¿Puede el amor superar años de desprecio? Descúbrelo en Eladil.
¿Te atreves a salir de la burbuja? Ciberpunk, romance y aventuras en Incursores de la noche.
¿Aún no te has perdido en Esmtezlia? Hazte ya con
Atrapada en otra dimensión y Viajera interdimensional
Últimos relatos: Herencia laminera, Un papel fundamental.

martes, 30 de agosto de 2016

#palabrasolvidadas #laminero

Un nuevo relato con una palabra olvidada, en este caso le tocó a la primera que encontré cuyo significado desconocía: laminero. Definición: goloso.

Herencia laminera
Palabra diseñada por @lcuni.
Palabra diseñada por @lcuni.
Cuando Ángeles entró en la cocina, su hijo observaba la tarta a través de la puerta del horno, embelesado. 
—Anda, laminero, quita de ahí, que no es para ti —le dijo. 
Lo estaba viendo venir: en cuanto viera la oportunidad, le metería mano, cosa que no podía permitir, pues era el regalo para su amiga Mariló, que cumplía años ese mismo día.
Así pues, sacó la tarta del horno y se llevó a su hijo a otra habitación, sin perderle de vista ni un segundo porque sabía que, al menor despiste, correría a la cocina a robar un poco. Por desgracia, no tuvo en cuenta que el padre, de quien el niño había heredado esa obsesión por las tartas, tampoco podría resistirse a la tentación de probarla. Tardó apenas unos segundos en reaccionar cuando le vio pasar en dirección a la cocina, pero fue suficiente: para cuando quiso avisarle, él ya tenía un pedazo en la mano y le había pegado un buen bocado.
Resignada, cortó otro trozo para su impaciente hijo, que miraba a su papá como si fuera un héroe por haber conseguido el acceso al suculento manjar. Luego, les prohibió a los dos volver a entrar en la cocina y sacó los ingredientes para repetir la receta. Cuando iba a meter la tarta estropeada en la nevera, no obstante, no pudo evitar que la gula se apoderara de ella. 
«De perdidos al río», pensó, y también se cortó un buen pedazo para ella.

---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

jueves, 25 de agosto de 2016

Un papel fundamental (reto story cubes)

Un nuevo relato hecho con el reto story cubes, ahí va el vídeo en el que explico para qué vale cada dado y se me ve lanzarlos...

 

Un papel fundamental
resultado dados
Dos jóvenes entraron en la taberna. El primero, portaba una gigantesca mochila, de la que no se desprendió ni siquiera cuando se sentó en el inestable taburete. El segundo, a juzgar por los numerosos saquitos de ingredientes que portaba, era un mago. Ambos se tomaron con tranquilidad sus estofados en el lugar más apartado del grandullón que había llegado apenas media hora antes, aunque no era de extrañar, porque esa parte de la taberna se había vaciado en cuanto se colocó allí, con el ceño fruncido.
La tranquilidad duró hasta que el bravucón del pueblo decidió que tenía que enfrentarse al grandullón para hacerse valer y comenzó la riña. Por supuesto, no tuvo ni la más mínima oportunidad, ni tampoco los demás hombres que decidieron vengarse del hombretón por haber noqueado a su amigo. Pronto, todos estaban inconscientes en el suelo... pero su adversario no se detuvo y comenzó a destrozarlo todo.
-Por favor, señor... -dijo el posadero al mago-. Vos podríais detenerle...
-Mi amigo no hace ningún hechizo sin pago previo -respondió el de la mochila-. Denos tres piezas de oro y otra botellita de aguardiente y se encargará del asunto.
El posadero se negó en un principio, pero al ver que los destrozos en la taberna eran cada vez peores acabó por claudicar. Efectuado el pago, el mago se acercó al grandullón y comenzó a decir palabras sin sentido. El tipo empezó a retorcerse, como si se ahogara y, cuando el mago paró de hablar, pareció suspirar aliviado.
-Largo -dijo el tipo de la mochila, y el grandullón salió corriendo de la taberna.
-¿Qué hace? ¿Acaso no le persiguen? -preguntó indignado el posadero cuando vio que no acababan el trabajo.
-Nos ha pagado por detenerle, no por matarle o ir tras él -dijo el amigo del mago mientras metía en su mochila las monedas y el aguardiente que les habían dado.
El posadero dudó, pero temía tanto al mago que lo dejó correr y les dejó marchar. Ambos amigos caminaron un par de kilómetros hasta el punto de encuentro, donde se encontraron con el grandullón.
-Esta vez has sobreactuado un poco -dijo el de los saquillos, que no era mago ni nada por el estilo, a su cómplice en el timo-. Ya parecías cabreado antes de empezar la lucha.
-Es que estoy cabreado. Al menos vosotros intercambiáis papeles de vez en cuando. A mí siempre me toca ser el que se lo carga todo y al final es vencido por el mago.
-¡Ya nos gustaría a nosotros poder igualar tus proezas! -dijo el de la mochila-. Pero me temo que, si hiciéramos tu papel, los parroquianos nos noquearían en seguida. Así que no te quejes, tu papel es fundamental. Si no te tuviéramos a ti, ni comeríamos gratis ni nos sacaríamos unas monedas extra cada vez que visitamos un pueblo.
El grandullón aceptó el argumento y su mueca feroz se hizo menos profunda. Luego, empezó a caminar a paso ligero hasta el próximo pueblo. Los otros dos, tras intercambiar saquillos y mochila, le siguieron hasta la siguiente taberna.
---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

jueves, 18 de agosto de 2016

La ciudad perdida (vcmr)

Como recordaréis mi solicitud de palabras para el reto Vuestras consignas, mi relato tuvo un éxito abrumador en facebook y decidí hacer cuatro relatos:
Los tres primeros ya están publicados, así que hoy toca uno con las palabras desierto, luna y aire.

La ciudad perdida
Hacía frío y la arena que arrastraba el aire del desierto le hacía daño, pero Alaury no se detuvo. Las estrellas eran su guía; la luna, su lámpara. Cuando llegó al punto donde debería estar la ciudad perdida, no encontró más que dunas, aunque eso no le desanimó. Impaciente, realizó un rápido conjuro para despejar la arena y desenterrar ese lugar tan repleto de tesoros. Lo que no había tenido en cuenta era que también desenterraría a los demonios que habían provocado el abandono de esa ciudad. Eran criaturas de oscuridad y estaba a punto de amanecer, pero tuvieron tiempo suficiente para hacer que deseara no haber nacido antes de que los primeros rayos les obligaran a volver a enterrarse para esperar a que un nuevo incauto diera rienda suelta a su avaricia.
---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

sábado, 13 de agosto de 2016

La alternativa a las mates (vcmr)

Como recordaréis mi solicitud de palabras para el reto Vuestras consignas, mi relato tuvo un éxito abrumador en facebook y decidí hacer cuatro relatos:
Los dos primeros ya están publicados, así que hoy toca uno con las palabras cuaderno, sueño, teléfono móvil.

La alternativa a las mates
Darla llevaba horas haciendo los deberes, así que decidió hacer una pausa. Lo malo era que estaba castigada sin teléfono móvil hasta que los acabara. Pero no podía más; hacer multiplicaciones le aburría tanto que le entraba hasta sueño, así que se podría decir que tomarse un descanso era una necesidad. Abrió la puerta de su cuarto con lentitud y se acercó sigilosamente al lugar donde su madre había dejado el teléfono. Estaba a punto de agarrarlo cuando escuchó a sus espaldas:
-¿Has acabado los deberes?
Su madre, cabreada, no atendió a razones y se negó a dejarle el móvil, ni siquiera cinco minutos, hasta que no hubiera hecho sus tareas. Enfurruñada, Darla volvió a su cuarto y cerró con un portazo. El libro de matemáticas la esperaba en el escritorio, así que se tumbó en la cama y buscó algo con lo que entretenerse. No había nada en su habitación salvo el ordenador, que tampoco podía usar porque su madre le había requisado la batería y los cables para conectarlo directamente a la corriente eléctrica, y los juguetes de cuando era pequeña, con los que no tenía intención de ponerse a jugar. 
Frustrada, cogió un cuaderno y se dispuso a escribir lo mucho que odiaba estar castigada. Pero no, eso le parecía una pérdida de tiempo, ¿quién iba a querer leer eso? Mejor escribiría sobre un mundo donde no existieran las matemáticas. Y donde el chico que le gustaba se fijaba en ella. O quizás...
Una hora después, su madre se asomó y la encontró muy concentrada, escribiendo sin parar en su cuaderno.
-¿Has acabado los deberes? -volvió a preguntar, en tono autoritario..
-No -confesó su hija.
-¿Y qué has hecho en todo este rato?
-Escribir.
La mujer se quedó un poco descolocada, sin saber si regañarla o no. Cierto, las cuentas todavía estaban sin hacer, pero al menos no había estado enganchada a una pantalla todo ese rato. Aun así, seguía sin obedecer y eso pesó más que el resto.
-Anda, anda -dijo, suavizando el tono y quitándole el cuaderno de las manos a su hija-. Acaba los deberes de una vez. ¡Ya escribirás después!
Darla puso los ojos en blanco y volvió a enfrentarse al horrible libro de matemáticas. Hizo operaciones un rato, pero volvió a cansarse pronto y buscó algo con lo que entretenerse. No había nada salvo... salvo los libros. No le iba eso de leer, pero cualquier cosa era mejor que las mates. Empezó uno finito que le habían regalado sus tíos y que no se había molestado en abrir. No estaba mal. De hecho, era divertido. Por desgracia, cuando llegó a la parte más interesante su madre volvió a asomarse.
-¿Has acabado los deberes?
-No -le dijo Darla, molesta por la interrupción y sin apartar la vista de las páginas que estaba leyendo.
Su madre se quedó aún más descolocada: lo de castigar a su hija sin leer era superior a sus fuerzas. Aun así, tenía que imponer su autoridad, así que le quitó el libro y, sin salir de la habitación, le dijo:
-Por cada cuenta que hagas te dejaré leer dos páginas.
Su hija no tuvo más remedio que aceptar el trato y acabó los deberes de matemáticas en un tiempo récord. Levantado el castigo, lo primero que hizo fue arrebatarle el libro a su madre y terminárselo. Luego, fue a por su cuaderno y continuó su historia por donde la había dejado. El móvil y los cables del ordenador se quedaron olvidados en el sitio donde los había dejado y su madre no supo si sentirse satisfecha o desesperarse: su hija había encontrado nuevas aficiones que no implicaban engancharse a una pantalla, pero ahora, cada vez que la castigara, se iba a sentir culpable por prohibirle leer o escribir.
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

sábado, 6 de agosto de 2016

La amada estrella (vcmr)

Este es el segundo relato que salió de la avalancha de palabras que recibí en el último Vuestras consignas, mi relato. El que contenía las palabras anillo, alacena, sirena y astronauta ya está publicado, y hoy tocaba uno con las palabras lluvia, despertador, mar y estrella. NOTA: el último también está publicado. Este ha salido muy cortito pero muy tierno ^^.

La amada estrella
Sonó el despertador y se bajó de la cama emocionada, como cada noche, hasta que descubrió que la lluvia velaba el cielo nocturno. Aun así, se vistió y se dirigió a la playa con la esperanza de que el mal tiempo se despejara lo suficiente como para poder saludar a su estrella, como cada noche. Pero el tiempo no hizo más que empeorar y la marea comenzaba a subir, lo que creaba olas cada vez más peligrosas. Ella odiaba el mar tanto como amaba a su estrella, de modo que aguantó todo lo que pudo antes de tener que salir, derrotada, de la playa y dirigirse, medio llorando, de vuelta al calor de su hogar. Su estrella, sin embargo, tenía una visión tan profunda que superaba todos los obstáculos, incluyendo nubes y lluvia, así que había visto a su querida niña en la playa, dispuesta a saludarle como cada noche. Conmovido, susurró:
-Solo unos años más y, cuando crezcas lo suficiente, bajaré a tu lado y nada podrá separarnos.
Y allí abajo, en la Tierra, la niña sonrió en sueños.
---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

sábado, 30 de julio de 2016

El seguro (vcmr)

Guau, esta vez mi solicitud de palabras para el reto Vuestras consignas, mi relato ha tenido un éxito abrumador en facebook. He recibido palabras de Katty Le Fay (anillo, alacena y teléfono móvil), D.C. López (astronauta, sirena, desierto), Judith Ruiz (lluvia, despertador), María Cabal (mar, estrella, luna) y Valeria (cuaderno, sueño, aire). Imposible hacer un relato corto (o dos) con todas ellas, así que he decidido coger las dos primeras de cada uno en grupos de cuatro y las que sobren en otros relatos, de modo que tendré que hacer:
¡Tengo mucho trabajo por delante! De momento, os dejo con el primer relato, con las palabras anillo, alacena, astronauta y sirena.

El seguro
Cogió el anillo que descansaba sobre la alacena. Le costó ponérselo, porque tenía los dedos hinchados, pero no quería marcharse sin él. Luego se dirigió a la cocina, donde encendió el fuego y preparó todo para que pareciera que el incendio había sido accidental, no fuera que sus descendientes no cobraran el seguro por el descuido.
Había tenido una buena vida: una esposa maravillosa, un excitante trabajo y un montón de amigos. Ahora, su esposa y sus amigos habían muerto, a nadie le interesaba su carrera como astronauta porque viajar al espacio era habitual y sus descendientes se veían endeudados porque se habían empeñado en pedir préstamos astronómicos para pagarse unos estudios que al final no les dieron trabajo. Lo único que podía hacer para ayudarles era cobrar ese estúpido seguro de accidentes, cuyo montante cubriría toda la deuda: para ello, solo tenía que morir sin que pareciera un suicidio o una causa natural, y no se le había ocurrido otra cosa más eficaz que quemar la casa con él dentro para que así cobraran también el seguro del hogar.
Sonó la sirena para alertar del incendio, pero vivía demasiado lejos de cualquier parque de bomberos, así que estaba tranquilo. El fuego en sí tampoco le preocupaba: moriría por intoxicación de humos antes siquiera de que pudiera alcanzarle. Así pues, con un suspiro, apagó su sonotone para no tener que escuchar el molesto ruidito y se sentó en su sillón favorito, dispuesto a disfrutar del espectáculo.
---------------------------------------------------------------------------------
 Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

martes, 26 de julio de 2016

¿Me regalas un par de palabras?


Acabada la narración de mi aventura escocesa (ahí van todas las entradas: Días 1 y 2, Días 3 y 4, Días 5 y 6 y Días 7 y 8), que espero que os haya gustado, toca volver a narraciones inventadas. Así que tenemos una nueva entrega del reto Vuestras consignas, mi relato.
Reto vuestras consignas mi relato
Ya sabéis cómo va... Necesito tres consignas, cualquier palabra, que me daréis vosotros por comentario (por aquí, por facebook... lo mismo da).
Podéis dar hasta dos consignas por persona.
Se elegirán las tres primeras que se digan. Puede que más, si me encajan. Y si se diera el extraño caso de que hubiera muchas palabras, haría dos relatos en vez de uno.
Se tendrán en cuenta sugerencias respecto a los nombres de personajes, pero eso dependerá del relato en cuestión (no es obligatorio).
A partir de todo eso, haré un microrrelato de no más de una página de word.
 
Así que... ¿qué palabras proponéis?  El resultado del anterior reto fue Asuntos pendientes.
--------------------------------------------------------------------------------- 
Follow on Bloglovin