PINCHA PARA SABER DE QUÉ VAN. Para más información visita la Web oficial de Déborah.
Todos los relatos cortos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

jueves, 14 de septiembre de 2017

Relato breve: La reina del correveidile

Nuevo relato corto con varias palabras olvidadas. Esta vez usé Correveidile (Persona que lleva y trae cuentos y chismes), Cabás (Sera pequeña, esportilla o cestillo para llevar la compra), Cáspita (Para denotar extrañeza o admiración), Córcholis (Caramba. / Denota extrañeza o enfado) y Dandi (Hombre que se distingue por su extremada elegancia y buenos modales).

La reina del correveidile

palabras olvidadas elegidas para el cuento breve
Palabras diseñadas por @gerardovaquerizo, @crisluna, @pituVSpitu, @rodrigo y @ferranlafu
La Merche era la reina del correveidile. Le encantaba llegar cada semana al mercado con su cabás y acercarse al grupo más numeroso de compradoras para soltar sus chismes:
-Córcholis, no imagináis de lo que me he enterado -empezaba-. El hijo de la Norberta, el que parece un dandi, ha empezado a salir con la niña de la Maripaz.
Pronto, el rumor se difundía y la frase «La Merche se ha enterado de...» estaba en boca de todos, con lo que ella se sentía importante. Y así siguió hasta que le dio el arrechucho y no pudo asistir al mercado el día de siempre. Esa tarde, asomada en el balcón, escuchó una conversación entre dos vecinos:
-La Loli dice que la Tere le ha contado que la Merche se ha ido al otro barrio -empezó uno.
-Cáspita, pues a mí la Norberta me dijo que la Merche se fue a recibir una herencia de un primo lejano y por eso no se la ha visto el pelo hoy en el mercado.
La Merche se lo pasó pipa escuchando os rumores sobre ella y se dio cuenta de que se sentía aún mejor cuando la mencionaban como parte del rumor que como la generadora del mismo, así que a la semana siguiente acudió al mercado con aires misteriosos y no dio más que evasivas a los que se interesaron por su ausencia, lo que generó un nuevo correveidile. Pronto, estaba en boca de todos y se formó un ejército de curiosos en torno a su persona. Por las tardes, mientras escuchaba desde su balcón las historias que se inventaban en torno a su misterio los cotillas, sonrió satisfecha. «Ahora sí soy la reina del correveidile».

Sigue escriboleeo en Bloglovin
--------------------------------------------------------------------------------
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme y comentar! Espero que lo que publico te haya gustado pero, si no es así, por favor, ¡dímelo de forma constructiva! Tus comentarios me ayudarán a mejorar.