PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 19 de octubre de 2019

Viaje a Rumanía: castillos de Bran y de Peles (día 7)


En el último día tocaban castillos, que eran básicamente la razón por la que elegí Rumanía como destino. Así que era el que más me ilusionaba (y debo decir que no me decepcionó).

Castillo de Bran

Empezamos con un madrugón para ir al Castillo de Bran, más conocido como el Castillo de Drácula, que, paradójicamente, nunca fue de Vlad Tepes (eso sí, lo asedió y se cree que fue encarcelado allí). Menos mal que fuimos prontísimo, porque se forman unas colas de impresión y no nos encontramos con demasiada gente. El castillo es bonito por dentro y por fuera, fue restaurado por la reina María como residencia y se ve bastante sobrio. Eso sí, está supermasificado y es pequeño, así que agobia un poco, incluso estando pronto.
Después de la visita nos dejaron a nuestro aire y, como mi sentido de la orientación es nulo, costó llegar hasta donde estaba el autobús. Hay un mercadillo bastante grande repleto de souvenirs y se nota que es una zona que empieza a estar sobre-explotada turísticamente, incluso tenían una especie de túnel del terror en una galería.
Viaje a Rumanía: castillos de Bran y Peles
Viaje a Rumanía: castillos de Bran (1 y 2) y Peles

Castillo de Peles en Sinaia

Después teníamos la visita al castillo Peles, pero antes tuvimos que tragarnos otras tres horas y media de atasco. Tardamos tanto que tuvimos que hacer la comida antes que la visita al castillo, aunque el programa era al revés. Por fin llegamos a Sinaia, que es una ciudad preciosa. Me hubiera gustado pasearme por ella con tranquilidad, porque las casas son bien bonitas.

Sobre el restaurante Casa Iris

Comimos queso empanado, pollo con patatas, helado de chocolate y vainilla. Era todo bastante mediocre, pero no estaba mal.

El Castillo de Peles

Finalmente, llegamos al preciosísimo tanto por dentro como por fuera Castillo de Peles. Una auténtica maravilla de la que solo pudimos ver el primer piso, con una decoración en madera y con vidrieras espléndida. No tiene mucha historia, porque es relativamente reciente y nunca tuvo uso militar, pero me dio igual. Y el rey Carlos I lo construyó con dinero de su bolsillo, lo que dice mucho de él. Además, como curiosidad, fue el primer castillo en tener calefacción central, electricidad y ascensor, estación telefónica, alcantarillado y ¡hasta un aspirador central que sigue funcionando! Además, se salvó de la mareada redecoradora de Elena Chauchesco gracias a que la mintieron diciendo que tenía carcoma.
Consejos para viajar a Rumanía (11): El castillo de Peles: para hacer fotos por dentro tienes que pagar bastante. Puede parecer un poco exagerado, pero en este caso diría que merece la pena, siempre que vayas con calma. Además, no hay libros oficiales del interior.

Vuelta a Bucarest, vuelta a casa

De ahí ya fuimos a Bucarest, aunque no pudimos hacer nada más que subir al hotel y ducharnos antes de cenar. Y al día siguiente el madrugón era criminal (cuatro y media de la mañana, lo que hacían las tres y media de España), así que solo podía hacer mis últimas compras en Carturesti Carusel e irme a dormir. Vamos, que lo que es de la ciudad, no pudimos disfrutar casi, porque llegamos tarde los dos días que podríamos haber tenido algo de tiempo libre.

Sobre la Posada Manuc:

Esta posada tradicional tuvo, la noche en que estuvimos, un espectáculo folclórico con música y bailes típicos de Rumanía (la música estaba desagradablemente alta en algunos momentos). Comimos una degustación de platos tradicionales rumanos como pisto, puré de berenjenas y algo parecido al hummus, carnes a la brasa y tarta de chocolate y cereza. Todo bastante rico.



martes, 15 de octubre de 2019

Las cartas que intercambiamos, relato

Nuevo relato con una de las portadas que prediseñé. Ha quedado bastante chulo, la verdad. Como siempre, me he salido un poco de lo que me sugería inicialmente la portada: un amor a distancia. Lo he retorcido bastante ^^.

Las cartas que intercambiamos

portada del relato corto Las cartas que intercambiamos
Nos gustaba ser malos, lo habíamos sido juntos desde niños. Nos encantaba fastidiar a todo el mundo, a nuestros padres, profesores y compañeros de clase, pero siempre con suficiente disimulo para que todos pensaran que éramos unos ángeles. Entre nuestros mayores logros, había varias relaciones rotas y algún que otro despido. Era divertidísimo. Hasta que empezamos la universidad y cada uno de nosotros fue aceptado en distintas partes del país.
Al principio, no nos importó. Nos mandábamos cartas continuamente, contando quiénes serían nuestros objetivos y nuestros avances para perjudicarles. Hasta que él conoció a una chica que le hizo querer ser mejor persona y me mandó una carta de despedida. Reconozco que me puse muy celosa. No podía tolerarlo. Tenía las cartas que intercambiamos, todas las maldades que había hecho a lo largo de sus años de universidad, y decidí mandárselas a su nuevo amor. Estaba tan furiosa que ni siquiera tuve la precaución de hacer fotocopias de sus cartas. Y no había tenido en cuenta que ya le había hablado de mí a su chica. Ni que él también tenía las cartas que yo le había mandado.
Su venganza no se hizo esperar. Contactó con todas las personas a las que había perjudicado y, de forma anónima, les hizo llegar mis cartas. Pronto, me convertí en una paria. Y, lo que es peor, muchos quisieron vengarse porque les había destrozado la vida. Así que aquí estoy, escondida en el armario mientras destrozan mi casa. No sé lo que me harán si me encuentran y... oh, no, han entrado en la habitación y se dirigen directos hacia aquí. Van a abrir el armario. No me arrepiento, pero les haré creer que sí. Si actúo como una chica inocente, dudarán de las cartas. Pero, cuando abren el armario y veo sus caras, sé que estoy condenada.
***
Reto de Relatos Cortos  vuestras consignas mi relatoAprovecho la entrada para lo de siempre... Necesito alrededor de tres consignas, cualquier palabra, que me daréis vosotros por comentario (por aquí, por twitter... lo mismo da). Podéis dar hasta dos por persona. Bueno, a veces admito tres. Haré uno con las tres primeras que se digan. Puede que más, si me encajan. Y si se diera el extraño caso de que hubiera muchas palabras, haría dos relatos cortos o más en vez de uno. Se tendrán en cuenta sugerencias respecto a los nombres de personajes, pero eso dependerá del relato en cuestión (no es obligatorio). A partir de todo eso, haré un microrrelato de no más de una página de word. 
 

--------------------------------------------------------------------------------
 Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 12 de octubre de 2019

Viaje a Rumanía: lago rojo y Brasov (día 6)

Crónica del segundo día del viaje a Rumanía (Bucarest)
Sobre el tercer día del viaje a Rumanía (Sibiu, Sibiel, Sighișoara)  
Crónica del cuarto día (Sighișoara, región de Bucovina, monasterio Moldovita) 
Lee lo que vi el quinto día del tour por Rumanía (Marginea, monasterios Voronet y Sucevita, Piatra Neamt)

Lago rojo

Viaje a Rumanía: Lago Rojo
Ese día bajaron las temperaturas y fue todo un alivio, aunque los demás estaban congelados. Empezamos el viaje yendo al lago rojo por el desfiladero de Bicaz, situado en el límite entre Moldavia y Transilvania: era precioso, pero en ciertos puntos de la carretera daba miedo. 
Luego, aunque en el programa ponía algo sobre un lugar llamado Miercurea Ciuc, no hicimos más que paradas técnicas hasta Brasov. Que eran insuficientes porque ¡tenía el día meón! Pero bueno, conseguí llegar a las paradas sin desastres escatológicos. Aunque nuevamente me convertí en la portavoz del grupo para solicitar que el bus se detuviera en la gasolinera más cercana...
Consejos para viajar a Rumanía (10): la mayoría de los baños públicos de Rumanía son de pago, así que ten siempre a mano 1 o 2 billetes pequeños, porque no siempre tienen cambio para billetes más grandes (a veces, el que cobra ha desaparecido y hay que meterlo en un buzón).

Visita a Brasov

Cuando llegamos a Brasov, hicimos un minitour por las antiguas puertas de la ciudad (Puerta de Schei, por la única por la que podían entrar los rumanos, y Puerta de Santa Catalina, de la época medieval, que usaban los sajones). Vimos también la sinagoga, la calle más estrecha de Rumanía y luego entramos a la Catedral Negra, de estilo gótico y llamada así por el color que adquirió tras un incendio, donde nos hicieron una extensa explicación de la misma. Como curiosidad, tienen la colección de alfombras más grande (algunas de ellas para el rezo musulmán), uno de los órganos más grandes de Europa (me perdí el concierto) y un fresco católico que se conservó porque no sabían que estaba allí hasta que hicieron limpieza.
Viaje a Rumanía: Brasov: puerta de Santa Catalina, Catedral Negra, Catedral de San Nicolás
Viaje a Rumanía: Brasov: puerta de Santa Catalina, Catedral Negra, Catedral de San Nicolás
Después comimos y, tras hacer el check-in en el hotel, nos dieron tiempo libre toda la tarde. Debo decir que es una ciudad preciosa para pasear. Aproveché que teníamos tanto tiempo para visitar una iglesia que nos mencionaron pero no llegamos a ver en el tour. Caía chiribiri y no llevaba ni chaqueta no paraguas ni chubasquero, pero yo no soy nada friolera y lo agradecí, porque días previos había hecho mucho calor. Pero bueno, volviendo a la crónica, vi la catedral romana ortodoxa de san Nicolás (no era una iglesia) y volví a recorrer el casco antiguo hasta la plaza del ayuntamiento (Piata Sfatului), donde se estaba montando algo, acabando en una librería de la calle comercial (calle Republicii) donde compré unos story cubes (cambié 50€ y no iba a llevarlos de vuelta... dado que los souvenirs eran muy cutres, al menos lo gastaba en algo de provecho).

Sobre el Restaurante Leonardo da Vinci:

La comida consistía en embutido, carne en salsa (correosa), y una especie de churro con forma de donut con salsa agria y salsa de frambuesas, que se llama Papanasi. Solo se salvaba este postre, el resto de la comida era bastante mala y el servicio pésimo.

Sobre el hotel Aro Palace:

La cena estaba rica y era diferente: de primero ensalada de col y mango, luego filete de pavo con champiñones y queso con patatas, y de postre tarta de chocolate. El desayuno fue el mejor de todos, variadísimo y rico. Además dormí bastante bien y la habitación era comodísima. Merece cinco estrellas.



martes, 8 de octubre de 2019

Relato de fantasía: Un mundo aburrido, monótono y predecible

Segundo relato con las palabras que me dieron. Quedaban dos (Amanecer. Desengaño), a la que añado una repetida: Sueños.

Un mundo aburrido, monótono y predecible

Le encantaba estar en ese mundo. Un mundo repleto de tecnología, sin magia, donde solo había una especie inteligente: los humanos. Allí era feliz, tenía un trabajo aburrido, monótono y predecible.
Pero, aunque parecían muy reales, eran solo sueños y al amanecer, cuando despertaba y veía los dragones en el cielo, llegaba el desengaño. Seguía en ese mundo lleno de magia, donde cada día era impredecible y todo tipo de criaturas estrafalarias amenazaba con volverle loco.
Estaba convencido de que ese mundo con el que soñaba existía de verdad, pero los elfos, que controlaban los portales, le habían dicho que no podía acceder a él. No les creía. Así que solo había una solución: aliarse con las fuerzas del mal, exterminar a los elfos y buscar la forma de atravesar los portales para empezar una nueva vida. Pero si era verdad que no podía acceder al mundo de sus sueños... Bueno, siempre podía asegurarse de acabar con todo lo mágico para que el futuro de su propio mundo se encaminara en la dirección correcta.   

sábado, 5 de octubre de 2019

Viaje a Rumanía: Marginea, monasterios Sucevita y Voronet, Piatra Neamt (día 5)

Continuamos con la visita a la región de Bucovina

Visita a Marginea

Empezamos la mañana yendo a Marginea, un pueblo que estaba en la frontera (de ahí su nombre) conocido por producir cerámica negra. Nos explicaron cómo se hace ese efecto metálico (no es por la arcilla, sino por el horneado), aunque básicamente era una parada de compras porque solo había dos tiendas.

Monasterios Sucevita y Voronet

Estos Monasterios pintados son otros de los ocho de la región protegidos por la UNESCO. El primero del día fue el Monasterio Sucevita y allí otra monja nos explicó las características de las pinturas más representativas. No era tan expresiva como la monja Tatiana, pero lo que contaba era interesante.
Tras esa visita, fuimos al Monasterio Voronet, que contiene la denominada Capilla Sixtina de la zona, aunque me parece exagerado. Aquí la visita la hizo directamente nuestra guía, porque la iconografía era más de lo mismo.
Consejo para viajar a Rumanía (9): ¿Quieres hacerte fotos en el exterior de los monasterios? Prepárate para pagar una tasa. En todos los monasterios fue lo mismo, solo se podía hacer fotos en el exterior, pagando.  Y hay que tener en cuenta que todos tienen al menos una pared en la que las condiciones meteorológicas se han llevado la pintura. El interior está tan protegido que no puedes hacer fotografías ni pagando.
Viaje a Rumanía: monasterios pintados y Piatra Neamt
Viaje a Rumanía: puerta del monasterio pintado Sucevita y torre de Piatra Neamt

La Casa de la abuela

Cerca del monasterio Voronet hay un gran mercadillo y allí está la Casa de la abuela, donde nos enseñaron cómo se pintan los huevos típicos. En ese local acabé comprando uno, fue el único sitio que vi en el que los huevos pintados eran huevos decorados a mano y no trozos de madera con forma de huevo y pintados con máquinas. Pasé el resto del viaje con la paranoia por si se rompía la cáscara, pero llegó intacto a casa. También tienen un espacio ambientado como una casa típica (que te cobran por fotografiar). 

Sobre el restaurante del Hotel Best Western

Comimos sopa de remolacha y otros dos platos típicos: Sarmale (carne enrollada en hoja de repollo) con polenta (lo llaman pan, pero es casi como un puré de maíz, bastante insípido, que sirve como acompañamiento de otros platos). De postre, tarta de manzana y fruta de la región regalada por nuestra guía. Estaba bastante rico todo, aunque en la zona donde estábamos había poco espacio.

Visita a Piatra Neamt

Después de comer, todo fue autobús hasta Piatra Neamt. Es una ciudad pequeña pero con un centro bastante cuco, con una plaza central (plaza Libertatii) que tiene edificios históricos bonitos, destacando la Corte Principesca con la Iglesia de San Juan y la Torre del reloj. Justo enfrente hay un parquecillo bastante animado con atracciones para los niños pequeños.
También tiene un teleférico (ellos lo llaman telegóndola), pero yo no subí, una suerte porque a la mayoría de los que pregunté les pareció que no valía lo que costaba (las zonas con mejores vistas estaban cerradas).

Sobre el hotel Central Plaza

Cenamos champiñones rellenos, carne en salsa y tarta de crema pastelera, bastante bueno, y el desayuno fue variado (industrial, pero variado). Pero lo mejor fue que me pusieron en una suite para tres, de dos habitaciones (creo que a todos los que íbamos solos, lo cual no tiene mucho sentido, aunque no iba a ser yo quien se quejara), en una zona bastante silenciosa donde pude elegir la cama más confortable, así que pasé una noche de fábula.


miércoles, 2 de octubre de 2019

Cien años de vida extra - relato corto

 Otro relato hecho con mis dados nuevos...

Cien años de vida extra

dados en los que me inspiré para hacer el relato corto Cien años de vida
Todo el mundo sabía que dentro de la cueva había un caldero que contenía una poción mágica que concedía cien años de vida extra al que la tomara. El problema era que la pócima estaba custodiada por un dragón, de modo que los pocos que osaban intentar colarse acababan en el estómago de la bestia. Hasta que finalmente llegó un poderoso guerrero que fue conducido a la cueva por un joven pilluelo. Mientras el guerrero se enfrentaba al dragón, el chico se coló en la cueva y se bebió la poción.
El rey que vivía dentro de la pócima, al que se concederían los cien años de vida mediante la posesión del cuerpo del que la bebiera, no pudo comprender, en un principio, por qué estaba en un cuerpo tan enclenque. Se suponía que el que venciera al dragón debía ser alguien poderoso, no un muchacho escuchimizado. Luego, al escuchar el estruendo de la batalla que aún se estaba librando fuera, donde el guerrero llevaba las de perder, comprendió lo que había pasado. Entonó un hechizo para volver al caldero y, justo antes de hacerlo, rajó el cuello del chico para que no pudiera contar nada. Tendría que seguir esperando.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Viaje a Rumanía: Sighișoara, región de Bucovina, monasterio Moldovita (día 4)

Visita al museo y la torre del reloj de Sighișoara 

Comenzamos la jornada con una visita al pequeño museo de armas medievales (tiene muy pocas salas) y a la Torre del Reloj, que también tiene un pequeño museo con varias cosas variadas: desde instrumentos médicos a ajuares de novia. Además de poder ver los muñecos de cerca, las vistas desde arriba eran todo un espectáculo, aunque las escaleras de subida no eran nada buenas.

Región de Bucovina:

Tras ese pequeño respiro, ya fue todo autobús hasta una parada que tuve que obligarles a hacer porque me estaba haciendo pis. Estaba tan desesperada que llegué a plantearme (y llevar a la práctica sin éxito) la posibilidad de mear en una botella. Se debería parar cada dos horas y ya llevábamos mucho más, así que nada más abrirse las puertas del bus salimos corriendo unos cuantos. Aun así, más de una vez, a lo largo del viaje, tuve que pedir que por favor se hiciera una parada técnica, con lo que me convertí en la meona oficial del grupo, aunque, como ya digo, unos cuantos se beneficiaron de mis peticiones y no era la única que salía disparada.
Un consejo para viajar (en general) en un tour: si te estás meando, no te calles por miedo a interrumpir o a quedar mal. Aguantarse no es bueno para la salud (puede generar infecciones, disfunciones del sistema urinario...) y te aseguro que muchos más están pensando lo mismo que tú. Más vergonzoso que pedir una parada es mearse encima. Y encima lo pasas fatal. Ahí lo dejo.
Viaje a Rumanía: panorámica de Sighișoara, torre del reloj, vistas desde el Hotel Drácula y entrada del monasterio Moldovita
Panorámica de Sighișoara, torre del reloj, vistas desde el Hotel Drácula y entrada del monasterio Moldovita
Al margen de eso, el paisaje es tan bonito que, aunque el trayecto en autobús es agotador, merece la pena solo por verlo. La región de Bucovina está llena de bosques, carreteras que parecen pasillos de árboles interminables y montañas espectaculares.
Consejo para viajar a Rumanía (8): si tienes tendencia a marearte en los trayectos en coche, te recomiendo que hagas acopio de pastillas para el mareo, porque las curvas y los cambios de altitud son lo predominante en las carreteras de la zona.

Restaurante La corona de oro

Famoso por ser el hotel de la película de Coppola, es en realidad un restaurante bastante normalillo que se ha aprovechado de la película para atraer turistas (tiene cuadros de vampiros y un trono con capas para hacerse fotos). Aun así, la comida es buena, tomamos tortilla de patatas y verduras, menestra con chuleta de cerdo y sandía.

Monasterio Moldovita

Tras otro largo trayecto en bus con una pausa en el hotel Drácula para fotografiar el paisaje, llegamos al Monasterio Moldovita. Solo tengo fotos de la entrada porque te cobran por hacer fotos al exterior (al interior no dejan ni pagando). Allí, la monja Tatiana nos explicó en italiano con palabras en español y alguna ayuda de nuestra guía, todas las preciosas pinturas de la iglesia (tiene frescos tanto dentro como fuera, aunque en una parte de la iglesia, la que está más expuesta, apenas se ven ya) y muchísimas cosas sobre la religión ortodoxa y el relato bíblico. Tenía una gran pasión e iba a todo trapo, me encantó. También nos regaló a todos una estampita con una oración detrás. Después de eso, ya nos fuimos al hotel.

Sobre el hotel The gerald’s. 

La cena era tipo bufé libre, no muy variado, así que probé un poco de todo: ensalada, sopa de tomate, empanada de espinacas, rollo de carne y patatas y tiramisú. Estaba bastante rico.
Este hotel era un poco cutre comparado con los otros, pero al menos no era ruidoso. Eso sí, el wifi era malísimo y no paraba de cortarse. Y el desayuno era exactamente igual de malo que en el hotel anterior.


miércoles, 25 de septiembre de 2019

Relato corto: Cupcake café

Otro relato con una portada de las que prediseñé. Este ha quedado un poco en la línea de lo que sugiere la portada, pero bueno, no ha quedado mal del todo.

 Cupcake café

portada del relato corto Cupcake café
Nadie entendía por qué había abierto el Cupcake café en un lugar como ese. Las magdalenas eran bonitas, sí, pero también carísimas. En un barrio donde la mayor parte de la población eran jubilados, con suficiente tiempo libre para hacer sus propios dulces y escasos ingresos, no tenía mucho futuro.
La dueña, que llevaba una semana con el local abierto y ningún cliente, comenzó a plantearse el cierre. No obstante, esa misma tarde todo cambió. Dos amigas quedaron, como cada lunes, para tomarse un café. Llovía, y el bar donde siempre se veían estaba a rebosar de gente, así que decidieron entrar al Cupcake café para estar más tranquilas. Allí, se dieron cuenta de que, a diferencia de cuando estaban en el bar, se sentían cómodas. Además, para qué engañarse, serían caras, pero esas magdalenas sabían a gloria y el café no era el aguachirri que acostumbraban a servir en el bar.
Estaban a punto de irse cuando una amiga, al verlas a través del escaparate, decidió entrar a saludar y tomaron otra ronda de dulces. Cuando por fin llegó la hora de marcharse, decidieron convertir el local en su punto de encuentro, y hablaron tan bien del sitio al resto de sus amigas que todas acabaron por frecuentarlo. 
Poco a poco, se corrió la voz y el Cupcake café comenzó a ganar clientes. Tantos, que la dueña tuvo que contratar más personal, mucha gente tenía que esperar un buen rato para conseguir mesa y más de una vez tuvo que cerrar antes porque se agotaron sus existencias. No obstante, había tres clientas que siempre tenían asegurados tanto una mesa como sus cupcakes favoritos: las tres mujeres que habían salvado su negocio dándole una oportunidad gracias a un día lluvioso.  

-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

sábado, 21 de septiembre de 2019

Viaje a Rumanía: Sibiu, Sibiel, Sighișoara (día 3)

Ruta por Sibiu

Por la mañana hicimos una ruta por toda la ciudad de Sibiu, que tiene mucha personalidad, y no solo por las extrañas ventanas de los tejados que parecen seguirte con la mirada. Vimos las iglesias de las tres confesiones cristianas (Iglesia Romano-Católica, Catedral Evangélica y Catedral Ortodoxa de Santa Trinidad) con las particularidades de cada religión, la Plaza Grande, la Plaza Pequeña, el Puente de los Mentirosos y la calle más bonita de Sibiu con las antiguas murallas que rodeaban toda la ciudad de Sibiu...
De todas las ciudades de Rumanía que visitamos, es de las que más me gustó. Tiene dos niveles, pero se ve en una mañana, pero es preciosa, muy tranquila y con edificios preciosos. Había bastantes zonas con puestos de mercadillo, y durante el tiempo libre hice mis primeras (y casi únicas, al margen del agua) compras: un par de marcapáginas. También, en una de las plazas, había jóvenes practicando oficios tradicionales, ya que en Sibiu pasan varios meses como aprendices y llevan una ropa especial que hace fácil reconocerlos.
Viaje a Rumanía: catedral evangélica y casas de Sibiu, iglesia de Sibiel
Viaje a Rumanía: catedral evangélica y casas de Sibiu, iglesia de Sibiel

Visita al museo de iconos sobre vidrio de Sibiel


Luego fuimos a comer a Sibiel, pero antes pasamos por la iglesia, con unos preciosos frescos interiores, y su museo de iconos sobre vídrio. Este contiene piezas de arte muy naif hechas por los campesinos en invierno. Habían sido donadas por los vecinos y algunas tienen cientos de años, pero la mayoría me hizo mucha gracia porque no tenían mucha técnica. Imagino que porque se quedaban con las que no salían muy bien y por tanto no lograban vender. Pero fue una visita curiosa, os recomiendo buscar fotos de las obras por internet, para echaros unas risas.

Sobre el Restaurante La nana sibiel: 

Este restaurante era tradicional y, tras recibirnos con Palinka, una bebida tradicional rumana con altas dosis de alcohol que no me atreví a catar (ya sabéis que yo no bebo alcohol) tomamos comida casera, como queso, sopa de verduras, carne con puré de patatas y tarta de anacardos.
Consejos para viajar a Rumanía (7): Los rumanos tienen bastante resistencia al alcohol y sus licores son bastante fuertes. Además, por ejemplo, sus botellines más pequeños son de medio litro como mínimo. Vamos, que lo tengas en cuenta antes de pedir ^^.

Ruta por Sighișoara

Continuamos el viaje a Sighișoara, lugar de nacimiento de Vlad Tepes (más conocido como Drácula o Vlad el Empalador), aunque no es que viviera allí muchos años. Tercer día, tercer incidente: el autobús se estropeó a 10 minutos de la ciudad. Hay que reconocer que la gente del pueblo donde se estropeó se portó genial, porque nos trajeron agua para combatir el calor, nos ofrecieron usar sus baños e incluso vino el médico del pueblo por si acaso. Al final, apareció otro autobús y pudimos llegar a una hora razonable.
Antes de ir al hotel fuimos a ver el centro histórico de Sighișoara. Tiene pocas cosas, la Torre del reloj, la casa donde nació Vlad Teples y poco más, pero el centro es bien bonito, con muchas cuestas, eso sí. De casas medievales, se conserva bastante de lo que había en esa época. Luego, fuimos al hotel, donde me relajé un poco antes de cenar e irme a dormir.

Sobre el hotel Doubletree by Hilton hotel Sighisoara:

Un hotel correcto, con una cama cómoda. Como todos los demás, está muy céntrico y este tiene piscina, aunque no llevaba bañador. Cenamos bastante bien (berenjenas empanadas, carne en salsa con pasta y natillas) pero el desayuno era muy pobre.