Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: La fiesta.

sábado, 22 de enero de 2011

¡Menudas vacaciones!

(entradas anteriores: Por fardar y El concurso de Escribolee se retrasa dos semanas)
Este relato lo he hecho para el foro de adictos a la escritura, consigna: vacaciones.

¡Menudas Vacaciones!

Tenía una semana de vacaciones, y toda mi intención era no hacer absolutamente nada, ni siquiera levantarme, a no ser que fuera primera necesidad (ir al baño, comer y cambiar el dvd cuando éste se acabara).
La primera mañana cumplí mis objetivos, pero luego me percaté de que la pantalla de la tele estaba terriblemente sucia, así que fui a la cocina para encontrar un producto apropiado y ¡horror! No había ninguno. Me tocó bajar al super de abajo para comprarlo, pero bueno, al fin y al cabo iba a disfrutar más de mi tele si ésta estaba limpia. Cuando finalmente pude limpiar la televisión y me acerqué lo suficiente ¡Mierda! (y nunca mejor dicho). Por detrás de la tele había aparecido una montaña de pelusas inhumanas. Eso me pasa por limpiar lo que ve la suegra, y eso cuando me da el ataque. No podía dejar eso así, tuve que limpiarlo también, y a conciencia. Pero cuando acabé se notaba claramente qué parte estaba limpia (aunque estuviera por detrás) y qué parte no. Así que nada, a limpiar el resto de la mesa de la tele. Pero claro, no iba a dejar la mesa limpia y el resto del salón sin limpiar. Por desgracia, si quería limpiarlo bien tendría que sacar mis libros y cachivaches de la estantería. ¡Maldición! Para cuando llegó la hora de dormir de mi primer día de vacaciones, el salón parecía un campo de batalla y quedaban horas de trabajo de limpieza por delante. Bien empezamos.
Al día siguiente me dio pereza sólo de verlo, así que decidí usar mi cocina. Hagamos un inciso sobre mi cocina: yo no la uso a ella más que en contadas ocasiones y ella no me da trabajo a mí. O al menos eso creía. Porque la usé por primera vez en tres meses y empezó a salpicar todo. Y a limpiar los azulejos. Pero claro, una vez quitadas las manchas de algunos azulejos, el resto parecía hasta de otro color. Entonces aprendí una lección: aunque la uses de pascuas a ramos, la cocina se ensucia igual… de forma imperceptible. Casi me sentí traicionada. Así que nada, me puse con la cocina, y aunque me tiré todo el día la dejé reluciente… y cuando fui al salón a relajarme un poco, me encontré con que el desorden seguía allí, esperandome. Me fui a la cama directamente, con tal de no estar allí, rodeada de trastos. ¿Por qué tendré tantos?
Al día siguiente me puse con el salón, porque daba vergüenza ajena. Acabé dos días después, con dolor de espalda y dos bolsas de basura comunitarias llenas a rebosar de trastos inúltiles y papeles. Porque, claro, ya que me pongo, tendré que quitarme de encima los papeles que ya no valen. Todo habría acabado allí si no me hubiera dado por mirar por la ventana. Parecía niebla, pero no, era que no las limpiaba desde hace tiempo. Soy una mujer ocupada y me dan pánico las escaleras. Una combinación desastrosa para alguien que tiene un ventanal como el mío. Pero no me iba a poner a las tantas de la noche, lo dejé para el día siguiente. Y así pasé mi quinto día en casa, limpiando ventanas. Me prometí disfrutar al máximo mis dos días de vacaciones restantes. Pero qué demonios, no podía dejar media casa sin limpiar y la otra media casa limpia. Así que los dos últimos días los dediqué a limpieza general de mi dormitorio y el baño. Al día siguiente, volví al trabajo más cansada que como me fui. ¡Menudas vacaciones!

1 comentario:

  1. Hola:

    Vista tu pasión y talento para escribir, nos gustaría invitarte a participar en nuestro nuevo concurso literario.

    http://editorialam.blogspot.com/2011/01/i-concurso-relatos-enmascarados.html

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.