¿Puede el amor superar años de desprecio? Descúbrelo en Eladil.
¿Te atreves a salir de la burbuja? Ciberpunk, romance y aventuras en Incursores de la noche.
¿Aún no te has perdido en Esmtezlia? Hazte ya con
Atrapada en otra dimensión y Viajera interdimensional
Últimos relatos: Invierno y su banda, Camisas blancas.

martes, 17 de enero de 2017

Invierno y su banda (Adictos a la escritura)

Por fin volvieron los ejercicios de Adictos a la escritura, aunque esta vez se daba mucho más tiempo para realizarlos. En esta ocasión, el ejercicio consistía en hacer un relato que se centrara en el invierno, y esto es lo que se me ha ocurrido:

Invierno y su banda 
Invierno y su banda se preparaban para dar su golpe maestro. Poco a poco se iban recuperando de su derrota frente a esa odiosa Primavera y sus secuaces, y ya casi habían recuperado toda la fuerza que perdieron en esa gran batalla. No obstante, debían esperar al momento oportuno: no podían ni pensar en enfrentarse a Verano sin que ambas bandas se destruyeran por completo la una a la otra y Otoño salió de su batalla contra Verano tan fortalecido que no merecía la pena atacarle de inmediato. Así pues, Invierno contuvo a sus secuaces hasta que llegó el momento preciso y les obligó a tener paciencia.
Comenzó por sobornar a uno de los secuaces de Otoño. Lluvia era un conocido chaquetero que, aunque prefería trabajar para Primavera y Otoño, no tenía inconveniente en hacerlo para Invierno y, en contadas ocasiones, para Verano. Así pues, Invierno aprovechó un descuido de Otoño para buscar a Lluvia y sobornarle para que se dejara enfriar antes de caer sobre los incautos humanos.
Su segundo paso fue reforzar al grupo de secuaces que se encargaba de obligar a Noche a trabajar más horas y de mandar a Día a casa antes de tiempo. Otoño ya se había encargado de esa tarea, pero prefería que fueran los de su banda los que controlaban a Noche y Día.
Luego se encargó de que Viento del norte derrotara a Viento del Sur, lo que mandó una ola de frío en el continente. Aun así, Otoño fue lo bastante fuerte como para contraatacar y las temperaturas volvieron a subir, pero cada nuevo ataque que lanzaba Invierno le hacía perder fuerza y poco a poco empezó a ceder en ese frente.
Entre tanto, mandó a algunos secuaces a quitarle las hojas a los pocos árboles de hoja perenne que aún la conservaban: tenía la intención de que, en cuanto reinara, desapareciera esa alfombra de hojas que tanto simbolizaba a su odiado adversario.
Aunque Día estaba controlado y cada vez duraba menos, Sol seguía brillando con fuerza, así que Invierno concentró sus esfuerzos en Noche y, mientras ella duraba, mandaba a su subordinado, Escarcha, que con un pequeño grupo de amantes cubrían todo cuanto tocaban por una capa de hielo que cada día era más firme y gruesa. Invierno se divertía mucho con esto, ya que a esa altura muchas criaturas decidían esconderse en sus agujeros y, las que seguían en funcionamiento durante su reinado sufrían terribles inconvenientes. Le hacían gracia especialmente los humanos, que sufrían de lo lindo rascando el hielo de sus odiosos coches, que tanto habían ayudado a Verano a hacerse más fuerte durante los periodos en los que su banda era la predominante y que tantas molestias causaba a Frío, pues cada vez tenía que esforzarse más por hacer bien su trabajo.
A estas alturas, Invierno era el dueño indiscutible, pero el incansable Otoño seguía insistiendo en no dejar su puesto e incluso pidió a Anticiclón que interviniera para que hubiera unos días de Sol y el pobre Frío tuviera más difícil imponerse. Pero Invierno hizo venir a Borrasca, que se encargó de alejar a Anticiclón, lo que permitió a que la banda de Invierno acabara de asentarse: para cuando Anticiclón volvió, ni siquiera Sol era rival para ellos.
Lo primero que hizo Invierno cuando alcanzó el poder fue dejar a Frío al mando unos días y darse una vuelta por el mundo mortal. La mayoría de los humanos le maldecían y deseaban que su reinado acabara pronto, pero algunos se sentían aliviados de que Calor se hubiera marchado por fin. Aun así, esos tontos mortales seguían buscando a Calor e incluso habían inventado unas máquinas infernales para alejar a Invierno y sus secuaces de sus hogares. «Al menos», pensó, «no somos los únicos a los que odian: cuando reina Verano también intentan combatir a Calor trayendo a Frío gracias a su máquinas, lo cual me parece muchísimo más juicioso que hacerlo al contrario. E incluso han inventado pistas de nieve y hielo para simular mi reino en algunos sitios, y esos aparatos que llaman neveras para mantener a Frío en sus casas todo el año sin interrupción, cosa que no hacen con Calor, que debe conformarse con ser usado solo cuando van a cocinar».
En estos paseos por el mundo mortal, Invierno se topaba con viejos conocidos a los que no soportaba, pero que se aprovechaban de su reinado para hacerse más fuertes, como con Gripe y Resfriado. El líder de la banda, no obstante, los tenía que tolerar, ya que no había manera de quitárselos de encima, a pesar de que conseguían que los humanos le odiaran más.
Por suerte, para combatir esa mala imagen tenía un aliado perfecto: Navidad. Había empezado siendo corta, pero cada año parecía durar más y la mayor parte de la gente se contagiaba con su espíritu festivo y alegre. A Invierno le caía muy bien Navidad, pero cuando la vio ese día, recién ganada su batalla contra Otoño, huyó de ella como todos los años.
—¡Espera, Invierno, espera! —le gritó entonces Navidad—. ¿Este año traerás nieve cuando yo esté en mi apogeo?
—No sé, Navidad —respondió Invierno, evasivo—. Todavía estamos asentándonos y Nieve no suele venir a las zonas más bajas hasta que Frío está en su punto álgido, y solo si Borrasca decide pasarse...
—Inténtalo, por favor. Los Inviernos de otras regiones, en especial los del norte, tratan mucho mejor a sus Navidades. ¿No has oído eso de Navidades Blancas? ¿Por qué nunca puedo ser una Navidad Blanca?
—Ya te he dicho que haré lo que pueda, Navidad, pero ya sabes cómo es Nieve.
—¡Pero tú eres el líder de la banda! Algo podrás hacer para que te haga caso...
—Lo intentaré, de verdad que lo intentaré. Ya sabes que a mí me interesa más que a nadie que Nieve salga cuanto antes, pero es tan perezosa... —fue lo único que pudo prometer Invierno, que se propuso conseguirlo este año.
Así pues, volvió al cuartel general y comprobó complacido cómo Frío se había fortalecido. Le pidió que siguiera haciéndolo mientras hablaba con Viento del norte y con Borrasca para invitarles a su reino el veinticuatro de diciembre. Ese mismo día llamó a Nieve, que estaba adormilada, pero se espabiló en cuanto vio a sus dos amigos. Borrasca estaba charlando con Lluvia, pero Nieve pegó un puñetazo a ese mindundi y, tras dar dos besos a sus amigos, salió con ellos a hacer su magia. Invierno, satisfecho, recibió una nota de agradecimiento de Navidad, a pesar de que Nieve no consiguió cuajar, y continuó con sus planes de expansión.
No obstante, todo reinado llega a su fin y, para cuando llegó abril, sus secuaces estaban un poco cansados. Primavera, que había estado a la espera y ya había conseguido engañar a los secuaces de Invierno para que Día fuera más largo y Noche trabajara cada vez menos, pidió en secreto a Lluvia que volviera con ella, cosa que ella, harta de los desprecios de Nieve, hizo encantada. Así pues, cada vez fue cayendo menos fría.
Entre tanto, Viento del norte perdía cada vez más a menudo contra sus hermanos y Calor comenzó a librar grandes batallas contra Frío, lo cual hizo que este se debilitara cada vez más. Debido a esto, Escarcha y sus amantes cada vez tenían más difícil hacer su trabajo y no tardaron en dejarlo al ver que sus intentos se fundían cada vez más rápido y que Rocío comenzaba a hacer su aparición.
Finalmente, Invierno, frustrado, tuvo que ceder el trono a Primavera, aunque un par de veces hizo el intento de recuperarlo, más por orgullo herido que por otra cosa, sin ningún éxito. No le quedó más remedio que resignarse y, tras unos meses tan deprimido como el resto de su banda, se puso en marcha de nuevo. Les animó como pudo, les pidió que recuperaran fuerzas y comenzó a planificar la campaña del próximo año: con verano no podría, pero seguro que Otoño le derrotaba, y ese idiota era fácil de vencer...
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

jueves, 12 de enero de 2017

#chamullar para nada #palabrasolvidadas

Este es un nuevo relato hecho con una palabra olvidada: chamullar. Significado: hablar.

Chamullar para nada
chamullar
Palabra diseñada por @ivanaguado.
Egea quería que cambiaran el sofá del salón, pero sabía que su compañera de piso, Manoli, se negaría y se preparó para la acción: había descubierto que, si hablaba sin parar y muy deprisa, a la pobre Manoli no le daba tiempo a procesarlo y acababa por aceptar cualquier cosa que hubiera propuesto. No obstante, esta vez no se iba a salir con la suya, porque su compañera ya sabía que, cuando se ponía a chamullar de esa forma, era porque quería conseguir algo que a ella no le iba a gustar. Así pues, intentó sin éxito seguir lo que Egea le estaba diciendo y, cuando se perdió, se limitó a mirarla con ojos vacíos y a decir «No» cuando acabó. 
—¿En serio? Qué pena —preguntó Egea, desconsolada. 
Era la primera vez que el truco fallaba y Manoli decía «No» en vez de «Vale». Tendría que buscar otra táctica: chamullar era agotador, y hacerlo para nada era tontería. Así pues, se fue a su habitación para pensar en una nueva forma de manupular a su compañera.
Manoli, por su parte, se sentó en el viejo sofá, en el que era incapaz de coger una postura cómoda, y pensó:
«Quizás debería averigüar qué quería y negociar con ella: yo acepto su propuesta si ella acepta que cambiemos este estúpido sofá».
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

lunes, 9 de enero de 2017

En mis manos

yo con La magia de los cuentos
Ya me llegó la antología solidaria La magia de los cuentos. Mis ilustraciones (tanto de mi relato como de otros) y mi cuento han quedado genial, estoy muy contenta. Por cierto, todavía podéis comprar la antología en este enlace.
---------------------------------------------------------------------------------
Follow on Bloglovin

jueves, 5 de enero de 2017

Camisas blancas #palabrasolvidadas #albear

Nuevo relato con una palabra olvidada. Hoy elegí Albear. Significado: blanquear

Camisas blancas
palabra albear
Justiniano estaba cansado de albear la camisa de Carlos. Cada vez que su marido se iba de viaje de negocios, volvía con la ropa lavada quién sabía dónde, pero el trabajo esta vez era una chapuza: había manchas rosadas, apenas perceptibles salvo para Justiniano, que amaba el blanco puro. Así pues, se acercó a su amado con la camisa en la mano y le espetó:
-En el próximo congreso al que vayas, ¡bebes vino blanco en vez de tinto!
-Vale -le prometió Carlos, mientras pensaba que, la próxima vez que fuera a una misión para asesinar a alguien, se pondría una camisa de cualquier otro color que no fuera blanco. Aunque no le gustara cómo le sentaban el resto de colores. Justiniano parecía tener un radar cuando se ponía una blanca y la manchaba con la sangre de sus víctimas. Afortunadamente, también era un poco ingenuo y nunca se le ocurría que el vino no salpicaba en gotitas tan pequeñas cuando se derramaba.
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin

domingo, 1 de enero de 2017

De nuevo nominada, recomendaciones...

¡Feliz año nuevo! Este año ha sido muy productivo, como podéis ver en los balances de mi 2016 como autora y mi 2016 como lectora/cinéfila. Pero los dos últimos días me llevé varias gratas sorpresas.

La primera. Podéis votarme en los premios infinitos tanto en la categoría de Mejor escritora como en la categoría de Mejor libro de ciencia ficción (está Atrapada en otra dimensión, aunque en realidad es fantasía, no ciencia ficción, lo repito).
También en La puerta de los libros infinitos ha salido destacado Amigos o algo más en el balance del año.
Además, ¿Dónde está mi tiempo? recibió su primera reseña por parte de Yolanda Mármol ¡y es estupenda!
Lo único que ensombreció mi alegría fue un idiota preguntando dónde podía descargar ilegalmente mi libro porque una amiga le había prometido favores sexuales si se lo conseguía. Al margen de que ella se vende muy barato (el ebook de Amigos o algo más vale 2,99€ en Amazon) y que él es un cutre de cuidado, me molesta profundamente que yahoo ignore mis peticiones para que se retire la pregunta y sus posibles respuestas.
Pero bueno, seguiré luchando por defender mis derechos y para que se retire esa pregunta tan denigrante, al igual que sigo denunciando cada enlace a descargas ilegales de mis obras.
---------------------------------------------------------------------------------
Follow on Bloglovin

sábado, 31 de diciembre de 2016

Resumiendo mi 2016 literario

Este año decidí tomármelo con calma, y aun así ha cundido: a pesar de que no ha habido tantas novedades como otros años, como 2015, he avanzado con muchos proyectos y he retomado mi costumbre de publicar un relato a la semana por estos lares.
con mis libros
Con todos mis libros y antologías publicados hasta la fecha
Comencé el año con una entrevista en el blog de Samy S. Lynn y un encuentro con los lectores en El olor de la lluvia. Luego gané un concurso de microrrelatos repentinos, me hicieron una nueva entrevista y, tras más encuentros, llegó febrero, mes en el que me hice con Deseo eres tú...
... y Déjate enamorar. Ambas con relato mío, por supuesto ^^.
También fue el mes del encuentro RA, pero no tengo ninguna foto a mano para mostraros. De lo que sí tengo fotos es de mi genial presentación en Fnac Parquesur, que fue en marzo.
 
Abril trajo el Encuentro de Romántica en Loranca y una entrevista a varias bandas en La puerta de los libros infinitos.
Y en mayo saqué mis 126 trocitos, mi antología de microrrelatos
yo com 126 trocitos
Y también salió a la venta otra antología solidaria en la que tomo parte: La cosecha del arcoiris.
En junio descubrí que tenía un séquito. También firmé en la feria del libro de Madrid...

... y asistí de nuevo al Picnic literario de Cotorras lectoras

Las únicas novedades de julio y agosto fueron que publiqué muchos relatos, y en septiembre volví a coger ritmo con la publicación de un relato mío en la antología La audiencia ha escrito un crimen, y el lanzamiento de mi libro de No-ficción,  ¿Dónde está mi tiempo?.

Además, mi relato quedó finalista en un concurso de steampunk. Y participé en una nueva entrevista cruzada.
En octubre hubo parón, y en noviembre una nueva Entrevista, además de volver a retomar la sección ¡Pregúntame lo que quieras!
Y por último, diciembre. Amigos o algo más y ¿Dónde está mi tiempo? fueron recomendación navideña de Té con pastas y encuentros literariosAlquibla, respectivamente.
Además, Amigos o algo más salió a la venta en kindle.
amigos o algo más kindle
 Y se hizo la preventa de mi último proyecto solidario, donde además de escribir ilustro, La magia de los cuentos.

Relatos publicados en el blog:
Y mi primer cómic: Una odisea freelance.  ---------------------------------------------------------------------------------
Follow on Bloglovin

jueves, 29 de diciembre de 2016

Un tiro difícil (vcmr)

Este es el resultado del último reto Vuestras consignas, mi relato. En esta ocasión, Judith mandó «bacalao» y «pelota» y Valeria mandó «cena».

Un tiro difícil
Desde que su hermano estaba aprendiendo a cocinar, la hora de la cena era una tortura para Pepín. Pero hoy la tortura iba a ser doble: no solo cocinaba él, sino que había decidido que el plato principal estaría compuesto por bacalao, ¡con lo que Pepín odiaba el pescado! Así pues, convenció a su amigo Nico para que jugaran en el patio y, una vez allí, le pidió que colara la pelota por la ventana de la cocina para que cayera dentro de la olla. Era un tiro difícil, pero Nico era un gran jugador y lo consiguió a la primera, ya que escucharon el grito horrorizado del cocinero cuando la pelota echó a perder su comida. Se hicieron los inocentes, claro, pero el hermano de Pepín, en el fondo, sabía que había sido adrede y se vengó: esa noche hubo pizza para cenar, pero el niño, al abrir la caja hambriento, se encontró con que los ingredientes principales eran el atún y las anchoas. ¡Con lo que él odiaba el pescado!
---------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Follow on Bloglovin