PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

martes, 25 de junio de 2019

Un favor peligroso, microrrelato de fantasía

Nuevo relato hecho con las palabras de los lectores. En este caso, solo recibí una, por twitter, de Rafa Martín: cariacontecido.

Un favor peligroso

Nada más entrar en la habitación, el rostro cariacontecido de su hija le hizo saber que algo había hecho. O la había pillado a punto de hacerlo, no estaba claro. Lo que sí que lo estaba era que algo pasaba, así que comenzó a registrar la habitación, sin encontrar un motivo objetivo para preocuparse o regañarla. A pesar de ello, antes de dejarla sola le lanzó una mirada repleta de significado: estaría vigilando.
La joven suspiró cuando abandonó el cuarto y corrió hasta la estantería donde el hada con el ala rota que había rescatado se había camuflado entre sus juguetes. Sabía que no debía hacerlo: cualquier contacto con el pueblo mágico, a no ser que fuera para acabar con él, estaba penado con la muerte. Pero no había podido dejarla ahí, a merced de esa manada de gatos. Además, solo sería hasta que se curase su ala y pudiera volver a volar. Esas criaturas sanaban con rapidez, todos lo sabían y, si había podido evitar que su madre la descubriera, no sería difícil mantener el secreto. Aunque se decía que las hadas eran traviesas y eso podía ser un problema.
-Está bien, podrás quedarte unos días, hasta que te cures. Pero tienes que esconderte bien y prometerme que no serás mala con nosotros -le dijo a la criatura, que hizo una reverencia con el rostro solemne, que seguramente significaba su aceptación de las condiciones del favor que le hacía.
Fueros dos semanas angustiosas, pues arriesgaba su vida y la de su familia por ayudar a la criatura y su madre estuvo más encima de ella de lo habitual porque sospechaba algo, pero años después, cuando el pueblo mágico se hizo fuerte y sometió a los humanos, la chica, ahora convertida en mujer, se alegraría de haber asumido ese riesgo. Porque, cuando arrasaron la ciudad y masacraron a sus habitantes, su familia fue una de las pocas que sobrevivió, junto con las del resto de humanos que, a pesar de las normas, habían hecho un favor a las hadas. 

martes, 18 de junio de 2019

Evasión, un relato corto

Nuevo relato corto inspirándome en lo que salió en el lanzamiento de los dados, que podéis ver aquí:

Evasión 

dados del reto de relatos cortos que dio lugar a Evasión
Por fin llegaba al final, solo un puzzle más y el tesoro sería suyo. Le dedicó unos minutos, nada comparable a las horas que había dedicado a la tarea, hasta que por fin superó el último obstáculo y pudo abrir por fin el cofre. Una vez hecho esto, la pantalla se llenó de fuegos artificiales y apareció un pollito que le decía que había finalizado el juego y que podía descargarse uno similar pulsando en el enlace. 
Eso ya no le interesaba, había logrado su objetivo y ya podía volver a la montaña de aburridos informes que debía revisar. Cuando ya llevaba un rato con ello, sin embargo, se lo pensó mejor y volvió a encender su teléfono para proceder a la descarga. Necesitaba un poco de evasión de vez en cuando si no quería morir de aburrimiento, y el juego nuevo no pintaba tan mal.

-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

Amantes o algo más en ebook + entrevista + consignas

portada de la novela romántica contemporánea Amantes o algo másPues sí, insistíais e insistíais, así que por fin lo he sacado en formato digital.

Ficha técnica del libro:

Género: novela romántica contemporánea
ISBN:
9781793285065
Precio: 13€ (papel)
Formato: 264 páginas, rústica

Compra la novela aquí en kindle

Compra la novela aquí en papel:

Libros anteriores (independientes):



Aprovecho para compartir por aquí la fabulosa entrevista que me han hecho en Read it twice. No son las típicas preguntas, por lo que no son las típicas respuestas, me lo pasé bien respondiendo. A propósito, aprovecho la entrada para pediros palabras para hacer un relato:

Reto de Relatos Cortos  vuestras consignas mi relatoEs lo de siempre... Necesito alrededor de tres consignas, cualquier palabra, que me daréis vosotros por comentario (por aquí, por twitter... lo mismo da). Podéis dar hasta dos por persona. Bueno, a veces admito tres. Haré uno con las tres primeras que se digan. Puede que más, si me encajan. Y si se diera el extraño caso de que hubiera muchas palabras, haría dos relatos cortos o más en vez de uno. Se tendrán en cuenta sugerencias respecto a los nombres de personajes, pero eso dependerá del relato en cuestión (no es obligatorio). A partir de todo eso, haré un microrrelato de no más de una página de word.

martes, 11 de junio de 2019

Nunca lo sabremos, relato ilustrado

Otro relato ilustrado con una de las portadas que prediseñé. ¡Casi he acabado con las de los zapatos!

Nunca lo sabremos

ilustración del relato Nunca lo sabremos
-¿Qué se le ha podido pasar por la cabeza a la novia? -no paraban de preguntar los invitados, desconcertados. Parecía tranquila y radiante, pero de repente le cambió el rostro, salió corriendo de la iglesia antes de que nadie pudiera reaccionar y no volvieron a verla.
-Nunca lo sabremos -respondía el novio, una y otra vez.
No obstante, él sí que sabía. Se había puesto esos gemelos precisamente porque esperaba que ella reaccionara así. Porque quería que supiera que se había enterado de lo de su amante, que había hablado con él. También quería dejarle claro que, si seguía adelante con la farsa y le obligaba a casarse con ella y a aceptar a un hijo que no era suyo, se lo recordaría todos y cada uno de los días que durara su matrimonio.
Por suerte, tal y como había asegurado el amante, ella había reconocido el accesorio y se había desmoronado. No sabía si había corrido a los brazos de su enamorado o si simplemente se había marchado sin saber a dónde ir. En el fondo, le daba igual: nadie podía decir que él no había hecho lo correcto después de deshonrarla quedándose a solas con ella sin carabina. Y, lo más importante, seguía siendo libre. Ahora, por fin podía cortejar a la mujer que amaba de verdad.

-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 8 de junio de 2019

Viaje a Florencia 2: La otra Florencia, consejos...

El día postdiarrea también tenía un tour por la mañana temprano, de modo que minimicé riesgos madrugando y desayunando temprano. No fueron necesarias tantas precauciones porque una bolsa entera de limones y la ingesta constante de limonada había hecho su trabajo. De hecho a mediodía me atreví comer comida normal y no me pasó nada. 

Free Tour Another Florence

La ruta gratuita en la que estaba apuntada el domingo era Another Florence, una visión alternativa de la ciudad que se saltaba los monumentos más representativos (el Duomo y el Puente Viejo) e iba la historia propiamente dicha y a lugares con encanto pero no tan conocidos. 
Empezaba en la preciosa plaza de Santa María Novella y, la verdad, me gustó bastante aunque la guía a veces se ponía a hablar en portugués más que en español. Pero se notaba que, a diferencia de los del día anterior, ella era una guía profesional y lo hizo muy bien. A nivel histórico estaba bastante completo (casi más que los dos del día anterior juntos, a decir verdad) y también se nos dieron unas pinceladas de arte y de curiosidades, una combinación perfecta. Cierto es que Florencia no es tan grande y que vimos muchos sitios "repetidos" con respecto a los recorridos turísticos del día anterior (por ejemplo, volvimos a pasar por la iglesia de Orsanmichelle o la Plaza de la Signoria), pero el planteamiento de las explicaciones eran distintas y nos llevaban a través de calles menos turísticas pero no menos interesantes. También nos dieron algunos consejos interesantes de comida y bebida y nos indicaron lugares "secretos" pero interesantes, así que, cuando acabamos en la Plaza de la Santa Croce, me fui con buen sabor de boca.
Viaje a Florencia: Iglesias de Santa María Novella y de la Santa Croce
Iglesias de Santa María Novella y de la Santa Croce

Florencia Random

Había programado otro free tour de leyendas de Florencia para la tarde, pero este me lo anularon. Pensé en visitar la Galería de los Uffizi, pero las 2 horas de cola me desalentaron y la entrada con reserva era imposible. Yo no pago 20€ para estar 2 horas en un museo y que me echen. Otra cosa hubiera sido entrar por la mañana temprano y estar hasta el final, ya sabéis que soy de las que acampan en los museos si me gustan, pero no era el caso. Además, corría el riesgo de que me volviera la diarrea y que, tras estar mucho tiempo a la cola, tuviera que abandonarla. Así que lo dejé para otra ocasión. 
El caso es que empecé a dar una vuelta camino del hotel para lavarme los dientes y entré en varias tiendas que llamaron la atención. También me topé por casualidad con el Palacio Medici y entré hasta donde se podía: es bien bonito y lo recomiendo. 
El día empezó a ponerse entonces bastante feo y fue poner el pie en el hotel y estallar un tormentón con rayos y truenos de esos que hacen vibrar las paredes. Así pues, como lo único que me faltaba era un resfriado, esperé en la habitación hasta que pasó lo más gordo y volví a salir. 
Viaje a Florencia: palacio Medici y Perfumería de Santa María Novella
Palacio Medici e interior de la Perfumería-Farmacia de Santa María Novella
Ya he dicho que Florencia es pequeña, y la prueba es que, sin tours de por medio, en cuestión de media tarde visité otra vez todos los puntos de interés por los que habíamos pasado y todavía me sobró tiempo para tomarme un helado, ir a la fuente del Porcellino y realizar el ritual de tocarle el morro y ponerle una moneda en la boca para volver a la ciudad, dar un superrodeo, intentar entrar en la Academia del Cuero (que acababa de cerrar), visitar una sinagoga y una iglesia ortodoxa rusa y ver la maravillosa...

Officina Profumo-Farmaceutica di Santa María Novella

 Es una perfumería fundada en 1612 (aunque los frailes dominicos ya hacían perfumes allí desde 1221) donde se siguen haciendo y vendiendo perfumes. Está decorado como un lujoso palacio y conserva muchos elementos de fabricación de perfumería tradicional. Sin duda un plan alternativo que recomiendo, impresionante, gratuito y rápido de ver. 

La vuelta a casa

Fue un madrugón, para desayunar pronto e irme pitando al aeropuerto. El vuelo, operado por Vueling e Iberia, salió con retraso pero llegó más o menos a la hora. Y, de ahí, me fui directa a la oficina, ¡de vuelta a la realidad.

Sobre el hotel delle Camelie

La calidad-precio es bastante buena. El personal es muy amable y la localización es excelente.
Las habitaciones y el baño son enanos, pero se ven limpios. Eso sí, tu descanso depende de la buena voluntad del resto de huéspedes (o de que no olvides los tapones para los oídos), porque se oye absolutamente todo y a mí me tocaron unos maleducados que estuvieron de fiesta hasta las tantas. Los artículos de aseo son los imprescindibles y básicos, pero no tuvieron inconveniente en dejarme desinfectante, tiritas... para curarme las heridas de la caída y hasta me proporcionaron cubiertos para que hiciera mi limonada.
El desayuno es abundante y bien intencionado, pero muy básico y el chocolate no sabía nada. Aunque claro, teniendo en cuenta que dos de los tres días me tuve que alimentar a base de yogurt, y que no pusieron ningún problema en ponerme yogures de más, tampoco fue algo crítico. Me sorprendió que me lo sirvieron en mesa en vez de ser buffet
Otra sorpresa no tan agradable fue que me dijeron que tenía que dejar la llave en recepción. Os parecerá una tontería, pero no me gusta que nadie lleve el control de cuándo entro y cuándo salgo y, si tengo que pedir mi llave, me siento como si me controlaran. Vale, sí, tienes que pasar por recepción y saben cuándo entras y sales de todas formas, pero no me gusta.
A pesar de todo, si vuelvo a Florencia es un alojamiento que tendré muy en cuenta.

Antes de pasar a los consejos, el vídeo resumen del viaje

Consejos para viajar a Florencia

  • Hay un autobús, llamado Volainbus, que va del aeropuerto al centro de la ciudad directo. Tiene buena frecuencia y, si lo compras en la máquina, el billete de ida y vuelta te sale por 10 €, mientras que si compras simplemente el billete de ida te sale por 6 cada uno.
  • Los baños públicos no solo no son baños públicos, sino que te cobran mínimo 1€ y ni siquiera están bien mantenidos. En esas condiciones, mejor ir a cualquier cafetería y tomarse algo. O echarle morro y entrar a los baños de los locales con terraza, como si fueras uno de los clientes. Si no llego a hacer eso, me arruino.
  • Las heladerías que tienen esos helados que parecen obras de arte en realidad son las malas: puro conservante. Busca heladerías orgánicas o artesanas. De precio están más o menos, pero nada que ver.
  • Las cafeterías tienen todos los productos más o menos con el mismo precio, sean o no céntricas... siempre que lo pidas en la barra y no te sientes. Si haces esto último, te arriesgas a un sablazo en el bolsillo.
  • Las pizzas valen entre 5 y 10€ en todas partes, si te cobran más, ¡te están timando!
  • En Florencia hay una normativa que prohibe comer sentado en Via de’Neri, Piazzale degli Uffizi, Piazza del Grano y Via della Ninna, de las doce a las tres de la tarde y de seis a diez de la noche (puedes comer caminando, eso sí). En el resto de lugares y plazas se puede comer, aunque parece ser que hay problemas si lo haces en los pórticos de las iglesias...
  • En muchos bares (no restaurantes), hay Happy Hour, que no es como en España. Básicamente, te pides una bebida y puedes comer absolutamente todo lo que te dé la gana hasta que finalice. Una de las guías nos dijo que la mayoría de los florentinos lo que hacen es entrar a varios bares, ver lo que tienen y pagar finalmente en el que tenga la comida que más les convence, con lo que hacen una cena bastante abundante.
  • Ten cuidado si compras agua mineral en un supermercado, los italianos son muy aficionados al agua con gas y están mezcladas en los estantes: asegúrate de que pone "Naturale".
  • Y, sobre todo, ¡no bebas de las fuentes, aunque te digan que son potables!


martes, 4 de junio de 2019

Una vida vacía, microrrelato

Esta vez no recibí palabras para hacer el relato de las consignas, así que las he generado en una página de palabras aleatorias. La verdad es que las que han salido eran un poco sosas, pero el relato corto resultante no está mal.
palabras aleatorias para el relato corto Una vida vacía

 Una vida vacía

Entró en el centro comercial con el bolso lleno de dinero para comprar los nuevos electrodomésticos que formarían parte de su brillante nueva cocina. Además, iba a aprovechar para comprar sábanas y una funda de almohadón nueva, quizás para hacer la compra también.
De pronto, se detuvo en medio del pasillo. ¿Cómo podía sentirse tan animada? ¿Realmente su vida era tan vacía que hasta ir a comprar cosas para una casa que la tenía esclavizada le hacía ilusión?
Metió la mano en el bolso y palpó los billetes, pensativa. Luego, salió del centro comercial sin comprar nada y se dirigió a la agencia de viajes más cercana. Sí, su vida estaba vacía. Ya era hora de empezar a llenarla.

--------------------------------------------------------------------------------
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 1 de junio de 2019

Viaje a Florencia: 1: Florencia medieval y renacentista + anécdota vergonzosa

Primera toma de contacto con Florencia

Viaje a Florencia: Santa Maria dei Fiore
Santa Maria dei Fiore, en el Duomo
Volé con Iberia y el viaje fue bastante bien, sin retrasos. Llegué, sin embargo, bastante tarde porque había ido a trabajar por la mañana, así que lo primero que hice fue ir a hacer el check in en el hotel. Cuando salí, ya era de noche, pero el Duomo estaba relativamente cerca, así que decidí ir a verlo. Aunque no estaba iluminado cuando llegué, me produjo una gran impresión y además estaba el Aleluya de Haendel sonando de fondo.  Casi me puse a llorar de lo bonito que era. También vi la Plaza de la República, pero básicamente lo que hice fue dar vueltas y vueltas alrededor de Santa Maria dei Fiore (catedral de Santa María de las Flores), especialmente después de que lo iluminaran.

Free tour de la mañana con La bussola: Florencia medieval

El primer día completo que pase en Florencia tenía un free tour a eso de las 10:30, en el Palacio Strozzi. Por ello bajé desde el hotel tranquilamente dando un rodeo y  llegué justo a la hora.
Este tour iba sobre los Medici, y, tras visitar el patio del Palacio Strozzi, cuyo interior es un museo, hicimos un recorrido por todos los lugares relacionados con la familia, cuya historia esta ligadísima a la de la ciudad. Muestra guía lo hacía bastante bien y la ruta turística fue interesante,  repleta de historia y de arte.
Hicimos una pausa en medio que aproveché para comprar un panforte, postre típico que siempre recomiendan cuando viajas a Florencia. Era pequeño, muy caro y, aunque de sabor no estaba mal, cargaba bastante y ni siquiera me lo acabé.
El tour fue avanzando históricamente, siguiendo un recorrido a lo largo del pasaje que crearon para ir a su palacio de fin de semana desde la Plaza de la Signoria (un auténtico museo al aire libre, no solo por su copia del David de Miguel Ángel, sino por el resto de estatuas: ¡atentos a la estatua de la medusa por detrás!) y el Palacio Viejo, pasando por el Puente Viejo hasta llegar al final de los Medici en el Palacio Pitti.
Viaje a Florencia: Plaza de la Signoria, con el palacio viejo y galería de estatuas
Plaza de la Signoria, con el palacio viejo y galería de estatuas

Una comida típica en Florencia

Luego, eso sí, hicimos una parada más donde nos dijeron los mejores lugares donde comer. Uno de ellos era una pizzería (Gustapizza) y otro una heladería artesanal (Sbrino), lo que me vino genial, porque mi idea era comer una pizza y un helado de postre. Debo reconocer que estaban ambos estupendos, aunque la pizza un poco salada porque era de anchoas, lo que me hizo beber mucha agua. Esta se me acabó y tuve que rellenarla de la fuente de la plaza donde comí. La guía había dicho que era potable, pero probablemente fuera el desencadenante de una situación muy ridícula qué ocurrió después.
Acabado el free tour y la comida, mi idea era ir al hotel para lavarme los dientes antes de la siguiente ruta turística gratuita. Por suerte, pasé por delante del Duomo y empecé otra vez a dar vueltas alrededor de la catedral de Santa María de las Flores. Esto me entretuvo bastante y no me alejó demasiado del punto de encuentro del tour, que en realidad empezaba una hora antes de lo que pensaba, por lo que pude llegar a tiempo, no sin antes comprar un cuadro a una artista local, Sandra Lourdes Pilatasig Díaz, que hace cuadros sobre cristal.

Free tour de la tarde con La bussola: Florencia renacentista

El segundo free tour empezó y esta vez iba sobre el Renacimiento. La guía también lo hizo muy bien y nos habló de cómo la Edad Media dio paso al Renacimiento gracias a algunos artistas, así como algunas de sus rencillas y anécdotas varias. Esta ruta turística tenía un contenido algo menos interesante que el otro (eché en falta que se profundizara en algunos personajes, como Leonardo da Vinci, por ejemplo), aunque los puntos por los que pasamos, como mercados, o la Iglesia de Orsanmichele, que inicialmente era un almacén de grano, por lo que tiene planta cuadrada (pudimos entrar y es muy curiosa), y por supuesto el Duomo, donde nos hablaron de la catedral de Santa María de las Flores y el baptisterio de San Giovanni con sus Puertas del Paraíso, me gustaron mucho. Aquí también hicimos una pausa en medio (que me vino muy bien) y seguimos avanzando hasta finalizar en la Iglesia de Santa Croce, donde nos hablaron de Dante y finalizamos el recorrido. Y en este punto es cuándo empieza mi anécdota vergonzosa.
Viaje a Florencia: Baptisterio de San Giovanni con la catedral de fondo, interior de la iglesia Orsanmichele
Baptisterio de San Giovanni con la catedral de fondo, interior de la iglesia Orsanmichele

Mi vergonzosa tarde en Florencia

Pudo ser la pizza o el helado, incluso el panforte, pero me decanto por creer que el agua de las fuentes no era tan potable como afirmaba la guía. Sea como fuere, el caso es que me dio cagalera.
La primera vez fue en el descanso del segundo tour (que ya he dicho que me vino de perlas, porque pude entrar a un restaurante a tiempo), tras beberme media botella. No le di mayor importancia y seguí tan normal hasta que, al ir a finalizar el free tour, bebí otra vez (de ahí mi sospecha) y volvió a darme un retortijón. Lo malo es que ocurrió justo mientras subía un escalón y el espasmo fue tan grande que me caí al suelo en plancha, haciéndome una buena raspadura y un daño tremendo en la rodilla.
Por suerte, del golpe se me pasaron las ganas y todos dejaron de prestarme atención pronto para oír las últimas explicaciones de la guía. Cuando acabó, le di su propina y me marché con toda calma en busca de otro bar o restaurante. No habían pasado ni un par de minutos cuando me dio otro super-retortijón. Esta vez no me caí, pero fue tan fuerte que no pude recorrer ni los 5 metros que me separaban del restaurante al que casi había llegado. Sí, señores, me cagué encima. Literalmente

Qué hacer si tienes diarrea en el extranjero

  1. Mantén la calma y disimula. O no. Es vergonzoso, pero oye, a todo el mundo le puede pasar. Y más si eres de estómago delicado.
  2. Localiza el baño más cercano para evacuar con tranquilidad y asearte si no llegas a tiempo.  Yo, por supuesto, fui a lo segundo. De hecho, cuando entré salía una señora cuyo marido acababa de pasar al aseo y me dijo en italiano algo así como: "Vas a tener que esperar". "No, si ya da igual", le respondí yo, con toda calma, en español. Por la cara que puso y el paso atrás que dio, creo que entendió por dónde iban los tiros. Pero bueno, el caso es que acabé por entrar y arreglé como pude el estropicio. Aunque por supuesto era necesario un cambio de bragas. Y de pantalones. Y hasta de camiseta.
  3. Busca el supermercado más cercano y compra limones, agua mineral y dieta blanda, o sea, yogures, pechuga de pavo, etcétera. Esa será tu comida al menos por el resto del día. El zumo del primer limón bébelo sin más, el resto disuélvelo en agua y vete tomándolo poco a poco, pero no dejes de beber, porque podrías deshidratarte.

Qué hice el resto de la tarde tras el desastre

No tenía ningún plan para la tarde, pero el incidente me quitó todas las dudas: la prioridad era ir al hotel, ducharme y ponerme ropa limpia. Además de cortar los limones, tomarme uno a palo seco y hacer una limonada fuerte que me cortara la diarrea.
Hecho esto, me encontraba en un hotel con la rodilla hinchada al doble de su tamaño habitual, una raspadura en el brazo y una diarrea de campeonato. Pero, por Dios, estaba en Florencia. Y había mucho que ver en muy poco tiempo.
Así que salí cojeando, con una toalla pequeña modo de pañal por si acaso (que remató el día haciéndome una rozadura importante) y caminé más de 40 minutos hasta la plaza de Miguel Ángel, a la que cuesta bastante subir cuando estás cansado, pero cuyas vistas merecieron muchísimo la pena. Por suerte, el limón, amigo infalible, hizo su trabajo y no volví a cagarme encima. Luego, otros 40 minutos de vuelta al hotel (los últimos diez minutos tuve que apretar el paso para llegar a tiempo al baño y evitar otro desastre, lo reconozco), una cena de dieta blanda y a la cama.
Viaje a Florencia: panorámica de Florencia desde la plaza de Miguel Ángel
Sonriendo, a pesar del desastre de unas horas antes y el agotamiento, por las bellas vistas con las que acababa el día

¿Qué pasó el día 2? Lo descubriréis el sábado que viene...
Vídeo resumen del viaje