgo: Nuestra Señora de Kazán y Edificio Singer
También vimos Islas como la de Basilio, varias "Perspectivas" (avenidas con ríos y canales) antes de hacer una breve pausa para el almuerzo y llevar al hotel a los que no tenían todo incluido.
Luego entramos en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, que se ve en un pis pas. Desde fuera, se podía ver el edificio Singer, también llamado casa del libro. Tras eso finalizó el tour oficial pero yo me apunté a uno extra.

Excursión opcional: Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada y crucero por los canales

Viaje a Rusia: San Petersburgo: Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada
Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada
Rusia no es Europa y ni siquiera se acercan a chapurrear medio bien los idiomas que hablo, así que desde antes de hacer el viaje tenía asumido que me apuntaría a todas las excursiones que ofrecieran en el tiempo libre para minimizar riesgos. Esta era la primera, costaba 65€ (era interesante pero, sinceramente, no los valía y el precio estaba terriblemente inflado) y duraba apenas unas horas.
Primero fuimos a la iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, que es una pasada tanto por fuera, por sus cupulas lacadas y de oro (una de ellas andamiada), como por dentro, con sus muchísimos mosaicos. Su historia es también muy curiosa, fue construida sobre el lugar donde el zar Alejandro II de Rusia, llamado el libertador, fue asesinado en un atentado en 1881 y se llegó a desviar el canal para que cubriera los ladrillos donde la sangre del zar había sido derramada. 
Viaje a Rusia: San Petersburgo: crucero por los canales: Puente de la Trinidad y Castillo de San Miguel
Crucero por los canales: Puente de la Trinidad y Castillo de San Miguel
Luego hicimos un crucero por los canales, y la verdad es que se ven muchas cosas porque buena parte de la ciudad está pensada para verse desde los ríos, aunque el paseo se me hizo bastante corto (y más para el precio que habíamos pagado). Vimos desde el Puente de la Trinidad hasta la estatua de un pajarito donde lanzan monedas para tener suerte, pasando por el Castillo de San Miguel, donde fue asesinado de una paliza Pedro I (que solo pudo reinar unos años tras esperar más de treinta años para acceder al trono que “regentaba” su madre tras asesinar a su padre), el lugar donde asesinaron a Rasputín...
Después había otra cosa opcional, un espectáculo, pero no me interesaba, así que me llevaron al hotel y desde allí, di un paseo cortito, pasando por la Catedral de san Nicolás, hasta el Teatro María, que es el más importante relacionado con el ballet, antes de volver para cenar y ducharme porque al día siguiente tocaba madrugar.

Consejos y curiosidades para viajar a Rusia

Los puentes en San Petersburgo se elevan por la noche. Parece ser que es todo un espectáculo, especialmente durante las noches blancas, pero muchos son el único camino de vuelta a casa... ¡más te vale ir a tu destino antes de que lo hagan o te quedarás atrapado!

Lee más consejos y el resto del viaje en las próximas entradas:



Sigue escriboleeo en Bloglovin