Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Último relato: El corazón de plástico azul.

jueves, 6 de octubre de 2011

Consigna: impureza

 Este es el proyecto de consigna de este mes en el foro de Adictos a la escritura. La consigna era impureza y no se me ocurrió nada en principio, pero el aburrimiento en una de las clases de ayer atrajo a las musas...

La impureza te hará rico
El enano, aprendiz de sacerdote desde que tenía uso de razón, odiaba el sabor del alcohol. Mal asunto, si tenemos en cuenta que el líquido bendito de su raza no era agua, sino aguardiente, y que los clérigos tenían la obligación de fabricar su propio caldo para las ceremonias. Debido a su aversión a las bebidas alcohólicas, sus brebajes eran de una impureza insólita y sabía de buena tinta que no iba a pasar el examen de sacerdote, pero de todas formas lo intentó por tercera vez y fue expulsado del templo por ateo.
Años después, convertido en el más rico comerciante de la región, se reiría de la decepción que sufrió ese día. Los humanos tampoco podían soportar el fuerte aguardiente enano, aunque adoraban su sabor, y cuando él puso a la venta su delicioso aguardiente impuro fue un éxito de ventas, hasta el punto de lograr el monopolio en el mercado. Desde entonces, todos los días pasaba por la puerta del templo de los enanos, agitando ante la mirada de reproche de sus antiguos maestros las monedas de oro que pretendía donar a su nuevo dios, un dios humano cuya agua bendita era sólo eso: agua.
--------------------------------------------------------------------------------- Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

9 comentarios:

  1. jajajaja. moraleja?
    Yo me atrevería a decir que cada cuál acaba encontrando su lugar en el mundo...

    ResponderEliminar
  2. XD no se me ocurría un final malo para este cuento. El pobre enano ya había sufrido bastante

    ResponderEliminar
  3. Y tanto que habia sufrido Deborah jajja!

    ResponderEliminar
  4. hombre que sí. Odiar el alcohol y que todos tus conocidos lo amen es muy duro XD

    ResponderEliminar
  5. Jajaja buen relato xD Y vaya con el enano, al final triunfó.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, que original, muy inspiradoras tus musa. Yo todavía pensando que me puede salir jaja!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. no me puedo quejar de mis musas, la verdad. A veces me abandonan por un tiempo, pero la mayor parte del tiempo me acompañan

    ResponderEliminar
  8. o.o Anda, hizo rico al odiar el alcohol, jajaja. Me recordó a una frase de que lo bueno y malo dependen del punto de vista xD

    Muy interesante XD

    ResponderEliminar
  9. Hola, me encanto el relato, me recuerda a las viejas moralejas que me contaba mi abuela... no hay mal que por bien no venga. FELICIDADES

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que os haya gustado pero, si no es así, por favor, no dudéis en decírmelo. Vuestros comentarios me ayudarán a mejorar.
La crítica se admite siempre que sea constructiva. Queda totalmente prohibido el spam.