Amigos o algo más Enemigos o algo más incursores de la noche incursores del ocaso Eladil Atrapada en otra dimensión Viajera interdimensional48 trozos 126 trocitos 42 trozos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA SABER MÁS SOBRE EL LIBRO. Para más información visita la Web oficial de Déborah.

miércoles, 22 de agosto de 2018

El terror de Danbrauld: un relato de fantasía ilustrado

¡Hola a todos! Vuelvo del parón vacacional con un nuevo relato corto ilustrado. En este caso, la imagen y el título de la portada parecían bastante limitadoras, así que decidí darle una vuelta de tuerca y hacerlo un poco happy.

El terror de Danbrauld

relato ilustrado de fantasía: el terror de danbrauld
Era un magnífico dragón verde, una bestia imponente y poderosa capaz de hacer frente a cualquier enemigo. Los humanos que vivían en su territorio le rendían pleitesía y le hacían ofrendas a cambio de su protección y de que mantuviera la tierra llena de vida y magia, por lo que ni siquiera tenía que cazar a no ser que lo deseara.
Se podía decir que llevaba una gran vida. No obstante, una cosa aterrorizaba a Danbrauld: empezar a envejecer como les ocurría a los humanos. No había motivos para pensar que pasaría tal cosa, ya que había vivido miles de años y seguía fuerte y lozano, pero el trato con esa especie tan enclenque le hacía preguntarse si, tarde o temprano, no le ocurriría lo mismo a él.
Pronto, la bestia comenzó a rodearse de alquimistas y charlatanes, que probaban sus pócimas con los humanos a los que tenía más aprecio. Después de todo, si funcionaban con ellos y en algún momento Danbrauld comenzaba su declive, podría empezar a utilizarlas para contenerlo.
Pero los humanos, alquimistas y amigos, seguían pasando por su vida como suspiros y no tardó en darse cuenta de que un proyecto tan inmenso debía llevarlo a cabo alguien de edad longeva, así que él mismo tomó el relevo y continuó con los experimentos durante largos años, cada vez más absorto en esa tarea. Tan absorto, que se olvidó de cuidar su reino y de protegerlo.
La tierra, sin su guardián y protector, comenzó poco a poco su declive y Danbrauld, ligado a ella, comenzó a notar los efectos. De pronto, se notaba más cansado, más enfermo, más viejo. Por desgracia, eso solo logró que se centrara con más ahínco en su inútil tarea y descuidara aún más sus deberes. No se dio cuenta de lo estúpido que había sido hasta el final, cuando sintió inevitable su muerte. Ese día decidió salir a dar un último vuelo por su tierra y se la encontró yerma y sin vida.
El dragón, arrepentido, decidió entregar sus últimas fuerzas a darle a su reino un último soplo de magia y cayó al suelo, sin fuerzas. Pero ese soplo había sido suficiente y, poco a poco, la tierra a su alrededor se regeneró, devolviéndole, a su vez, parte de su energía.
Y así, soplo a soplo, durante días, semanas, meses, años y décadas, Danbrauld fue devolviéndole la vida a la tierra y recuperando, poco a poco, su juventud perdida.

Sigue escriboleeo en Bloglovin
-------------------------------------------------------------------------------- 
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.